Edición n° 2744 . 27/05/2024

A 50 años del golpe militar/económico en Chile :¿Pablo Neruda fue asesinado?

Especiales de Motor Económico y La Nave de la Comunicación

Este lunes 11 de septiembre Chile conmemora los 50 años del golpe de Estado que puso fin al Gobierno del presidente socialista Salvador Allende (1970-1973) y dio inicio a la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), por ello editamos extractos de la fascinante investigación de Laurie Fachaux-Cygan sobre los últimos días de Pablo Neruda.

Doce días separan el golpe de Estado de Augusto Pinochet de la muerte del premio Nobel Pablo Neruda. El 23 de septiembre de 1973 todo estaba listo para la huida del inmenso escritor chileno y opositor comunista de la junta. El poeta aún puede viajar pero muere misteriosamente en el hospital. Qué pasó? 

El aire primaveral del sur envuelve la ciudad con una suave calidez.1. Al final del día, los jacarandás, adornados de violeta y azul, bordean las avenidas bajo un cielo sumido en la oscuridad. El sol ha desaparecido detrás de la cordillera de los Andes y los cantos de los pájaros han dado paso a un silencio perturbado sólo por chasquidos lejanos. 

El toque de queda comenzó hace unas horas. Los militares patrullan a pie, en helicópteros, en tanques. Peinan la capital y todo el país en busca de las que llaman “ratas”. Algunas de estas personas, a quienes consideran responsables del “cáncer marxista” que habría “gangrenado” al país, ya se encuentran detenidas en el Estadio Nacional. En este recinto con capacidad para 80.000 personas, se hace todo lo posible para arrancarles confesiones. Durante los duros interrogatorios, se rompen huesos, se cortan dedos y se viola a hombres y mujeres. Los recalcitrantes son ejecutados. Once días después del golpe, 7.000 personas se encuentran privadas de libertad en el Estadio Nacional2. A modo de ejemplo, el cantante Víctor Jara fue asesinado cuatro días después del golpe de Estado, el 15 de septiembre de 1973, en el estadio de Chili, ahora rebautizado como estadio Víctor-Jara. Su cuerpo fue encontrado acribillado con 44 impactos de bala.3

¿Qué piensa Pablo Neruda del caos en el que ha caído Chile? ¿Dónde se ha ido la esperanza de un futuro mejor que lo había animado en los últimos años cuando era candidato del Partido Comunista (PC) en las elecciones presidenciales de 1970?

Durante sus pocos meses de campaña, cada vez más gente acudía a sus mítines. Pablo Neruda, que nunca pensó que seguiría en carrera hasta las elecciones, está “fascinado y aterrorizado”4por el giro que está tomando su candidatura, que es sólo un subterfugio que permite al PC presionar al resto de la izquierda para obtener un candidato común. A falta de acuerdo, el PC amenaza con permanecer en carrera. Pablo Neruda finalmente retiró su candidatura para unir fuerzas con su amigo, el socialista Salvador Allende. Para que la izquierda, unida en la coalición de la Unidad Popular, gane estas elecciones por primera vez en la historia del país. El poeta trabaja “con afán5 » con “Chicho” Allende, a quien ya apoyó durante sus tres campañas presidenciales anteriores. Juntos, esta vez, recorren unos 4.000 kilómetros de norte a sur para encontrarse con los pueblos olvidados del país. 

Y esta alianza de izquierda funcionó: Salvador Allende ganó las elecciones presidenciales en las urnas el 4 de septiembre de 1970 con el 36,2% de los votos. Una victoria ratificada por el Congreso el 24 de octubre de 19706por 153 votos, frente a Jorge Alessandri, el candidato de derecha que obtuvo 35 votos y 7 abstenciones. “La candidatura de Pablo Neruda jugó un papel capital en la elección de Salvador Allende”, señala el historiador Pablo Seguel. 

