Motor Pymes

La Cámara de Indumentaria advirtió que las alzas en nafta, tasas y luz complicarán al sector

Un nuevo relevamiento realizado por la Cámara de la Indumentaria arroja que los aumentos en la nafta, en las tasas y en la luz, serán los principales factores que afectarán a la indumentaria. En abril se registró un aumento interanual de 43,8% en el valor de la nafta, principal determinante de los costos logísticos.

Por su parte, la tasa de interés con que se financian las pymes en cuenta corriente se ubicó en 35,7% anual, inflando así los costos financieros. Mientras tanto, la energía eléctrica se encareció 67,5% en la Ciudad de Buenos Aires durante el último año, según el Instituto Estadístico de la Ciudad.

Las ventas de indumentaria reflejan un comportamiento dispar según el canal de comercialización que se analice. El más importante, los comercios minoristas, registraron caídas en las ventas de 2,8% en marzo de 2018 comparado con marzo de 2017, según la CAME. El segundo canal, la venta de ropa en shoppings de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano Bonaerense, mostró una recuperación de 3,5% en febrero de 2018 respecto a igual mes de 2017, según el INDEC. En el mismo período, las ventas de indumentaria y productos textiles en supermercados de todo el país mostraron una suba de 15,1%.

La evolución futura del consumo de ropa dependerá de lo que ocurra con el poder adquisitivo de la población. La aceleración inflacionaria de los primeros meses del año llevó a una caída de 1,4% en los salarios reales de los trabajadores formales, según registró el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET). Así, el resultado de la carrera entre precios, tarifas y salarios será determinante.

En este contexto, los recientes aumentos de las tarifas de los servicios públicos parecen haber afectado a la confianza de los consumidores, que cayó 8,5% en abril, según la encuesta realizada por la Universidad Torcuato Di Tella. Con respecto a abril de 2017, la caída es aún mayor: 13,2%.

Los precios de las prendas de vestir tuvieron un aumento de 17,4% en marzo de 2018 respecto a mismo mes del año anterior, según el INDEC. Esta suba se posiciona un escalón por debajo del nivel general de inflación del 25,4%, según el propio INDEC.

La presión de costos se da en un escenario de crecimiento de la importación de prendas de vestir: durante el primer trimestre del año, la suba interanual fue de 12,6% en dólares y 25% en toneladas, según el INDEC. El precio promedio de las importaciones de ropa mostró una caída de 10%. El tipo de cambio real con China, principal origen de la ropa importada, mostró una suba de 16,1% en marzo de 2018 respecto al mismo mes de 2017, según el BCRA.

(*) Fuente: La Mañana de Neuquén

···