Medios y Tecnología

Por Dr. Juan Manuel Abud

¿Qué significó la puesta en marcha de la Central Nuclear Dr. Néstor Kirchner (ex Atucha II)?

(Por Juan Manuel Abud (Especial para Motor Económico)) Al momento de analizar el significado de la puesta en marcha de la central nuclear Néstor Kirchner (ex Atucha 2), es importante hacer un revisionismo histórico del sector eléctrico argentino en su conjunto, que nos permita apreciar el verdadero valor de una la Central Nuclear que se encuentra inyectando al sistema interconectado nacional sus 750 MW de potencia, contribuyendo, no solo a la diversificación de la matriz energética nacional, sino a una mayor independencia energética.

Adentrándonos en este revisionismo histórico , nos encontramos con un punto de partida que se focaliza en el año 1947, cuando el General Perón impulsó la creación de Agua y Energía Sociedad del Estado, basado en un concepto, no solo de abastecimiento de energía eléctrica, sino en un instrumento de desarrollo sustentable de las comunidades, dado que tuvo como principal objetivo el diseño y construcción de obras hidroeléctricas, y la creación el 31 de mayo de 1950 de la CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica). Ambas instituciones tenían como gran objetivo el desarrollo regional, la creación de empleo y la promoción de una base industrial con potencial exportador. Es decir, que afrontar y afianzar la construcción de las represas hidroeléctricas Néstor Kirchner y Gdor. Cepernik en la provincia de Santa Cruz, y las Centrales Nucleares Atucha II y Atucha III (proyectada para su inicio), no solo busca revertir la matriz energética nacional, sino también, entender que juegan un papel importante en la satisfacción de necesidades sociales. Ahora bien, puntualizando en el significado de la puesta en marcha de Ia Central Nuclear Dr. Néstor Kirchner (ex Atucha 2), nos encontramos frente a una lucha que simboliza un paso importantísimo en la continuidad de la recuperación de la “soberanía energética”. Soberanía energética que tanto el ex presidente Néstor Kirchner como la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner han consolidado, entendiendo que la energía es un recurso estratégico y esencial para el desarrollo de un país que se industrializa, produce y consume.

Dentro de este revisionismo histórico, se debe mencionar que Atucha II tuvo su piedra fundamental en el año 1982 y tanto en gobierno del Dr. Alfonsín, como en la década del 90 con las políticas neoliberales, basadas en la premisa de la exclusión social en beneficio de los grupos concentrados de poder, no tuvieron la decisión y visión estratégica en el área energética del desarrollo del sector nuclear, paralizándolo y provocando el despido masivo de los trabajadores y la pérdida de soberanía, tecnología y desarrollo nacional.

Al igual que el Gral. Perón, que en el año 1974 puso en funcionamiento la Central Nuclear Atucha 1 que inyecta al Sistema interconectado Nacional una potencia de 350 MW, y que también lleva su nombre; Néstor Kirchner, incorporó en sus ejes de gestión, que se debía retomar el desarrollo nuclear y fue por eso que lanzó en el año 2006 el plan de reactivación nuclear para terminar Atucha II, que había sido totalmente desarmada y se encontraba obsoleta. A partir de dicho plan, cuyos trabajos comenzaron en el año 2007, el Estado Nacional invirtió alrededor de 14 mil millones de pesos impulsando la fabricación de los componentes en el país y con un promedio de personal de trabajo de 6 mil personas. Se volvieron a convocar especialistas y se formó a gran cantidad de jóvenes profesionales, técnicos y soldadores nucleares, creando a su vez, una red de empresas nacionales de sector nuclear.

Es de destacar, que al realizarse el acto de la puesta en marcha de la Central Nuclear Atucha II, en febrero de 2015, llegando a una potencia de 745 MW, también se anunció el proyecto de construcción de la Central Nuclear Atucha III y del CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares), primer prototipo de reactor de potencia de diseño argentino de 25 megavatios, hoy dados de baja por el modelo económico de ajuste que lleva adelante el Gobierno de Mauricio Macri al igual que los años noventa.

En definitiva, Néstor Kirchner recogió el guante del General Perón de los años ’50, con la creación de la C.N.E.A., y decidió enarbolar la bandera de la soberanía energética nacional, entendiendo que no existe soberanía posible si el país no cuenta con tecnología propia en sectores estratégicos, generando capacidades científicas tecnológicas de calidad exportables y con alto valor.

Por ello, el sector nuclear y el sector energético en su conjunto, han logrado, gracias a la convicción política de Néstor y Cristina, recuperar las ilusiones arrebatadas por aquellos ex secretarios de energía, que son, fueron y serán, los principales opositores al recupero de la soberanía energética nacional, y voceros de ciertos grupos corporativos del sector energético transnacional, que solo pretenden beneficiarse y obtener mayor rentabilidad en perjuicio de los trabajadores y de todo el pueblo en su conjunto, apostando a un país sin desarrollo industrial.

En conclusión, los proyectos políticos y económicos de Perón, Néstor Kirchner y Cristina Fernandez de Kirchner, han entendido que el rumbo del país es el del trabajo, el desarrollo con inclusión, la innovación tecnológica y productiva basado en el consumo, y para dicho fin, el sector energético debe estar al servicio del desarrollo nacional.

  • Ex Director del Ente Nacional Regulador de la Electricidad, Ex interventor en la Nacionalización de YPF-Repsol y Ex Gerente General de CAMMESA.-

···