Edición n° 2704 . 17/04/2024

Bauer en la Conferencia Mundial de Cultura: «Frente a la cultura del descarte, proponemos la cultura de la vida»

El ministro de Cultura de nuestro país destacó el rol de las industrias culturales para superar los efectos económicos y sociales de la pandemia en el encuentro internacional de la Unesco sobre Políticas Culturales y Desarrollo Sostenible (Mondiacult), que este año se realiza en la Ciudad del México hasta el viernes 30.



El ministro de Cultura, Tristán Bauer, expuso en la conferencia mundial de la Unesco sobre Políticas Culturales y Desarrollo Sostenible (Mondiacult) celebrada en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México con la presencia de más de 110 representantes de la Cultura de todo el mundo.

Con el llamado a unirse y hacer frente a desafíos como el tráfico ilícito de cultura, la crisis de las industrias culturales tras la pandemia o el impacto de la crisis climática, la Unesco convoca a esta Conferencia con el propósito de lograr modificar la agenda 2030 de desarrollo sostenible para que incluya una meta relacionada específicamente con la cultura.

De esta forma, Tristán Bauer, en representación de la Argentina, señaló la importancia que tienen las industrias culturales para el desarrollo económico y la matriz productiva de cada país y el desafío de recomponerse tras los efectos que dejó el paso de la pandemia en el sector.

“En 2020 se estima que, solo de manera directa, hubo una contracción de 750.000 millones de dólares en relación a 2019, que corresponde a más de 10 millones de pérdidas de empleo del sector en todo el mundo. Estas cifras nos colocan en el desafío de fortalecer y revitalizar estas industrias, tanto por su aporte a la reactivación económica como por la generación de sentidos para fortalecer las democracias. Apoyar la creación de contenidos que den cuenta de las diferentes culturas, en la multiplicidad de lenguas existentes, es reafirmar la soberanía de los pueblos y garantizar la realización de derechos individuales y colectivos”, afirmó el ministro de Cultura.

Además, señaló la necesidad de trabajar para reducir la brecha y la desigualdad existente en temas fundamentales como la digitalización. “Este fenómeno insoslayable amplifica el potencial de las industrias culturales, surgiendo innovadores patrones de producción, distribución y consumo digital, transformando toda la cadena de valor. Nuestro desafío actual es comprender y ser protagonistas de este proceso y no consumidores pasivos que observan cómo circulan por esas mismas fibras la comunicación y los flujos financieros. La brecha digital es un problema que expresa la enorme desigualdad de nuestras sociedades, por lo cual convocamos a los gobiernos y organismos multilaterales aquí presentes a establecer mecanismos que nos lleven a su rápida reducción, hasta lograr su completa eliminación. En esta era el acceso a Internet es un derecho humano y resulta vital garantizar que los pueblos, con sus propias palabras y sus diversas identidades, tengan acceso a las nuevas herramientas tecnológicas, como parte de la democratización cultural que nos demanda la hora”.

De igual manera indicó la necesidad de construir políticas culturales inclusivas que permitan dar respuestas a los grandes conflictos que atraviesa la humanidad. “Estamos frente a una interdependencia planetaria que requiere respuestas globales a problemas locales. Por eso promovemos una globalización de la solidaridad como alternativa a la globalización de la indiferencia y de la exclusión. En un mundo donde crecen los discursos racistas y xenófobos anclados en el individualismo y en la sospecha del otro, el reconocimiento de la diversidad cultural y la lucha diaria contra todas las formas de colonialismo son vitales para encontrar una salida en conjunto”, señaló Bauer.

Además, hizo referencia a la necesidad de trabajar unidos por una cultura del cuidado en un sentido amplio y profundo: “Vivimos en un planeta donde el suelo, el agua, el aire y todos los seres vivientes están bajo permanente amenaza. La contaminación del medio ambiente, el cambio climático y el desecho de residuos se aceleraron en los últimos años como nunca había pasado en milenios».

«El neoliberalismo es un sistema que destruye al otro y a todo lo que se transforma en un obstáculo para la concentración de la riqueza. Frente a esa cultura del descarte, proponemos la cultura de la vida, para que el cuidado de la tierra y del entorno sea la garantía de una vida plena para las nuevas generaciones”, indicó.

Para finalizar, instó a todos los gobiernos a trabajar por la cultura de la paz con el objetivo fundamental de derrotar la cultura del odio y la violencia. “En un momento donde parecen imponerse la violencia y los desencuentros, nos comprometemos a trabajar todos los días para que predominen el diálogo y el respeto. Nuestro camino es la lucha por la paz, para construir horizontes de esperanza en medio de la incertidumbre y vislumbrar un mundo más justo y solidario».

La delegación argentina se completó con la secretaria de Desarrollo Cultural, Lucrecia Cardoso, y la directora de Integración Federal y Cooperación Internacional, Ariela Peretti, cada una de las cuales también expuso y formó parte de las reuniones bilaterales mantenidas en estos días.

En la inauguración oficial de Mondiacult 2022, el miércoles 28, Audrey Azoulay, directora general de la UNESCO, agradeció a la Ciudad de México por convertirse en la capital mundial de la cultura, después de 40 años de celebrarse la primera reunión de ministros del sector.

Por su parte Beatriz Gutiérrez Müller, en representación del país anfitrión, afirmó que «La cultura puede ser sinónimo de paz» y llamó a renovar el significado de la palabra cultura, con un perfil «no clasista, ni racista, menos aún colonizante o hegemónico”.

La conferencia mundial en la Ciudad de México concluirá el viernes con una declaración conjunta de las delegaciones de 161 países presentes en Mondicult 2022. La misma funcionará como hoja de ruta mundial para proteger la cultura, fijará las prioridades comunes, reconocerá a la cultura como “bien público mundial” y establecerá los compromisos sobre los derechos culturales.

El discurso completo del ministro Tristán Bauer se puede leer en este link .