AUSENCIA DEL CINE FICCIÓN PARA NIÑES Y JÓVENES

#motorcumple6Soberanias / Por Alejandro Malowicki/ Director de cine-Docente

Ojalá podamos ser desobedientes cada,

vez que recibimos órdenes que humillan

nuestra conciencia o violan nuestro sentido común.

Eduardo Galeano.

(Extracto del discurso al recibir

            el premio Stig Dagerman).

Desde hace muchos, muchísimos años, que nuestros niños y niñas para poder entretenerse mirando televisión tienen nada más y nada menos que 10 señales de origen norteamericano pero una sola nacional, de allí que es lamentable afirmar que no gozan de ningunas de las cualidades que les podría brindar una cultura audiovisual soberana.

¿Cómo podemos esperar que las infancias de hoy ejerzan mañana su derecho de conocer sus raícesy puedan comprender y vivenciar todos los atributos que confluyen en esa palabra tan aludida y tantas más veces eludida denominada soberanía?

Sin soberanía audiovisual malogramos

el sentido de pertenencia y de identidad

“1985” y una reflexión.

Hace mucho tiempo que el cine nacional no nos traía una película encuadrada en el  género de la ficción desarrollando un tema relacionado con los Derechos Humanos, en éste caso con los sucesos acontecidos en el juicio a los comandantes del proceso militar. Una película que si bien no fue pensada para que sea vista por los públicos que transitan las etapas de la infancia y la adolescencia, les adultes que condenamos a los culpables de ésos crímenes de lesa humanidad coincidimos en la necesidad de que la película sea exhibida en todos los ámbitos que les niñes y les jóvenes comparten habitualmente.

Ante ésta posibilidad me pregunto si no es posible acaso promover la producción de películas que atraigan la atención de les niñes y jóvenes relatando historias de diversas temáticas a través de la ficción y que también convoquen a todes les públicos.

Una vez le preguntaron a Maurice Sendak, unos de los más importantes escritores de literatura infantil por qué escribía novelas y cuentos para les niñes y su respuesta fue:

Yo no escribo para chicos. Yo escribo.

Y alguien más dice: “Esto es para chicos”.

Cuando muchos años atrás leí éstas palabras entendí la causa de la triste y terrible confusión que ha hundido hasta hacerla casi desaparecer a la producción nacional de películas de ficción dirigidas a los públicos infantiles y juveniles, confusión que todavía persiste y les impide a los implicados en la creación y producción de películas y a las autoridades del área de la cultura a nivel nacional y provincial entender que “el cine infantil” no es solo el realizado en dibujos animados para niñes de 2 a 5 años, o el que debe ser educativo sino que tambiénexiste la necesidad de crear obras transitando el género de la ficción para niñes, jóvenes y adolescentes.Confusión y no está demás decirlo, bien aprovechada por la industria audiovisual norteamericana para introducir sus propios paradigmas culturales y con sus discursos únicosocupar todos los espacios dela exhibición y en consecuencia arrasar con nuestra soberanía cultural. Decía José Gervasio de Artigas:

“La soberanía no se discute, se defiende”

Los temas y la ficción

La respuesta de Maurice Sendak también reforzó mi convicción de que al abordar la creación de una película se pueden plantear todos los temas y que cuando se trata de crear una producción cinematográfica para niñes y jóvenes no existen limitaciones temáticas sino que lo más importante es que en todas las etapas de la gestación de la obra  les autores tengan muy en cuenta los intereses de ésos públicos. En éste aspecto podríamos extender el horizonte de comprensión valiéndonos deuna convicción expresada y aplicada por León Tolstoi cuando escribía sus obras que eran leídas por niñes y por adultes:

Pinta tu aldea y pintarás al mundo

Nunca es tarde…

si existiera la voluntad política de defender la soberanía cultural sobre todo cuando se trata de recuperar los territorios ocupados por las empresas hegemónicas nacionales y norteamericanas que distribuyen sus ideologías neoliberales profundamente individualistas a través desus producciones audiovisuales.

Contamos con todas las condiciones imprescindibles para recuperar nuestra soberanía audiovisual: creadores con profundos conocimientos para producir películas, técnicos y equipamientos tecnológicos de última generación, escuelas de cine con una gran cantidad de alumnos cursando todas las especialidades (menos lasmaterias relacionadas con la escritura de guión para públicos infantiles y juveniles) un canal público y federal de televisión, más de 800 pantallas de cine en todo el país y plataformas nacionales como “Octubre TV” y “Cine Ar” para exhibir las películas que se producirían para goce de les niñes y les jóvenes.Inclusive contamos con el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata que en su última edición (Noviembre 2022) ni siquiera presentó una muestra de películas para que los niñes y jóvenes marplatenses pudieran verlas.No recuerdo dónde he leído estas exactas palabras pero que me parecen muy apropiadas:

El concepto soberanía no nos habla, ni nos impone,

estar sobre nadie, sino y fundamentalmente, que nadie

esté sobre nosotros.

Propuesta.

 Acerco algunas propuestas que podrían ser encaradas conjuntamente por el INCAA,la Televisión Pública, el Ministerio de Educación, el Ministerio de Ciencia y Técnica y el Ministerio de Cultura para fomentar la producción de películas ficción dirigidas a las audiencias infantiles, juveniles y adolescentes.

  • Concurso de guiones de largometrajes  ficción de acción viva y dibujos animados “INFANCIAS”. Inspirado en el concurso “Gleyzer” tuvo la 1era.edición en el 2009, la 2da. en el 2011 y luego fue abandonado a pesar de las muy buenas respuestas a las convocatorias.
  • Concurso Federal de guiones de cortometrajes de acción viva y de animación de adaptaciones de obras literarias de escritores/ras argentinos y latinoamericanos.
  • Promociones Federal a través de Seminarios de Guión y de Producción de cortos y largometrajes ficción para niñes, jóvenes y adolescentes.
  • ENERC: Cursos y Seminarios de extensión en todas las provincias del país de Guión y Producción de cortos y largometrajes ficción para niñes, jóvenes y adolescentes.

Impostergable: Abrir puertas y ventanas a la soberanía audiovisual