Augusto Pinochet se alarmó en 1970 por la llegada al poder de Salvador Allende. La noche de la victoria electoral del candidato socialista, él estaba al frente de la VI división del ejército con base en Iquique, en el norte del país, y dijo a los oficiales en el cuartel general: «El pueblo de Chile no No sé el camino que está tomando. Ha sido engañado y parece no darse cuenta de adónde nos llevará el marxismo-leninismo. Estimados oficiales, creo que Chile eventualmente se convertirá en un satélite de la Rusia soviética. […] Mi carrera está entrando en sus últimos días. El problema de salvar a Chile estará en sus manos. Que Dios ayude al destino de nuestra patria. »7

Ya en 1972, Augusto Pinochet consideró planear un golpe de Estado. A principios de año, el nuevo jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas encargó al jefe de la dirección de inteligencia un informe sobre la «seguridad nacional» del país y, a partir de abril, inició «un análisis de las conclusiones8 » de este documento, “con las personas de mayor confianza” de su entorno.

El 11 de septiembre de 1973, durante el bombardeo del palacio presidencial ordenado por Augusto Pinochet, entonces comandante en jefe del ejército, Salvador Allende tuvo que elegir entre rendirse o morir. Elige la segunda opción pegándose un tiro en el mentón.9

Acostado en la cama de una habitación ubicada en el cuarto piso de una reconocida clínica privada en Santiago de Chile, ¿se sintió seguro Pablo Neruda el 23 de septiembre de 1973? El inmenso escritor, autor de los populares Veinte poemas de amor y una canción desesperada , es ante todo, a los ojos de la junta militar, uno de los primeros activistas comunistas y un ex senador que experimentó la clandestinidad y el exilio en los años 1940.

Para Pablo Neruda, los problemas comenzaron tres días después del golpe de Estado, el 14 de septiembre de 1973. La casa que compartía con su esposa fue registrada por una armada de soldados. En su autobiografía Mi vida junto a Pablo Neruda10, publicado póstumamente en 1986, la viuda del poeta, Matilde Urrutia, recuerda a estos soldados mirando todo lo que había en la casa con gran curiosidad, sin atreverse a tocar nada. Como si, a pesar de todo, sintieran una especie de respeto por el premio Nobel de Literatura de 1971. De repente, uno de los militares golpea muy fuerte el suelo con su bota: “¿Tiene tu casa pasajes subterráneos? «. Matilde se queda atónita. ¿Se imagina que los comunistas armados escondidos bajo el suelo se preparan para atacarlos y matarlos a sangre fría?

El ejército chileno había difundido la idea de que el gobierno de Salvador Allende estaba distribuyendo armas a activistas de izquierda para matar masivamente a soldados, opositores y periodistas. Algunos militares y gran parte de la población creyeron firmemente en esta idea descabellada, que incluso acaparó varios titulares de prensa. Su nombre: Plan Z, uno de los mitos fundacionales de la dictadura para justificar la toma del poder a sangre y fuego. La teoría del Plan Z se puede resumir en “ellos o nosotros”. Y para convencer mejor a la opinión pública, el propio Augusto Pinochet declaró durante una entrevista en 1973 que podía “asegurar” que este plan había sido “elaborado por extranjeros experimentados en la materia”.

En la década de 1970, en plena Guerra Fría, las guerrillas urbanas se extendieron por América Latina, como los Montoneros en Argentina o los Tupamaros en Uruguay. El radical de izquierda Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros (MLN-T) utiliza la lucha armada para desestabilizar el poder. Los intelectuales y jóvenes trabajadores del grupo cometen secuestros, robos a bancos donde redistribuyen el botín, sabotajes… Qué podría ser más sencillo que hacer creer a la población chilena que a ellos les espera el mismo peligro. Federico Willoughby, primer portavoz de la junta militar, reconoció en 2003 que el Plan Z era, nada más y nada menos, un “arma de guerra psicológica”.11 » inventado desde cero.

En este contexto, Pablo Neruda está febril y afiebrado, como si hubiera recibido como puñales la sucesión de malas noticias desde el golpe de Estado. El 18 de septiembre es el feriado nacional en Chile. Con el regreso de los días soleados, los chilenos acostumbran reunirse alrededor de asados y bailar la cueca (baile tradicional) en grandes salones llamados fondas, decorados con globos y banderines azules, blancos y rojos, los colores de la bandera chilena. Pero este dieciocho -el 18 como dicen en Chile- tiene el sabor amargo de los días de luto. Matilde explica en sus Memorias que se resignó a llamar al médico de su marido, Roberto Vargas Salazar. Promete enviarle una ambulancia al día siguiente para trasladar a Pablo a una clínica y ponerlo a salvo. No más visitas improvisadas del ejército. 

