Motor Pymes

Por Ariel Aguilar

La unidad como construcción política también en los sectores productivos

(Por Ariel Aguilar (Especial para Motor Económico) Mucho se habla por estos días de la necesidad de lograr la unidad en diferentes sectores sociales o políticos. La construcción de esa unión es reclamada por una gran parte de la sociedad que todos los días ve perder parte de los derechos que supo tener durante estos años. Esta discusión se da de manera coincidente en muchos espacios luego de más de dos años de políticas que fueron en contra de la producción, el trabajo y la redistribución del ingreso. Todas las medidas adoptadas tienen por objetivo generar una transferencia de recursos de la mayoría de la sociedad hacia los sectores concentrados de la economía de nuestro país.

La pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores, la caída del consumo, la suba de importaciones o el aumento de todas las tarifas no son un efecto no deseado de las decisiones políticas adoptadas, es la estrategia del proyecto que los grandes grupos económicos le exigen a sus representantes en el Gobierno para ganar competitividad reduciendo los salarios. De seguir profundizándose esta caída del mercado, se seguirán cerrando fabricas que se sumaran a las más de 6 mil cerradas durante estos dos años. El cierre de fábricas o la reducción de personal de muchas empresas va a generar el índice de desempleo que necesitan las grandes empresas para tener mano de obra barata y ganar competitividad ajustando salarios.

La triple reforma laboral, tributaria y previsional son la más clara demostración de la profundización del actual proyecto de país.

La unidad

Como decíamos más arriba una gran parte de nuestro pueblo considera que hay que unirse para enfrentar este modelo de país. Sin embargo, lo primero que debemos plantearnos es de qúe hablamos cuando hablamos de unidad. No podemos pensar esa unidad como un hecho abstracto o como una entelequia. La unidad debe ser una construcción. No se construye la unidad en la diversidad. Se construye a partir de las coincidencias del proyecto que queremos llevar adelante. Si solo nos reúne la oposición a determinadas políticas, si solo nos une el espanto, no tendrá destino esa unidad. Una muestra de ello fue la composición de La Alianza que se juntó para derrotar al neoliberalismo a fines de los 90 y que termino como uno de los fracasos más grandes de nuestra historia.

Desde comienzos de este año, tal vez por el rechazo que generó en muchos sectores sociales y políticos la reforma previsional impulsada por el gobierno a fin del año anterior, se comenzaron a dar pasos en pos de la construcción de una unidad en diferentes espacios. Muchos de ellos parecían irreconciliables hace menos de un año pero hoy parecen decididos a dar los pasos necesarios para trabajar en los puntos en común para, de cara a la sociedad, presentar un proyecto alternativo al modelo excluyente que hoy nos gobierna.

La reunión el último jueves 8 de febrero en la UMET (Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo) de diferentes sectores referenciados en el Peronismo fue una señal más que interesante en ese sentido. También fue muy importante la conformación de la Multisectorial que reúne a sindicatos de todos los sectores, organizaciones sociales y diferentes entidades Pymes, no solo para ser parte de la movilización del próximo 21 de febrero sino para hacer de este espacio un lugar de referencia a la hora de proponer un proyecto distinto a este modelo neoliberal.

Es un desafío muy importante para los sectores productivos, para empezar a tomar al empresariado nacional como un sujeto político capaz de involucrarse ser parte y proponer políticas que tengan a la producción y al trabajo como ejes de desarrollo y redistribución del ingreso. Los sectores pymes propusimos en el documento que se presentará en la movilización temas como, nuestra oposición a los Tratados de Libre Comercio que quiere firmar el gobierno, donde tenemos destino de ser proveedores de materias primas y temas que hacen a la administración del comercio exterior o al fortalecimiento del mercado interno.

Muchas de las entidades Pymes creemos que es el momento de trabajar en la construcción de esa unidad también en los sectores de la pequeña y mediana empresa. Quienes pagamos quincenas, corremos para cubrir el banco, hipotecamos nuestras casas, estamos asfixiados por las cuotas de AFIP o le tenemos que decir a un empleado que no hay trabajo sabemos de la necesidad de volver a tener una patria productiva.

Son muchos los puntos que tenemos en común respecto a la Argentina productiva que soñamos y es a partir de esas coincidencias que más que juntarnos, debemos buscar un paraguas que nos cobije a todos: un gran Encuentro Empresario Pyme. En ese sentido algunos de esos sectores empezamos a trabajar en la conformación de un programa de propuestas productivas de medidas que cualquier gobierno que apueste al desarrollo colectivo debería llevar adelante. No es un programa de quejas, debe ser un espacio de propuestas políticas.

Todos los sectores políticos, sociales, productivos tenemos la oportunidad de mostrarle a la sociedad que somos capaces de generar ese espacio de unidad. Pero si nos une el espanto en lugar de la construcción política de un proyecto alternativo esa unidad durará lo que dure la coyuntura electoral. Y nuestro pueblo ya vivió esa experiencia .Seguramente no querrá volver a repetirla.

  • Integrante de la Agrupacion Gelbard

@arielferaguilar

···