Edición n° 2701 . 14/04/2024

Acuerdos y energía: estiman que se mantendrá el nivel del intercambio con Brasil

Destacan la importancia de los entendimientos en un escenario de escasez de divisas. En ese contexto, aseguran que no se esperan «cambios en el intercambio en el corto plazo».

En un escenario marcado por la escasez de divisasla evolución del comercio con Brasil resultará fundamental para la economía argentina. En ello radica la importancia de los distintos acuerdos bilaterales anunciados semanas atrás, con los que se buscará profundizar el intercambio entre ambos países.

Sobre este aspecto hizo foco un informe de la consultora Ecolatina, en el que se señaló que para Argentina “la relevancia de Brasil es incuestionable”. “Es nuestro principal socio comercial y primer destino de nuestras exportaciones desde hace no menos de veinte años. Además, es al país al que mayor colocación de Manufacturas de Origen Industrial (MOI) logramos realizar, concentrando en promedio cerca del 40% del total exportado por este rubro durante la última década”, resaltó el estudio.

Acuerdos y energía Argentina-Brasil: qué se espera para 2023

De todas formas, aclaró la consultora, “la profundización de las relaciones comerciales ha instaurado una dinámica deficitaria para la balanza comercial argentina: desde inicios del presente siglo, en sólo seis años hemos logrado un superávit comercial con el Gigante Sudamericano”.

“Esta realidad ‘perversa’ (déficit comercial crónico con el principal destino de nuestras exportaciones y mayor socio comercial) tiene lugar actualmente en un escenario signado por la escasez de reservas, con un año que involucrará pagos netos al FMI y una aguda merma del ingreso de divisas comerciales producto de la sequía”, agregó.

Es en este marco que desde el Gobierno se comenzó a mencionar, semanas atrás, la posibilidad de retomar el proyecto de una moneda común entre ambos países, y se sumó la posibilidad de entendimientos entre los estados “asociados a la posibilidad de un swap, la provisión de energía eléctrica y medidas para utilizar las monedas locales en el intercambio comercial bilateral, entre otros, buscando obtener aire en el frente de las divisas y financiamiento para el segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner”.

En ese sentido, desde Ecolatina destacaron que, “en un año de escasez de oferta de divisas comerciales, los acuerdos buscarán evitar un freno en las importaciones desde Brasil y el daño que eso podría causarle a la actividad”. “Por caso, dentro de las medidas en danza, la ampliación de entidades financieras que ofrezcan herramientas de prefinanciamiento para las importaciones y exportaciones y la ampliación de los plazos resulta ser la más factible de entrar en funcionamiento en el corto plazo”, detallaron.

El estudio sostuvo también que otro de los aspectos a destacar se concentra en el sector energético. “En concreto, el Memaorando firmado durante noviembre de 2022 entre ambos países habilitó que la compra-venta de energía eléctrica se realice a través de monedas locales. A su vez, existen negociaciones para que Brasil reduzca la importación de gas boliviano, lo que abriría las puertas para que Argentina inicie negociaciones para su compra previo a la temporada invernal. Por último, seguimos en la búsqueda para obtener financiamiento por parte del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para el segundo tramo del Gasoducto Néstor Kirchner (con efectos hacia 2024), el cual permitiría exportar gas de Vaca Muerta hacia Brasil”, agregó.

“Con todo, existen incentivos para la instrumentación de herramientas de cooperación por el lado de Brasil. Somos el tercer socio comercial en orden de importancia, segundo destino de las colocaciones de MOI y compartimos una interdependencia industrial en una variedad de sectores. Dicho esto, no esperamos grandes cambios en el intercambio bilateral en el corto plazo, donde la efectividad de dichas medidas determinará si se pueden contener los niveles de intercambio y aislarlos de los coletazos de la economía nacional”, concluyó Ecolatina.

Balanza

Después de dos años de superávit, 2022 cerró con un déficit bilateral de unos u$s2.250 millones. En enero de este año, el saldo volvió a terminar con un rojo de u$s233 millones (lo que implicó crecimiento de 56,5% respecto al mismo mes del 2022).

En ese escenario, más allá de la visita de Lula da Silva al país y el anuncio de los distintos acuerdos en curso, según proyectaron desde la consultora Abeceb “no se esperan cambios sustanciales en la relación comercial con Brasil”.

La asunción de Lula da Silva en Brasil y su visita oficial a la Argentina incrementaron las expectativas sobre una profundización de la relación bilateral en 2023. A su vez, los anuncios del Gobierno Nacional en relación con las distintas negociaciones y acuerdos en curso alimentaron dichas esperanzas”, detallaron desde la firma, y agregaron: “Lo cierto es que, de lo anunciado, lo más concreto fue la ampliación de la línea de crédito para el financiamiento de importaciones a 366 días a través del Banco Nación y el Banco do Brasil”.

Fuente: Ambito