Motor Pymes

Por Ariel Aguilar

Mercosur –Unión Europea, ¿Una inserción inteligente?

(Por Ariel Aguilar (Especial para Motor Económico)) En el día de ayer fueron convocadas a la Cancillería diferentes cámaras empresarias para ser informadas del estado de las negociaciones Mercosur –Unión Europea.

La próxima semana se llevarán a cabo en Brasilia, una serie de encuentros en busca de acelerar el proceso de integración donde se realizarán rondas de trabajo entre jefes negociadores de ambos bloques y reuniones con el sector privado de los países del Mercosur.

Si bien Europa todavía no ha presentado ninguna propuesta, nuestro país parece empecinado en cerrar cuanto antes una negociación y la preocupación de muchas de las cámaras industriales que componen la Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA) radica en que durante el año 2016 fueron convocadas por el secretario de Comercio, Miguel Braun para consultar acerca de las posiciones arancelarias en que se podía negociar rebajar los derechos de importación. Es importante aclarar que bajar los derechos de importación significa que los productos importados desde Europa puedan entrar mucho más fácil a nuestro país. En un contexto mundial donde los países inteligentes protegen sus industrias y sus mercados internos, a quienes formamos parte de CGERA, nos parece como mínimo ingenua la posición del Gobierno de rebajar aranceles industriales para poder exportar más productos primarios o servicios de tecnología.

La postura de las cámaras industriales, en su mayoría, fue la de no disminuir los aranceles de importación en los bienes finales que aquí se fabrican. Sin embargo, en lo que va del año, no hemos vuelto a tener noticias sobre el tema mientras que el Gobierno avanza en esta negociación sin que la Unión Europea haya hecho ninguna propuesta concreta.

La preocupación está centrada en la decisión de firmar este acuerdo como una forma de “insertarnos inteligentemente en el mundo”. Si la decisión inteligente es rebajar los aranceles de productos industriales para poder exportar más productos primarios, los industriales pymes consideramos que no sólo no es inteligente, sino que además es suicida porque significa entregar toda posibilidad de desarrollo. Los países inteligentes protegen sus industrias y sus mercados internos y bajar aranceles industriales significa abrir ingenuamente la puerta a la entrada de bienes terminados en un mundo al que le sobra producción. La realidad es que para salvar nuestras industrias dependemos más de la decisión europea de no bajar los subsidios agrícolas, que de la decisión de nuestro gobierno que quiere firmar el acuerdo a cualquier precio. Aun resignando nuestras industrias.

Los países que apuestan al desarrollo protegen sus industrias sobre todo en un mundo que está más vendedor que comprador. Ser inteligentes es apostar a tratados bilaterales con países donde nuestras economías puedan ser complementarias. Los tratados de libre comercio que quiere firmar nuestro país, claramente nos llevan a un destino de exclusión y subdesarrollo.

  • Dirigente de CGERA. Agrupación Gelbard @arielferaguilar

···