Edición n° 2799 . 21/07/2024

A las 15 horas había una movilización masiva y a las 16 horas comenzó una brutal represión en el Congreso con gases lacrimógenos, balas de goma y camiones hidrantes: hay detenidos y varios heridos

La movilización se realizaba pacíficamente hasta que las fuerzas de seguridad comenzaron a avanzar sobre los manifestantes. Casi una veintena de personas fueron detenidas.

Un fuerte operativo de las fuerzas de seguridad reprimió con gases lacrimógenos, balas de goma, y camiones hidrantes a los manifestantes que se concentraron en inmediaciones del Congreso para expresarse en contra de la Ley Bases y el paquete fiscal que se debate desde esta mañana en el Senado.

Pese a que los sindicatos, organizaciones sociales, agrupaciones políticas y autoconvocados se manifestaron pacíficamente, en el marco del «protocolo antipiquete» aplicado por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrichvarios legisladores de Unión por la Patria y ciudadanos resultaron heridos y también casi una veintena de detenidos.

Desde la Policía de la Ciudad informaron pasadas las 20 que se «detuvo a 18 personas, 16 hombres y 2 mujeres, por los incidentes ocurridos en las últimas horas en inmediaciones del Congreso». En el mismo comunicado, indicaron que «todos quedaron a disposición del juzgado de turno».

Los diputados Eduardo Valdés, Carlos Castagneto, Carolina Yutrovic, Juan Manuel Pedrini y Leopoldo Moreau debieron ser asistidos en la enfermería del Congreso y otros debieron ser trasladados al Hospital Santa Lucía, en el barrio porteño de San Cristobal.

«Es un día muy violento, en 40 años de democracia nunca había visto una represión así«, expresó la diputada opositora Cecilia Moreau al confirmar que cinco colegas que acompañaban la manifestación fueron alcanzados por los gases.

La policía antidisturbios repelió a los manifestantes al comienzo de la jornada para evitar que se acerquen al Congreso, que fue aislado por vallas en la noche del martes. Al menos unas 40 personas recibieron atención médica en el lugar con irritación en la piel, informó la Asociación contra la Violencia Institucional, sin aclarar el total de hospitalizados.

«Necesitamos que esta represión cese. Le pedimos que intervengan para cesar con estos actos«, exigió en el recinto la senadora opositora Nora Giménez.

Pasadas las 15.30 los efectivos de seguridad recibieron la orden de despejar la plaza frente al Congreso y corrieron los vallados que cercaban la Plaza del Congreso para contener a los manifestantes y comenzaron a avanzar.

Entonces, algunos respondieron arrojando piedras, botellas y hasta bombas molotov, hasta terminar dando vuelta un móvil de la radio Cadena 3 y prenderlo fuego.

Fuerte movilización en las afueras del Congreso

La convocatoria fue impulsada con la idea de permanecer todo el debate y la votación protestando y desde distintos espacios expresaron su adhesión.

El Frente Patria Grande liderado por Juan Grabois, La Cámpora, los partidos de izquierda, e incluso el gobernador bonaerense Axel Kicillof se sumaron. Uno de los dirigentes de la CGT, Pablo Moyano, se refirió a la movilización: “Tenemos que estar las horas necesarias para que los senadores y senadoras que todavía están dudando, sepan que la gran mayoría del pueblo argentino está en contra de esta ley”.

Desde Ctera, el gremio que nuclea a los docentes, advirtieron que si se aprueba la ley perderán el Fondo de Incentivo Docente (Fonid). El titular de ATE, Rodolfo Aguiar, consideró que “están en riesgo de desaparecer todos los derechos adquiridos”.

Por su parte, La Bancaria se movilizó desde su sede en Sarmiento al 900 rechazando el regreso del Impuesto a las Ganancias. En cuanto a Smata, Ricardo Pignanelli pidió “tener cuidado” en cuanto al Regimen de Incentivo para Grandes Inversiones (RIGI).

