Edición n° 2705 . 18/04/2024

Arrancó el año con crecimiento

La Secretaría de Industria adelantó una suba de la producción fabril para el primer mes del año, pero con impacto de la sequía. 

La actividad industrial creció 4,1 por ciento en enero contra igual mes de 2022 y 7,3 por ciento respecto al mismo mes de 2019, según el índice adelantado de la producción fabril que elabora el Centro de Estudios para la Producción (CEP XXI), dependiente de la Secretaría de Industria. «De esta manera, la actividad industrial alcanzó la producción más alta para un mes de enero desde 2018«, destacó la Secretaría, a cargo de José Ignacio de Mendiguren.

El indicador del CEP-XXI se elabora tomando el consumo de energía con información de la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa). En la comparación de enero contra diciembre, la medición arrojó una caída del 1,3 por ciento, que fue explicada por la entidad «por la sequía que afectó a la molienda de oleaginosas», cuyas cantidades bajaron el mes pasado 22 por ciento interanual y 15,8 por ciento mensual.

Asimismo, la producción de biodiesel impactó en la industria química, que registró una caída mensual del consumo eléctrico del 1,4 por ciento. Más allá de la sequía, la industria se viene desacelerando desde septiembre, al igual que la mayor parte de la economía.

En 2022, la actividad industrial creció 4,3 por ciento frente a 2021 y 11,5 contra 2019, y anotó el mayor nivel anual desde el 2017 (superado por 0,8 por ciento), siendo el segundo año de crecimiento luego de tres años previos de caídas en la actividad industrial entre 2018 y 2020.

De los 16 sectores industriales, el año pasado 14 crecieron respecto a 2019 y todos lo hicieron frente a 2021, en tanto cuatro sectores (alimentos y bebidas, minerales no metálicos, maquinaria y equipo no clasificados y químicos) terminaron con niveles de producción record desde al menos 2004.

«Estamos avanzando en un camino inédito en la historia reciente del país, que implica buscar un equilibrio macroeconómico pero cuidando el nivel de actividad y empleo», resaltó De Mendiguren, quien agregó que «aún con problemas sabemos cuál es el rumbo para el desarrollo argentino, y los números nos muestran que vamos por el camino correcto».

El secretario destacó como objetivo para 2023 «lograr el tercer año seguido de crecimiento económico, algo que no ocurre desde hace 15 años». La última vez que la economía nacional avanzó tres años seguidos fue en 2006, 2007 y 2008.

El informe del CEP XXI rescató también que sectores como productos de papel y cuero y calzado se ubicaron en sus máximos desde 2011, el automotor en el mayor nivel desde 2015 y edición e impresión, caucho y plástico, tabaco, equipos de radio, tv y comunicaciones, y por último, refinación de petróleo, con el desempeño más alto desde 2017.

El CEP XXI también analiza la actividad económica en su conjunto, que en 2022 terminó 5,2 por ciento arriba de 2021 y 4,6 por encima de 2019, acumulando dos años seguidos de crecimiento tras tres años previos de caídas. Además de la industria -que fue el sector de mayor contribución en el crecimiento- en 2022 se destacaron el comercio (creció 6 por ciento respecto a 2021 y 14 vs. 2019) y las actividades empresariales (se expandieron 5 por ciento interanual y 7,5 vs 2019).

También contribuyó el sector de petróleo y minería que creció 13,5 por ciento frente a 2021 y 12 en comparación con 2019, principalmente por los records de producción en petróleo (máximo desde 2010) y gas (segundo máximo desde 2008). Por el lado de la construcción (+5,5 por ciento respecto a 2021 y 3,5 vs. 2019), los despachos de cemento registraron el máximo registro desde al menos 2004.

El CEP XXI también destacó el crecimiento de 23 meses consecutivos del empleo total registrado. «El crecimiento del empleo formal en las empresas fue generalizado entre sectores y provincias: con 11 de 14 sectores productivos y con 23 de las 24 provincias creando puestos de trabajo formales respecto a un año atrás», finalizó.

Fuente: Página 12