Edición n° 2738 . 21/05/2024

Caen las ventas del sector textil

El proceso se explica por los aumentos de precio del 2022, que estuvieron ampliamente por encima del promedio de la inflación, y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios

Las ventas minoristas del sector textil e indumentaria se desplomaron en enero de 2023 y profundizaron la tendencia decreciente que mostró el sector durante 2022, con una baja de 9,3 por ciento anual en diciembre. El proceso se explica por dos cuestiones: los aumentos de precio del 2022, que estuvieron ampliamente por encima del promedio de la inflación,  y la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

En febrero 2023, las ventas cayeron 11 por ciento anual, pero crecieron 3,9 por ciento mensual, a precios reales. En este bimestre del año llevan una baja de 12,7 por ciento. La buena noticia del mes fue que los precios se mantuvieron más estables, con pocos ajustes. La mala, es que la demanda no repunta. Para el consumidor promedio la ropa quedó cara en relación a su ingreso.

«Esto hace que el impacto ya se sienta en toda la cadena productiva. La incertidumbre respecto a la evolución del conflicto entre Ucrania y Rusia, así como sus efectos en los aumentos de combustibles, fletes y generación de inflación podrían afectar las exportaciones de productos textiles al hacerlas menos competitivas», asegura en el «Estudio del mercado argentino de indumentaria y confecciones»  la consultora Claves Información Competitiva.

«Finalmente, la escasez de divisas tiende a impactar sobre la posibilidad de importar y sustituir productos, lo que genera más inflación y por ende un aumento en los precios del sector así como un aumento de la informalidad de la actividad. Es por ello que las perspectivas dependerán de como el año electoral afecte las condiciones macroeconómicas actuales, así como quien sea el ganador», complementa el informe.

«Con relación al comercio electrónico en el sector, el mismo registró un significativo incremento 103 por ciento durante el año 2022, por encima del promedio del total de todas las categorías que fue del 87 por ciento aunque solo levemente por encima del nivel de inflación anual. Esto es consecuencia de la mayor presencia de las marcas de indumentaria quienes han desarrollado soluciones de e-commerce para poder incrementar sus ventas», aseguran desde Claves.