Cinco diputados que participaban en la marcha tuvieron que ser hospitalizados tras ser afectados por el gas pimienta empleado por la policía. Se trata de los legisladores peronistas Eduardo Valdés, Carlos Castagnetto, Leopoldo Moreau, Juan Manuel Pedrini, Carolina Yutrovic y Luis Basterra, quienes denunciaron haber recibido golpes y gases por parte de efectivos de las fuerzas de seguridad.

Los diputados realizaban un acto, cuando se produjeron choques entre fuerzas federales, que arrojaron gas pimienta, y manifestantes en las inmediaciones del edificio legislativo.

“Empezamos a caminar hacia la Plaza y empezó a acercarse gendarmería y la Policía a rodearnos y a tirar gases”, se quejó la diputada Cecilia Moreau, hija de Leopoldo Moreau, en declaraciones a la prensa.

“Nos identificamos como diputados y la respuesta fue tirarnos gases”, lamentó por su parte su compañero de bancada Pedrini.

Los cinco diputados afectados en los ojos por los gases recibidos debieron concurrir al Hospital Oftalmológico Santa Lucía.

Represión con gas pimienta frente al Congreso Somos Télam

Del operativo implementado por el Ministerio de Seguridad de la Nación participaban, además de la Policía Federal, efectivos de Gendarmería y Prefectura.

La Izquierda, en tanto, denunció que las fuerzas de seguridad impidieron a los diputados Nicolás del Caño y Alejandro Vilca acercarse a la zona. También resultaron heridos trabajadores de prensa.

Miles de militantes de organizaciones sociales, políticas y sindicales, se habían concentrado desde temprano frente al Congreso en rechazo a la ley Bases, el proyecto clave del gobierno del presidente Javier Milei y que ya obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados.

Un manifestante se enfrenta a los policías frente al Congreso de la Nación durante el debate por la ley Bases. Juan Ignacio Roncoroni/EFE

Tras un primer choque con los diputados, cerca de las 15:30 un grupo de encapuchados logró romper el vallado que rodea el Congreso. Fue en ese momento cuando comenzó la represión más fuerte. Miembros del cuerpo de infantería de la Policía se enfrentó al grupo que reacción con piedras, botellas y bombas molotov. Las fuerzas antidisturbios desplegó entonces los camiones hidrantes y los efectivos motorizados y se lanzaron gases lacrimógenos.

Los manifestantes que estaban marchando de manera pacífica retrocedieron y dejaron un espacio abierto entre las fuerzas de seguridad y el grupo de violentos que utilizaron parte del mobiliario urbano y los vehículos estacionados como escudos. Llamó la atención que a medida que pasaban las horas, el grupo más violento actuó a cara descubierta.

Con el correr de la tarde, terminó incendiado el movil de Cadena 3 y un auto en las inmediaciones del Congreso. También varios cestos de basura y ecobicis de la Ciudad.

Represión frente al Congreso durante el debate por la ley Bases en el Senado. Juan Ignacio Roncoroni/EFE

En diálogo con Radio Rivadavia, el periodista Orlando Morales, de Cadena 3, lo que ocurrió con el movil: “Fui a sacarlo de ahí y cuando abrí la puerta me agarraron del cuello, me tiraron para atrás y empezaron a mover el auto para un lado y para el otro hasta que lo dieron vuelta. Lo quemaron. Le tiraron una especie de cartón encendido y yo quería sacarlo, pero no me dejaron”.

 El hecho ocurrió alrededor de las 16.30, cuando los manifestantes comenzaron a lanzar piedras y bombas molotov contra las fuerzas de seguridad.

En el recinto, varios miembros de Unión por la Patria pidieron interrumpir la sesión. La senadora nacional de Unión por la Patria Anabel Fernández Sagasti hizo responsable a la vicepresidenta Victoria Villarruel “por la integridad física la integridad física de todos los ciudadanos y ciudadanas que están manifestándose democráticamente” en la Plaza del Congreso en contra de la Ley Bases, y cuestionó la decisión de la titular de la Cámara alta de “militarizar el Senado”.

Por su parte, Eduardo “Wado” de Pedro, pidió constituir una comisión que interceda entre la policía y los manifestantes para parar la violencia.

Con información de agencias