Ella es la primera en oírle llegar. Preocupada, Matilde abre la puerta y ve la ambulancia en el camino de tierra que conduce a la casa. Panda, el chow-chow de la pareja, la había olfateado. Manuel, el conductor, ocupa su lugar en su coche mientras Pablo sube a la ambulancia. Panda se cuela ingeniosamente antes de acurrucarse en un rincón. Ya el día anterior, el chowchow del abrigo de zorro no había querido salir de la habitación de Pablo. Se acostó, con la cabeza entre las patas, suplicando con sus ojos brillantes a Matilde que le dejara pasar la noche junto a su amo. La última noche. 

Entre los 115 kilómetros que separan la casa de Neruda de la clínica, la ambulancia y el coche de Manuel son revisados varias veces. Existen numerosos controles policiales, como en la salida de Melipilla.

Melipilla es un pueblo bordeado de campos y la sierra costera a lo lejos. Pasé mi primer fin de semana en Chile con un querido amigo en 2010, cuando recién me había mudado al país. Como en la mayoría de pueblos de Chile, Melipilla tiene su iglesia y su Plaza de Armas – plaza de Armas , con su quiosco que vende revistas, tarjetas SIM y chicles… La madre de mi amigo vive en una de las tantas casas modestas de una sola planta. en la ciudad. Recuerdo que me llamó la atención el retrato del general Pinochet colocado sobre una mesa de café en su sala de estar. Mucha gente extraña a este «presidente que construyó casas y puso orden12 », me asegura.

La policía les pregunta sus papeles, de dónde vienen y adónde van. Matilde toma la mano de Pablo, acostado en la ambulancia, cuando las autoridades le dicen que baje. Ella no puede creerlo. ¿Cómo pueden decirme esto? ¿No ven que Pablo está enfermo y que necesita mis fuerzas? Ningún sonido sale de su boca. Sin embargo, ella cumple. Una vez finalizada la inspección policial, al volver a subir al vehículo, ve lágrimas.13, redonda como canicas, a los ojos de su marido. Matilde no tiene tiempo para perderse en sus pensamientos, el espectáculo policial intenta detener a Manuel Araya, parado frente a su auto, con las manos en la nuca.14. Gracias a la intervención verbal de Neruda, éste queda libre. Esta vez. El viaje duró más de cinco horas, tres veces el tiempo habitual. 

El jueves 20 de septiembre de 1973, Neruda estaba muy agitado. Rechazó la invitación de Gonzalo Martínez Corbalá, embajador de México en Chile, para visitar la Ciudad de México. Matilde cree que quedarse en medio de este furor no es buena idea. Entonces, para convencer a su marido, muy apegado a Chile, de que se fuera, ella le confió que su casa en Santiago había sido saqueada, parcialmente destruida y que incluso podría resultar difícil encontrar el medicamento para tratar su cáncer de próstata. Pablo lo escucha, al principio dubitativo, y se resigna. “Volveré en cualquier caso. […] Este es nuestro país y este es mi lugar.15 » Pero antes de irse, Pablo Neruda quiere que Matilde se lleve algunos libros que le interesan. Con Manuel Araya regresa a casa, dejando a Pablo solo en la clínica.

Pablo Neruda hizo construir una casa frente a las poderosas olas del Océano Pacífico, en Isla Negra, un lugar a hora y media en auto desde la capital. Desde lo alto de las rocas, la residencia, poblada de mascarones de proa, domina la vista. Una de ellas, ataviada con un vestido negro azabache que contrasta con su piel lechosa y su larga melena rubia veneciana, está junto a un sinfín de extravagantes conchas planas, redondas y nacaradas que transforman las estanterías de la biblioteca en fondos marinos. 

