Edición n° 2737 . 20/05/2024

Alimentos como armamento entra en marcha forzada

Por Esteban KARGANOVIC> Strategic Culture/ Presidente del Proyecto Histórico de Srebrenica

Allá por la década de 1970, Henry Kissinger identificó los alimentos (además de la energía) como un mecanismo importante que podría usarse para someter a la humanidad recalcitrante: “Quien controla el suministro de alimentos controla a la gente; quien controla la energía puede controlar continentes enteros; quien controla el dinero puede controlar el mundo”. 

El control del dinero parece estar escapando de las manos de la cábala del Dr. Henry, y su dominio sobre el suministro de energía global también parece estar evaporándose, pero no se dan por vencidos en su carta de triunfo. Esa es la capacidad de controlar y, lo que es más importante, de disminuir catastróficamente los recursos alimentarios del mundo.

Fiel a su palabra, en la Conferencia Mundial de la Alimentación de 1974 en Roma, Henry reveló el plan de cómo usar los alimentos para sacrificar a la población mundial y chantajear a los gobiernos para que hicieran la voluntad de sus amos. Todo estaba redactado con circunspección, por supuesto, y redactado en el lenguaje de Esopo completamente inteligible, además de los cognoscenti, solo para un número menor de observadores alerta, pero permaneciendo en gran medida opaco para los siervos cuyo exterminio masivo se contempla .

Desde entonces, con su persistencia característica, los amigos y mentores de Henry han trabajado arduamente para que esto suceda. Se está gestando una crisis alimentaria mundial diseñada . Cientos de millones, y preferiblemente miles de millones, de terrícolas despistados serán obligados a partir de este mundo para cumplir con las agendas («verdes», en este caso particular) de los malvados psicópatas que gobiernan gran parte de él. Y eso no está sucediendo debido a la operación de las fuerzas inexorables de la naturaleza (como afirman las narrativas ambientales falsas), sino por el diseño humano.

Eso es evidente en la siniestra legislación paneuropea propuesta hace unos días por la Comisión Europea. Los detalles fueron informados por Arche Noah , con sede en Bruselas , que para variar es una ONG genuina, no un fraude financiado por Soros. Aboga vigorosamente por el interés público en el sentido más auténtico y, en este caso, inequívocamente existencial. El mundo somnoliento debería estar prestando atención, pero lamentablemente no es así. El aguijón letal del paquete legislativo propuesto por la UE se etiqueta engañosamente como preocupación por el “uso sostenible de los recursos naturales”. Sin embargo, esa frase engañosa no es más que una palabra clave. Representa la siniestra nueva política de “Reglamento de Semillas de la UE” y la iniciativa legislativa concomitante para desregular la “Nueva Ingeniería Genética”.

“Estamos consternados por este ataque a nuestra diversidad de semillas y cultivos en Europa”, comenta lastimeramente la responsable de políticas de Arche Noah, Magdalena Prieler. Y explica: “Con estas propuestas corremos el riesgo de que las corporaciones globales se hagan con el control total de nuestra alimentación. Los ministros de agricultura y el Parlamento Europeo deben actuar para proteger a los agricultores, los consumidores y la biodiversidad”.

Están actuando, sin duda, pero en la dirección diametralmente opuesta. Hay pocas posibilidades de que la legislación sobre semillas propuesta no sea adoptada por el Parlamento Europeo comprado y pagadoporque detrás de ella se organizan intereses económicamente poderosos e ideológicamente cohesionados. Uno de sus principales efectos buscados es reclasificar cualquier transferencia de semillas naturales más allá de una esfera privada muy estrecha como “comercialización”. Tal reclasificación no es meramente retórica. Automáticamente abre la puerta a la regulación burocrática sin restricciones por la que la Unión Europea es infame, la curvatura permisible de los pepinos que pueden venderse en los supermercados es solo uno de los ejemplos más atroces. Pero mientras que la forma de los pepinos es un tema risible que solo preocuparía a los fanáticos del control muy enfermos, la regulación de semillas naturales infinitamente reproducibles y su sustitución obligatoria con variedades OMG de un solo uso es un asunto muy serio. Su efecto final sería hacer que los productores de alimentos dependan absoluta e irreversiblemente de media docena de corporaciones transnacionales que a nivel mundial controlan este negocio. Sus ejecutivos, no lo olvidemos, se mezclan con otros potentados globalistas en el WEF y otras reuniones e instituciones similares. Allí, sin escrutinio público ni rendición de cuentas, se están trazando múltiples planes, que incluyen si, cuánto y qué se permitirá comer a millones de seres humanos en todo el mundo.

