Motor Pymes

Por Ariel Aguilar

Paro Pyme, un mensaje para el Gobierno

(Por Ariel Aguilar (Especial para Motor Económico)) El paro del 25 de junio será recordado como un día histórico. La huelga más importante, seguramente, de los últimos 15 años. A diferencia de otros paros importantes que lograron unificar el reclamo de diferentes expresiones del sindicalismo argentino, en este caso también se sumaron las pequeñas y medianas empresas. Más de un 70 por ciento de Pymes que decidieron no levantar las persianas de las industrias y un alto porcentaje del comercio que también adhirió a la medida.

Cabe preguntarse qué sucedió para que los empresarios pymes, los que generan el 80 por ciento del empleo, decidieran plegarse a la medida. Claramente los sectores productivos queremos enviarle un mensaje al Gobierno. No es posible seguir adelante con este proyecto político y económico que excluye a la producción y al trabajo. Y decimos que es un proyecto porque aquí no hay errores. Desde el primer día que asumió el Gobierno eligió un camino de devaluación, enfriar el consumo, apertura indiscriminada de las importaciones, aumento de todas las tarifas, establecer tasas de interés que hacen inviable cualquier proyecto productivo, eliminó todos los programas de incentivo para Pymes que existían en el Ministerio de Industria entre muchas medidas que fueron un golpe para todo el entramado productivo argentino.

Lo más grave es que el Gobierno a partir, o como justificación, del acuerdo con el FMI, ha determinado profundizar este modelo que ya generó el cierre de más de 7mil pymes, 10 mil comercios y la pérdida de 75 mil empleos solo del sector industrial.

No se llega a este momento por casualidad. Durante estos dos años muchas entidades Pymes hemos confluido con los sindicatos en diferentes reclamos que desde el principio cuestionaban la política económica del actual Gobierno. Prueba de ello fue la contundente movilización del 7 de Marzo del 2017 donde por primera vez más de 500 empresarios de todos los sectores se movilizaron junto a los trabajadores en reclamo de un cambio de rumbo, o la adhesión al paro de abril del mismo año. Fue activa también la participación de las Pymes en la pelea por los tarifazos participando en las multisectoriales de toda la Argentina y en la movilización en contra de la reforma previsional que no sólo era injusta en términos sociales, sino que significó una pérdida de 100 mil millones de pesos del consumo del mercado interno.

El Gobierno ha logrado algo que hasta hace unos años parecía impensable que es la unidad de los trabajadores y las Pymes en defensa de la producción y el trabajo argentino. Muchos empresarios empiezan a comprender que el destino de sus fábricas está definitivamente ligado a la suerte de sus trabajadores y a la discusión de redistribución del ingreso como motor de crecimiento colectivo. Lamentablemente es un hecho político que no supimos construir cuando las fábricas estaban en casi plena producción. De haberlo hecho antes ningún trabajador o empresario Pyme hubieran elegido un proyecto político que no los incluyese. La buena noticia es que empezamos a hacerlo y el paro de ayer fue una señal contundente que afianza el camino que comenzamos hace casi 30 meses.

Quienes somos dirigentes, además de empresarios, tenemos la responsabilidad de continuar esta etapa para lograr una Argentina justa, libre y soberana y eso no lo podemos lograr si no tenemos soberanía productiva, para ello es fundamental consolidar desde la participación política esta alianza con los trabajadores que debe durar en el tiempo, mucho más allá de los gobiernos de turno.

El mensaje al Gobierno es claro, las pymes que hoy apagaron sus máquinas lo hicieron para volver a encenderlas en una Argentina productiva que nos incluya a todos.

  • Dirigente Pyme. Integrante de la Agrupación Gelbard

···