22 de septiembre de 197316Mientras está ocupada preparando el equipaje en el primer piso, Matilde se entera de que Pablo acaba de llamar a la posada vecina de Santa Elena: la casa no tiene teléfono. «Vuelve inmediatamente, no puedo decirte más». » Dos frases que hacen estremecer a Matilde. Asustada ante la idea de que Pablo pueda ser detenido por la policía en la clínica, coge un último libro y cierra las maletas sin más demora. Manuel Araya los coloca sin contemplaciones en el maletero de su Fiat 125 blanco, mientras Matilde entra corriendo por el lado del pasajero. » Apresúrate ! ¡Necesitamos llegar allí lo más rápido posible! », repite frenéticamente a lo largo del camino que le parece interminable. “No sé cómo logramos no suicidarnos”, recordó más tarde. 

Tan pronto como el coche se acerca a la clínica, se aleja a toda velocidad, dejando al conductor aparcar. Corre, sube los tres pisos que la separan de Pablo y finalmente empuja la puerta de la habitación 406. Él está ahí, en su cama. Pablo no fue arrestado. Ella se sienta a su lado, repentinamente agotada por esta descarga de adrenalina, y le toma la mano. 

Pablo está agitado. Parece conmovido por algo, como si acabara de ver un fantasma. «¡Es increíble que no sepas nada!» ¡Matan gente, desmembran cadáveres! » Pablo habló con amigos. Le dijeron lo que ella se esfuerza por mantener en silencio. Tiene la garganta seca, no dice nada. Ella los culpa. Pablo ahora sabe que Víctor Jara está muerto. Ella también lo sabe. Al lado de la clínica, incluso vio cadáveres a la deriva en el río Mapocho. Los soldados ejecutaron a los opositores a orillas del río y arrojaron allí los cuerpos para deshacerse de ellos. Se convirtió en un hábito. El río que nace en las estribaciones de la Cordillera de los Andes arrastra decenas de muertos que intentan devolverlo al borde con palos. Pablo le había dedicado un poema a este río en 1950. Si supiera, pensó Matilde. 

Pablo de repente quita sus manos de las de ella. Toma su pijama con ambas manos y se lo pone, gritando fuerte: “¡Los están fusilando a todos!”. ¡Les disparan a todos! «. Desesperada, Matilde toca frenéticamente el timbre al lado de la cama. Llega una enfermera y, al ver que Pablo está fuera de sí, le inyecta un sedante. Él se queda dormido, Matilde recupera el sentido. Piensa en Manuel Araya. Dónde está ? Tuvo que estacionar el auto y unirse a ellos. No lo ha visto desde que se bajó del auto que los llevó rápidamente a la clínica Santa María el 22 de septiembre.

La tarde siguiente, domingo 23 de septiembre, Pablo sigue durmiendo. Cuando comienza a moverse, Matilde cree haber salido finalmente del letargo del sueño inducido por la droga del día anterior. Un temblor recorre todo su cuerpo, alcanzando su rostro y luego su cabeza, que a su vez está en convulsiones. Matilde se acerca. Pablo no se despierta. Acaba de morir. Los médicos escriben en el certificado de defunción que Pablo Neruda murió de cáncer de próstata, metástasis del cáncer y caquexia, un estado de debilitamiento extremo acompañado de desnutrición. Antes del golpe, Matilde había encontrado a su marido “lleno de vida y entusiasmo”. Recuerda que este médico le aseguró que Pablo se defendía maravillosamente contra su cáncer. Ella no entiende lo que acaba de pasar. 

Manuel Araya es el otro testigo principal de los últimos días de Pablo Neruda. Al igual que Matilde, recuerda muy bien el registro militar del 14 de septiembre en la casa de Isla Negra, seguido ese mismo día de la llegada de una tropa de la marina, precisa. El miércoles 19 de septiembre, Pablo Neruda partió hacia la clínica Santa María “no para tratar su cáncer -estaba muy bien- sino por su seguridad”. Manuel insiste en la buena salud del escritor; un mes antes de su muerte, en agosto de 1973, viajaba diariamente a San Antonio, Algarrobo, El Quisco y Mirasol, balnearios cercanos a su casa. 