Si “si” suena como una palabra demasiado brusca, la experiencia reciente de Etiopía en ese sentido debería disipar las dudas .

Dos ejemplos bastarán para demostrar el alcance y la totalidad de ese control y la determinación maníaca de reestructurar arbitrariamente los patrones de vida de millones que lo inspiran. En los Países Bajos , los comedores escolares ya están introduciendo silenciosamente comida para los alumnos con gusanos de la harina e insectos, con el falso pretexto de salvar al planeta del calentamiento global. El programa piloto en los Países Bajos disipa las garantías despreocupadas (de quienes deberían haberlo sabido mejor) de que las referencias que alguna vez sonaron cómicas al consumo obligatorio de insectos no eran más que un exceso teatral inofensivo, pero no un objetivo político firme. Ahora, la determinación implacable de los globalistas sin sentido del humor en este sentido también se ve corroborada por los planes que han revelado para Alemania.. La carne se abolirá en el país que es el mayor consumidor de esa proteína en Europa al racionar la ingesta personal diaria permitida a solo diez gramos. Por supuesto, Alemania también es el país más obediente de Europa, por lo que será muy indicativo ver con qué éxito se implementa este drástico programa piloto.

Pero por repugnante que pueda ser la sustitución cada vez más coercitiva de “alimentos” de detritos por carne, el quid de la agenda es obtener un control absoluto y rediseñar genéticamente los cultivos que son esenciales para el consumo humano y animal.

En consecuencia, según el proyecto de ley de la Comisión Europea, se van a poner en marcha dos procesos paralelos. Por un lado, como se señaló anteriormente, los agricultores solo podrán intercambiar sus propias semillas en pequeñas cantidades y bajo condiciones estrictamente reguladas. A partir de ahora no será posible vender semillas naturales. Los bancos de genes públicos, las colecciones privadas y las iniciativas de semillas ya no podrán dar sus semillas a los agricultores. Al mismo tiempo, sin embargo, se promoverán y desregularán por completo las variedades de cultivos genéticamente modificados, poniendo a los agricultores a merced de poderosas corporaciones agroquímicas como Bayer , BASF , Corteva y Syngenta ., que ya controlan más de la mitad del mercado mundial de semillas. Según la portavoz de Arche Noah, Magdalena Prieler: “La nueva ingeniería genética es, ante todo, una herramienta para que las corporaciones expulsen a sus competidores del mercado y amplíen aún más su control sobre nuestro sistema alimentario”.

Correcto, pero sus principales competidores, podría haber agregado, son el conjunto de pequeños agricultores individuales cuya supervivencia económica es la condición previa esencial para la independencia alimentaria de cada persona, así como el acceso a alimentos saludables, química y biológicamente no contaminados.

No hace falta decir que, a diferencia de sus «hermanos menores», bajo la nueva dispensación Bill Gates, el gran defensor de la carne sintética , junto con Klaus Schwab y Yuval Hariri, su «profeta» animal hackeable (el epíteto despectivo de Hariri para el resto de nosotros que es justificadamente aplicable a sí mismo) no comerá insectos para la cena. Mientras que las vacas irlandesas groseras y flatulentas están siendo sacrificadas masivamente y las granjas holandesas abundantemente productivas están cerradas para potencialmente matarnos de hambre al resto de nosotros con razonamientos fraudulentos inventados por charlatanes como Greta Thunberg, solo necesitarán chasquear los dedos para que les sirvan carne de Kobe .o cualquier manjar exquisito (aparte de los gusanos de la harina, por supuesto) que sus delicados paladares deseen.