Edición n° 2744 . 27/05/2024

Bancos de alimentos están en crisis en Alemania

La inflación y la afluencia de refugiados han ejercido una presión creciente sobre estos lugares de ayuda. ¿Dará el Estado alemán un paso adelante?

Los más de 900 bancos de alimentos de Alemania, supervisados por la organización benéfica Tafel e.V., apoyan a cualquiera que pueda demostrar que está pasando por dificultades financieras. Pero cada vez menos empresas están donándoles alimentos, aunque la demanda está creciendo, en medio de la alta inflación y la afluencia de refugiados ucranianos. Es por esto que ahora están pidiendo ayuda al Estado.

La creciente necesidad de ayuda alimentaria es evidente en el distrito berlinés de Köpenick, donde el centro de aficionados del FC Union Berlin, de la Bundesliga, se convirtió en un punto de distribución de comestibles. Una fila de personas está parada afuera bajo el calor abrasador, esperando para entrar.

Denise Lauer está haciendo su primera visita a uno de estos centros. Por mucho tiempo fue muy renuente. «Quería probarlo», le dice a DW, «pero me daba demasiada vergüenza».

La madre soltera explica que «se ha vuelto cada vez más difícil llegar a fin de mes debido a los altos costos de los alimentos». Hoy, sin embargo, reunió toda su valentía y espera llevarse a casa una canasta de comestibles que se vende por solo 1,50 euros.

En el centro, los voluntarios clasifican y organizan las donaciones de alimentos.
En el centro, los voluntarios clasifican y organizan las donaciones de alimentos.Imagen: Volker Witting/DW

Los costos de los alimentos han aumentado casi 15 por ciento en comparación con el año pasado, con una inflación de 7,3 por ciento, según la Oficina Federal de Estadística de Alemania.

Para muchos, esto significa que el dinero escasea, razón por la cual dependen de los bancos de alimentos para sobrevivir. Desde que Rusia invadió Ucrania a gran escala en febrero de 2022, 20 por ciento de los bancos de alimentos alemanes han visto duplicarse el número de personas que dependen de los descuentos en comestibles, según Tafel.

«Antes de la guerra, no más de 340 personas venían a nuestros días de distribución los martes, pero ahora a menudo hay más de 500», cuenta la gerente del banco de alimentos de Köpenick, Carol Seele, a DW. «El viernes pasado, tuvimos 564 clientes», agregó la voluntaria Rita Hirsch, quien lleva registros precisos para el centro de distribución administrado por la iglesia.

Cada vez más visitantes debido a la invasión rusa de Ucrania

«Hemos visto más y más clientes debido a la guerra», expresa Seele. «Afortunadamente, todavía no hemos tenido que limitar la admisión».

Cualquier persona con la documentación necesaria que demuestre que está en necesidad puede recibir ayuda alimentaria. Sin embargo, otros bancos de alimentos ya han comenzado a reducir la cantidad de comida que entregan por persona e incluso algunos han dejado de aceptar nuevos visitantes.

Sabine Werth fundó el primer banco de alimentos Tafel de Alemania en 1993.
Sabine Werth fundó el primer banco de alimentos Tafel de Alemania en 1993.Imagen: Berliner Tafel e.V.

Tetyana Kudyna huyó de la guerra en Ucrania con su hijo pequeño. Su esposo y su hijo mayor se quedaron en la capital ucraniana Kiev. Kudyna visita el banco de alimentos todos los martes con su hijo. «Me ayuda a ahorrar mucho dinero», cuenta a DW. También es una oportunidad para conocer y conversar con otros alemanes y ucranianos, lo que según ella es una «distracción bienvenida».

Voluntarios en Berlín fundaron el primer banco de alimentos Tafel de Alemania en 1993. La organización dice que apoya a unos dos millones de personas, con sucursales regionales que reciben alimentos y donaciones financieras. También tienen apoyo de las principales cadenas de supermercados, como Rewe, Lidl y Aldi, que donan los excedentes de alimentos y artículos con pequeñas imperfecciones que de lo contrario terminarían en la basura.

PUBLICIDAD

Línea de vida para los pobres

Los bancos de alimentos alemanes ayudan a las personas que viven en la pobreza, es decir, aquellos que tienen menos de 60 por ciento del ingreso neto promedio a su disposición. En Alemania, siguiendo esta definición, se considera que alrededor de 13 millones de personas viven por debajo del umbral de la pobreza.

Pero las donaciones de alimentos han disminuido desde hace algún tiempo, dice Tafel a DW. Esto se debe a varias razones, según Andreas Steppuhn, su recién elegido presidente. «Un factor es que los supermercados ahora tienden a operar de manera más económica para que no les quede tanta comida al final del día», dijo.

«Agradecemos esto en principio, porque siempre pensamos que es bueno cuando se minimiza el desperdicio de alimentos. Sin embargo, los bancos de alimentos actualmente necesitan más donaciones de alimentos para apoyar al creciente número de clientes». (rr/dzc)