Recuerda que Pablo quería recoger algunas cosas de la casa de Isla Negra antes de partir hacia México, que se acercaba rápidamente. Pero mientras Matilde afirma haber regresado a la clínica el 22 de septiembre, Manuel informa haber “hecho el viaje de regreso a Isla Negra con Matilde el 23 de septiembre”. Sin embargo, al igual que Matilde, lo cierto es que Pablo Neruda expresó el deseo de recuperar sus efectos personales el día anterior, el 22 de septiembre. Según Manuel, partieron por la mañana, después de desayunar con Pablo Neruda en la clínica. La habitación 406 consta de una cama, un aseo y un baño. Le precede otra estancia decorada con una mesa y algunas sillas que sirve a la vez de recibidor y comedor. Manuel Araya había empezado a dormir en una silla para garantizar la seguridad del poeta, me dijo. Salvo que este domingo 23 de septiembre -según su versión- ni Matilde ni él están en la clínica. Nadie vigilando las idas y venidas de la habitación 406. Ese día, alrededor de las 16, el Hotel Santa Elena, al lado de la casa de Neruda, les informó que Pablo acababa de llamar. Les pide que regresen inmediatamente. “Pablo Neruda dijo que lo despertó un médico y le puso una inyección en el estómago”, dice Manuel. Les avisa que Pablo acaba de llamar. Les pide que regresen inmediatamente. “Pablo Neruda dijo que lo despertó un médico y le puso una inyección en el estómago”, dice Manuel. Les avisa que Pablo acaba de llamar. Les pide que regresen inmediatamente. “Pablo Neruda dijo que lo despertó un médico y le puso una inyección en el estómago”, dice Manuel.

Alrededor de las 18, Matilde y Manuel regresaron a la clínica. Matilde sale rápidamente para unirse a Pablo mientras el conductor entrega las maletas al embajador de México en Chile. Luego afirma haber subido, a su vez, a la habitación 406. 

—¿Qué pasa, don Pablo?

— Me inyectaron algo, me arde por dentro.

Manuel dice tomar una toalla que moja en el baño antes de aplicarla en el estómago de Neruda para bajarle la fiebre. A la altura del estómago, alrededor de la picadura, recuerda Manuel, vemos una mancha roja, del tamaño de una moneda de 5 pesos.17. Mientras tanto, entra un médico. Es joven, rubio con ojos azules y tiene bigote. Insta a Manuel a que vaya a comprar un remedio que Neruda suele tomar durante sus “ataques de gota”, esos brotes inflamatorios de las articulaciones que frecuentemente lo abruman. 

Manuel mira al médico y al principio se niega. “No estoy de acuerdo, esta clínica es muy cara, te toca a ti proporcionar los medicamentos. » El médico logra convencerlo. De todos modos, Manuel es devoto de su jefe, a quien aún hoy llama Don Pablo o Pablito. Y se toma muy en serio su misión.

El médico le dice a Manuel dónde se encuentra la farmacia con este medicamento. Lo único que tiene que hacer es dirigirse hacia dos arterias cercanas a la clínica: las avenidas Independencia y Vivaceta. 

Sin pensarlo dos veces, Manuel, de mal humor, sale de la habitación. Entonces son las 18.50 horas, según su relato. En su Fiat 125 recorre cuatro kilómetros al oeste de Santiago. La farmacia ya no puede estar lejos, se dijo. La petición del médico le pareció extraña. Lo que sea. Conocer a Matilde al lado de Pablo le tranquiliza. 

Su serenidad se derrumba cuando dos coches le interceptan18en la esquina de las calles Balmaceda y Vivaceta. Todo sucede muy rápido. Unos hombres vestidos de civil le ordenaron que se bajara del coche, los golpes llovieron sin explicación alguna: la brutalidad de la policía sorprendió a todos desde el primer día de la represión. Estos hombres lo llevan a la comisaría más cercana, donde Manuel pasará unas horas, entre interrogatorios y violencia física. 

