¡A VER SI ENTIENDEN! ¡SE TRATA DE NUESTRAS INFANCIAS!

( Por Alejandro Malowicki/ Director de cine- Docente

Utopía es imaginación,

es posibilidad de trascender

el mañana sin caer en

idealismos ingenuos.

Paulo Freire

Libros infantiles se escriben  y se publican. Tal es así que a pesar de los importantes inconvenientes que muchos de nuestros escritores y escritoras tienen para lograr que se publiquen sus obras, por lo menos entramos a las librerías para elegir y regalarles un libro a nuestres niñes y adolescentes y podemos encontrar obras escritas e ilustradas creadas por autoras y autores argentinos.

No sucede lo mismo con películas argentinas

dirigidas a nuestras  infancias

…y no sucede por la sencilla razón que no se filman ni películas ni series porque “de eso hace ya muchos años que no se habla” nise incentiva la producción de películas dirigidas a nuestros niñes. Una actitud negacionista que asumen tanto el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el Ministerio de Cultura, los sindicatos de Cine y televisión, las Asociaciones de actores y actrices, las asociaciones de directores y productores de Cine, la Academia de Cine y las decenas de Escuelas de Cine diseminadas a lo largo y a lo ancho de  todo el país.

Y lo que profundiza y hace más evidente ésta desgraciada injusticia, éste abandono a las niñeces, es que muy de tiempo en tiempo algunas de las instituciones ya mencionadas organizan concursos de películas incluyendo en la categoría de “Películas de animación” a las películas infantiles y con esa inclusión pretenden“salvar las papas” para no ser acusados de no ocuparse del cine  infantil; ignorando (o no) que no solo del dibujo animado vive el cine infantil y juvenil sino que también existen proyectos de películas de “acción viva” (con actores y actrices). Claro que para que todos los proyectos para películas infantiles y juveniles puedan presentarse deberían incluir la categoría de PELÍCULAS PARA LAS INFANCIAS Y ADOLESCENCIAS, categoría que brilla por su ausencia.

Las películas para niñes tienen una enorme importancia cuando elles transitan las primeras etapas de la infancia y la adolescencia. Esen esos años cuando se desarrollan yconsolidan sus fortalezas físicas, morales y mentales, dónde las expresiones audiovisuales adquieren una importancia significativa para los más de  cinco millones de niñes y jóvenes para conocer y relacionarse con su cultura y dejar de ser considerados “objetos de consumo”que acepten pasivamente lo que de elles pretenden los medios hegemónicos audiovisuales.

El cine infantil no puede abandonar su razón de ser o sea la existencia

de les niñes. Y carece de sentido si no incorpora en sus obras la cualidad que los identifica y los hermana transversalmente cualquiera sea su nacionalidad, idioma y color y que tanto los hace sufrir: ser contestatarios. Un adjetivo que los define como inconformistas, críticos, rebeldes, impugnadores, descontentos.

Hoy como antes de la pandemia la desigualdad se muestra con más ferocidad y desparpajo también en el dominio cultural absoluto de los espacios audiovisuales por parte de las producciones infantiles norteamericanas en la cuasi totalidad de las pantallas y pantallitas de nuestro espectro audiovisual. 

La crisis no solo fue sanitaria sino y merced a la inoperancia de las autoridades responsables de todas las áreas dónde están involucradas las producciones audiovisuales dirigidas a las infancias, también lasempresas imperialistas continuaron socavando con mayor bizarría los cimientos culturales de nuestras infancias y juventudes.

Ahora nuestras infancias se enfrentan a una realidad habitada por las multipantallas, el móvil, Internet, las plataformas, los podcast y las redes sociales y en todos estos medios ―hoypeor que ayer―la batalla cultural nos muestra alarmantes signos de que la estamos perdiendo.

Parecería que estamos viviendo lo que Paulo Freire definía como situaciones límite para lo cual instaba a generar “inéditos viables” como un recursoimaginativo que a partir de la crítica del presente sea posible generar nuevas realidadesinstituyendo una política, una estética y una ética totalmente opuesta a la dominante sin caer en idealismos ingenuos o como contrapartida promoviendo cambios gatopardistas haciendo que algo cambie para que todo siga igual…o sea peor.

Abrir puertas y ventanas es lo que significa el cine para las infancias

Mail : alejandromalowick@gmail.com