Edición n° 2802 . 24/07/2024

Brasil y Rusia afirman una nueva etapa en su relación

El presidente ruso Vladimir Putin recibió en Moscú a Celso Amorim, asesor especial para Asuntos Internacionales de su par brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva. El Kremlin confirmó la reunión ocurrida la semana pasada, de la cual también fue parte el canciller ruso Serguéi Lavrov.

El encuentro fue calificado por el Ejecutivo de Lula como una «exploración» para la apertura de una negociación de paz con Ucrania.

Brasil ha expresado su interés en ser parte de una plataforma afín al diálogo. Amorim señaló que un posible diálogo entre las partes en

conflicto «puede llegar más rápido de lo que se cree».

Por parte del Kremlin, el portavoz Dmitri Peskov declaró que en el encuentro «se renovó y se confirmó la invitación a Lula para visitar Rusia, por parte de Vladimir Putin».

«Este encuentro supone una reconfiguración, sobre todo para América Latina, de las relaciones internacionales. Esto también está inscripto en la esperada visita de Lula a China«, dijo a En órbita el sociólogo argentino Jorge Elbaum.

De acuerdo con el entrevistado, estos contactos entre Brasil, Rusia y China se configuran en el marco del grupo económico BRICS, que se espera en los próximos años incorpore a Argentina y a otras naciones que piden ser miembros».

El viaje de Amorim se da pocas semanas antes de que el presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, emprenda su postergado viaje, a raíz de una neumonía, el jueves 13 a China.

Para Elbaum, este punto en particular «supone un vaciamiento y debilitamiento de EEUU como potencia capaz de establecer los vínculos unilaterales de las relaciones globales».

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, visitará Brasilia, capital del gigante sudamericano, el lunes 17 de abril.

Elbaum también resaltó que este viaje del funcionario brasileño a Rusia aborda los «recientes intercambios entre Brasil y China sobre comerciar mediante acuerdos monetarios entre estos países«.

Esta acción «por un lado, debilita al dólar estadounidense, y por otro autonomiza a dos grandes economías mundiales [como China y Brasil]», indicó el sociólogo argentino.

Elbaum se refirió a los puntos fuertes de la agenda bilateral entre Rusia y Brasil, «ligados a China y al comercio mutuo. (…) Esta relación es una prueba de orden global que EEUU está empecinado en resistir e impedir”.