Mientras Pablo Neruda vive sus últimos momentos, Manuel no entiende lo que le pasa, o mejor dicho, sólo entiende muy bien el propósito de su arresto. Activista comunista desde los 14 años y conductor de Pablo Neruda, es un “parásito” del nuevo régimen vigente. 

A las 22.30 horas, Pablo Neruda da su último suspiro. Alrededor de la medianoche Manuel se unió al Estadio Nacional y a sus miles de hombres y mujeres sospechosos de amenazar el nuevo orden establecido. Allí lo torturan y lo interrogan nuevamente. “¿Quién suele ver a Pablo Neruda? ¿Qué hace el poeta con sus amigos? ¿Hay armas en su casa? » Sólo casi una semana después de su detención, Manuel se enteró de la muerte de Pablo Neruda a través del cardenal Raúl Silva Henríquez, quien había venido a brindar apoyo a los detenidos. Desde ese día, una convicción nunca abandonó a Manuel: Pablo Neruda fue asesinado.

Estuvo alrededor de treinta días en el Estadio Nacional, antes de ser expulsado en plena noche, a la una de la madrugada, me dijo. Pesaba entonces 33 kilos y apenas podía mantenerse en pie. El colmo de la perversión: el toque de queda se extiende hasta las 6 de la mañana. Cualquiera que camine por la calle recibe un disparo (o tiene muchas posibilidades de que lo hagan) o es arrestado. Manuel debe su salvación a los militares que lo escondieron en la entrada del estadio hasta el final del toque de queda. Conocían a su padre, de ahí este raro gesto de humanidad, me confió. 

Durante los doce días transcurridos entre el golpe de Estado de Augusto Pinochet y la muerte de Pablo Neruda, se detuvo a periodistas y se quemaron libros. Cuarenta años después de la quema de libros en la Alemania nazi, las obras de Karl Marx vuelven a ser consumidas por las llamas de un régimen que aborrece el socialismo y el marxismo. Otro continente, otro hemisferio, la misma historia, siempre. 

La tarde del 23 de septiembre de 1973, los militares se encontraban ocupados muy cerca de la clínica Santa María donde se encontraba Pablo Neruda. Se apoderaron de las torres residenciales de San Borja, un cubo de hormigón sobre el que crecían una veintena de rectángulos verticales grises. En este Mes de la Patria, ninguna bandera chilena ilumina el alféizar de una ventana. Los edificios son desesperadamente grises. Postal monocromática. En el centro de la ciudad y a plena luz del día, los soldados entran metódicamente en los apartamentos. Uno por uno, buscan en las bibliotecas, hojean las revistas. Su misión: encontrar y quemar todos los libros “subversivos”; deben “extirpar el cáncer marxista”.19 «. Tienen trabajo, cada torre tiene unos veinte pisos. Los soldados están tan orgullosos de cumplir con su deber que se dejan filmar por la prensa internacional y responden a las preguntas de los periodistas, antes de ser reprendidos por su superior. Un soldado se enorgullece así de quemar libros de Lenin, Fidel Castro -primer ministro cubano durante catorce años en aquella época-, «Che» Guevara -uno de los padres de la revolución cubana fallecido casi seis años antes… En un vídeo de archivo, También veo la portada medio quemada de un libro sobre la Comuna de París.

¿Ese día les ordenaron quemar las obras de Pablo Neruda? El poeta es inquietante, eso seguro. El comunismo fue prohibido por el Decreto-Ley Número 77 del 8 de octubre de 1973.20. Y a partir del 11 de septiembre, día del golpe.21, el primer decreto-ley de la junta acusa a esta “ideología dogmática” de hundir a Chile en “un proceso de destrucción sistemática y completa de los elementos constitutivos de su ser”.

Bajo Pinochet, aunque no se emitió ningún decreto para prohibir los libros de Pablo Neruda, sus escritos políticos como Incitación al nixonicidio y Elogio de la revolución chilena – en referencia al presidente estadounidense Richard Nixon – fueron censurados de facto desde los primeros años de la dictadura.

