Edición n° 2739 . 22/05/2024

Ajuste de shock: el punto en común del marketing político macrista para la interna de JxC de 2023

El expresidente, al igual que Larreta y Bullrich, ya no esconde lo que hará si llega al gobierno. Los límites que pone el acuerdo con el FMI y la apuesta a que empeore la crisis.

r: Claudio Mardones@mcmardons

Mientras amaga entre jugar una candidatura o posicionarse como gran elector, el expresidente Mauricio Macri se anima a hablar de temas que jamás habría mencionado en otro momento de su carrera política. Durante la campaña presidencial de 2015 siempre evitó decir cuál sería su política económica. Casi como una regla de oro siempre se concentró en no mencionar la palabra “ajuste”. Ahora, en el despoder y en tono autocrítico, el fundador del PRO se muestra más a la derecha de su propia gestión de gobierno. “Voy a tratar de ir por el mismo camino lo más rápido posible”, le dijo el magnate en 2019 al escritor Mario Vargas Llosa. Tres años después sigue pensando lo mismo y con más fervor que antes. Su prédica mediática es todo un síntoma. Con el foco puesto en 2023, los principales referentes de Juntos por el Cambio volvieron a animarse a hablar de economía, aunque dentro de la coalición opositora hay posiciones muy disímiles sobre cómo abordarla.

Para los socios de JxC volver a meterse en el debate económico es una aventura compleja. Junto a la política energética es el eje más débil de la gestión de Macri. Ambas horadaron su performance electoral hasta llevarlo a la derrota en 2015. La recuperación obtenida en las últimas legislativas y el incremento de la inflación durante los dos años de la gestión de Alberto Fernández achicaron esa sombra. El 53,8% de inflación registrado en 2019 por el gobierno de Macri ya no es un tabú comunicacional que inhiba a sus dirigentes. La muestra más concreta es el expresidente, que ahora reivindica abiertamente al menemismo, dice que volvería a privatizar Aerolíneas Argentinas y se empeña en contener la fuga de votos por derecha que beneficia al diputado Javier Milei.

r: Claudio Mardones@mcmardons

Mientras amaga entre jugar una candidatura o posicionarse como gran elector, el expresidente Mauricio Macri se anima a hablar de temas que jamás habría mencionado en otro momento de su carrera política. Durante la campaña presidencial de 2015 siempre evitó decir cuál sería su política económica. Casi como una regla de oro siempre se concentró en no mencionar la palabra “ajuste”. Ahora, en el despoder y en tono autocrítico, el fundador del PRO se muestra más a la derecha de su propia gestión de gobierno. “Voy a tratar de ir por el mismo camino lo más rápido posible”, le dijo el magnate en 2019 al escritor Mario Vargas Llosa. Tres años después sigue pensando lo mismo y con más fervor que antes. Su prédica mediática es todo un síntoma. Con el foco puesto en 2023, los principales referentes de Juntos por el Cambio volvieron a animarse a hablar de economía, aunque dentro de la coalición opositora hay posiciones muy disímiles sobre cómo abordarla.

Para los socios de JxC volver a meterse en el debate económico es una aventura compleja. Junto a la política energética es el eje más débil de la gestión de Macri. Ambas horadaron su performance electoral hasta llevarlo a la derrota en 2015. La recuperación obtenida en las últimas legislativas y el incremento de la inflación durante los dos años de la gestión de Alberto Fernández achicaron esa sombra. El 53,8% de inflación registrado en 2019 por el gobierno de Macri ya no es un tabú comunicacional que inhiba a sus dirigentes. La muestra más concreta es el expresidente, que ahora reivindica abiertamente al menemismo, dice que volvería a privatizar Aerolíneas Argentinas y se empeña en contener la fuga de votos por derecha que beneficia al diputado Javier Milei.