La prensa también fue rápidamente amordazada. El 11 de septiembre todos los medios de comunicación partidarios de la Unidad Popular debieron suspender sus actividades.22. Es el caso de Radio Magallanes que transmitió en vivo el último discurso de Salvador Allende el 11 de septiembre, pero también de los diarios El Siglo , Clarín , Puro Chile , Las Noticias de Última Hora , Punto Final y el mensual El Rebelde . Este último, órgano oficial del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), siguió apareciendo clandestinamente23. Sólo dos diarios de derecha, La Tercera de la Hora (actualmente La Tercera ) y El Mercurio , salvaron el pellejo. Todavía existen hoy. 

Profundizo en archivos de periódicos chilenos y extranjeros de la época para analizar los relatos de la muerte de Neruda, encontrar una pista, una pista y destapar posibles contradicciones. En aquel momento nadie dudaba de las circunstancias de la muerte de Neruda, al menos no públicamente. La tesis oficial del poeta consumido por su cáncer de próstata conmueve a Chile sin causar sensación. De todos modos, ¿cómo se puede obtener información en un país sin medios de prensa independientes y de oposición en los años 1970? 

La muerte de Pablo Neruda no levanta sospechas pero es objeto de distintas historias. El 25 de septiembre de 1973, Marcel Niedergang, corresponsal en Chile del diario francés Le Monde , escribió que Pablo Neruda «sufría cáncer de próstata». Él “sabía bien que estaba condenado a muerte por este mal inexorable24 «. “Durante sus últimas semanas en París” –Neruda fue embajador de Chile en Francia de 1971 a 1972– “ya se movía con dificultad, estirando su pierna derecha rígida”. Pablo Neruda padecía flebitis.

Pienso en esta entrevista a Augusto Pinochet concedida a Radio Télévision Luxemburgo (RTL) el 16 de septiembre de 1973, siete días antes de la muerte del poeta, y de la que se hizo eco Le Monde . Corren rumores sobre Pablo Neruda. Dónde está ? ¿Fue arrestado? El general golpista cuya familia es “originaria de Francia”25 », pretende ser tranquilizador: “Pablo Neruda no está muerto, está libre. Se mueve con libertad como cualquier persona que, como él, es muy anciana y enferma. No matamos a nadie. Y si muere, será de muerte natural. » En retrospectiva, todo en esta afirmación parece extraño.

El New York Times escribe, de la pluma de Steven R. Weisman, una versión completamente diferente: Neruda murió de “un paro cardíaco según sus médicos”.26. ¿Quiénes son estos médicos que diagnosticaron un paro cardíaco? Encontré a este periodista. Esa noche estaba trabajando en Nueva York y tuvo que publicar rápidamente un obituario del poeta. Pero ya no sabe de dónde provino la información sobre el paro cardíaco mencionada por los médicos. 

Continúo mi investigación. El diario chileno El Mercurio también habla de un paro cardíaco. El artículo del 24 de septiembre de 1973, sin firmar, añade un detalle que pasó desapercibido en su momento: Pablo Neruda murió tras recibir “una inyección”. No puedo creerlo. Instantáneamente hago la conexión con las versiones de Manuel y Matilde, las cuales evocan una inyección. Matilde llama a una enfermera cuando Pablo Neruda comienza a ponerse el pijama y grita “¡los están fusilando a todos!” », Manuel recuerda una llamada telefónica de Neruda mencionando una inyección en el estómago. 
El Mercuriotoma elementos del certificado de defunción y explica “que la enfermedad que padecía el literato era cáncer de próstata generalizado. Esto significa que el tumor maligno alojado en la próstata ha hecho metástasis o se ha ramificado, lo que en medicina se llama cáncer terminal”. El artículo de este periódico de derecha, que apoyó el golpe de Estado de Pinochet, lanza sin saberlo otra bomba: «Un sedante» provocó «una caída repentina de la presión arterial (hipotensión)». Aquí estamos en el meollo de la cuestión. Paro cardíaco, bajada de tensión, inyección, sedante… ¿De qué murió Pablo Neruda? ¿Qué pasó en la habitación 406 de la Clínica Santa María el 23 de septiembre de 1973?

FUENTES

1.  Este texto es el primer capítulo del libro de Laurie Fachaux-Cygan, Room 406. The Pablo Neruda Affair , Les éditionsde l’atelier, 2023. Todas las fotos están tomadas del mismo. Agradecemos al autor y al editor su amable permiso.

2.  Según una estimación de la Cruz Roja Internacional citada en el informe Rettig.

3.  Informe Rettig de la Comisión Nacional de la Verdad y la Reconciliación, 1991.

4.  Pablo Neruda, admito que viví, traducción de Claude Couffon, París, Gallimard, coll. “De todo el mundo”, 1975, p. 430.

5.  “  afanosamente  ” en español, VolodiaTeitelboim,  Neruda , Santiago, Sudamericana, coll. “Biografía”, 1996, pág. 442. “Con impaciencia” en francés publicado por L’Harmattan, p. 405.

6.  Según la Constitución vigente en 1970, si ningún candidato obtiene la mayoría absoluta en las urnas, el Congreso debe ratificar la victoria del candidato que haya obtenido el mayor número de votos. Los funcionarios electos tienen la posibilidad de votar, mediante votación secreta, por uno de los dos candidatos que hayan obtenido el mayor número de votos en las urnas. El 24 de octubre de 1970 la victoria de Salvador Allende fue ratificada por 153 votos, según una publicación oficial del Congreso chileno.

7.  Augusto Pinochet Ugarte,  El día decisivo – el 11 de septiembre de 1973 , (El día decisivo – 11 de septiembre de 1973), publicado por el Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, Biblioteca de Oficiales, 1982, sin traducir.

8.  Ibídem.

9.  Sentencia de la Corte Suprema de Chile, 6 de enero de 2014.

10. Matilde Urrutia,  Mi vida junto a Pablo Neruda (Mi vida junto a Pablo Neruda) , Barcelona, Seix Barral, coll. “Les Trois Mondes”, 1986, no traducido al francés.

11. “Maniobra de guerra psicológica” en  Chile: 30 años de silencio , Wilfried Huismann y Raúl Sohr, ARTE GEIE/WDR/Huismann, 2003.

12.  En realidad, durante la dictadura de Pinochet, el Estado brindaba asistencia financiera a las familias que deseaban adquirir viviendas construidas por un promotor inmobiliario privado.

13. Según la autobiografía de Matilde Urrutia  Mi vida junto a Pablo Neruda, op. cit.

14. Entrevista a Manuel Araya en septiembre de 2022.

15. Según la autobiografía de Matilde Urrutia  Mi vida junto a Pablo Neruda, op. cit.

16. Ibídem.

17. Entrevista a Manuel Araya el 20 de octubre de 2017.

18. Ibídem .

19. Expresión utilizada por el General Gustavo Leigh, Comandante en Jefe de la Fuerza Aérea y miembro de la junta militar, citada en el Informe Valech de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura.

20. Extracto del Decreto-Ley No. 77 del 8 de octubre de 1973: “La doctrina marxista, así como su concepción del hombre y de la sociedad, lesionan la dignidad del ser humano, y socavan los valores libertarios y cristianos que forman parte de ella”. de tradición nacional. »

21. Golpe de Estado.

22. Extracto del primer decreto-ley de la junta militar del 11 de septiembre de 1973: “La prensa, las radios y los canales de televisión que apoyan a la Unidad Popular deben suspender sus actividades informativas a partir de este momento. De lo contrario, recibirán castigo por aire y tierra”.

23. Robinson Silva Hidalgo,  El relato de la prensa mirista colgante la dictadura cívico-militar , 1973-1989 (Los relatos de la prensa “mirista” (vinculada al MIR) durante la dictadura cívico-militar).

24.  https://www.lemonde.fr/archives/article/1973/09/25/la-mort-de-pablo-neruda_2565381_1819218.html .

25.  https://www.lemonde.fr/archives/article/1973/09/18/je-ne-flechirai-pas-dans-l-application-de-la-loi-martiale-declare-le-general-pinochet_2564240_1819218. HTML

26.  «Murió de un colapso cardíaco, dijeron sus médicos», New York Times , 23 de septiembre de 1973.