Medios y Tecnología

El referente de Ciencia y Tecnología del Frente de Todos Fernando Peirano criticó la gestión de Cambiemos

“NECESITAMOS QUE LA CIENCIA Y LA TECNOLOGIA COLABOREN EN SUPERAR LAS RESTRICCIONES PARA EL DESARROLLO”

En el encuentro realizado en Anexo de la Cámara de Diputados el referente de Ciencia y Tecnología del Frente de Todos ,Fernando Peirano, criticó la gestión de Cambiemos y destacó la necesidad de un proyecto de desarrollo tecnológico. Participaron Jorge Aguado actual subsecretario de Planeamiento y Políticas de Ciencia y Tecnología, Erica Hynes, ministra de Ciencia de la Provincia de Santa Fe, y la doctora Ana Franchi, investigadora del CONICET.

La ciencia y la tecnología son un motor capaz de producir cambios sociales. Uno de los indicadores que distingue a los países poderosos de los más pobres es el nivel de producción y utilización del conocimiento.

¿Qué lugar ocupa en la Argentina la producción científica y tecnológica? ¿Hay propuestas concretas de las diferentes fuerzas políticas que se postulan en las elecciones de octubre? En este marco se debatió en el “El Futuro de la Ciencia”, un encuentro organizado en la Cámara de Diputados por la Red de Periodistas Científicos (RADPC).

Se ha vuelto común que los políticos en campaña, no importa su identidad partidaria, mencionen en sus discursos la importancia de la ciencia y la tecnología. Es casi un signo de estos tiempos. Lo interesante es confrontar los dichos con los hechos.

El funcionario Jorge Aguado dijo que “hoy la ciencia es una política de Estado”. Sostuvo que en los cuatro últimos años hubo “una continuidad” respecto de los años anteriores, porque “se mantuvo a los mismos funcionarios”, se refiere a Lino Barañao que fue ministro de Cristina Fernández y hoy es secretario de Mauricio Macri.

“Tengo una mirada muy distinta de estos cuatro años”, respondió Peirano “porque desde el primer día el gobierno de Mauricio Macri más allá de la crisis que nos llevó a la vuelta al FMI. Nos sometió a una triple crisis, presupuestaria, institucional y de recursos. Hubo destrato, desinterés, y ataques de trolls”, dijo.

Aguado argumentó que “más allá de la situación económica por la que atraviesa el país, y que es muy difícil”, el gobierno de Cambiemos asumió la tarea de “priorizar a la ciencia y la tecnología por encima de otras carteras, “con un crecimiento presupuestario del 210 por ciento en los últimos cuatro años”, que es, según los datos que miraba en su computadora portátil, “similar al de los cuatro años anteriores”.

“Tengo otros números”, dijo seguidamente Ana Franchi, “en cuanto a inversión en el año 2015 CyT cayó en un 38 por ciento” fundamentó. Esta falta de inversión “se ve en nuestros laboratorios y las unidades ejecutoras que atraviesan una situación muy dificultosa”. “los subsidios se han convertido en nada, en cuanto al salario hemos perdido muchos becarios y personal administrativo están por debajo de la canasta básica”, sintentizó.

“Venimos perdiendo presupuesto y esto se ve reflejado en la producción científica. Tenemos problemas de infraestructura, problemas en el día a día, muchas obras interrumpidas, hacinamiento en los institutos, con el tema salarial la situación es más que complicada, está por debajo de la inflación”, dijo Franchi.

“Han puesto en jaque la idea de hacer ciencia en la Argentina, y se han vuelto a reproducir las condiciones para que vuelva a expulsarse a los investigadores” expresó Peirano. Dijo que la situación es “entre grave y gravísima”, desmintió varios de los datos que dio Aguado y mencionó que el porcentaje del presupuesto nacional para CyT “cayó del 0,35% al 0,23% del total desde 2015 a la fecha”. El economista del Grupo Callao, think tank de Alberto Fernández, señaló que la caída de los recursos alcanza el 42 por ciento.

Describió la pérdida de instrumentos de asistencia para las empresas innovadoras. “Hubo acciones tibias, descoordinadas y sin continuidad y se borraron los 8 años de avances”, hoy al sistema científico argentino “le faltan unos 500 millones de dólares para funcionar”, y mencionó también a los más de 2000 jóvenes investigadores que no pudieron ingresar a la carrera.

NECESITAMOS CREAR 10 EMPRESAS COMO INVAP

Hynes advirtió que más allá de los innegables problemas presupuestarios, es innegable el carácter eminentemente político de los problemas de desarrollo de los sistemas científicos y tecnológicos tanto en Argentina como en el resto de América Latina, donde el conjunto de la inversión en CyT representa apenas un 3 por ciento del total mundial.

En referencia a cuál debería ser el papel del Estado como motor del desarrollo, Aguado advirtió que la Argentina “invierte desde el sector público porcentajes similares a los de China, Italia o Irlanda”, y consideró que durante el próximo período el Estado debería mejorar la articulación entre su sistema científico y tecnológico y los sectores productivos y de la empresa.

“Hubo un Estado ausente”, respondió Peirano, “se debilitaron los espacios colegiados de decisión, no se siguieron las leyes como la nuclear y la satelital aprobadas por el Congreso. El Conicet no logró un funcionamiento normal, tampoco el Cofecyt, a pesar del reclamo de las provincias, se alteró la relación con las universidades, hubo una total ausencia de iniciativas.”

En cuanto al futuro inmediato, Peirano sostuvo que es prioritario los investigadores recuperen “la tranquilidad y el horizonte”, con un Gobierno “que deje atrás la idea de que el pensamiento crítico es un obstáculo”.

Para Peirano la prioridad es “tener un presidente que crea en la ciencia y la tecnología argentina. Tenemos que ponernos como meta superar las restricciones estructurales que tenemos frente al desarrollo. Restricciones económicas y sociales. Necesitamos superar la falta de dólares, la desigualdad y la falta de pleno acceso a la educación y la salud. Tenemos que volver a encender la economía, volver a poner en marcha la rueda de la producción y el trabajo. Debemos preguntarnos de qué manera el sistema de ciencia se va a hacer cargo de estas prioridades. Porque no se solucionan solo desde la macroeconomía sino también desde programas micro sectoriales puntuales.”

Frente a nuevos paradigmas como la industria 4.0 o la bioeconomía el sistema nacional de ciencia y tecnología debería convertirse en “desarrollador”. De acuerdo con el enfoque planteado por Peirano, el rol del Estado debe pasar “de ser un bombero a ser el articulador” que apoye a empresas PyMEs y cooperativas para generar nuevos sectores con nuevos empleos y empresas. Además “hay que generar un diseño interinstitucional que sea capaz de atender a 15 mil pymes por año”.

Para Heynes el principal problema es político, por eso la prioridad es que “una política de desarrollo económico, humano y social para el país genere una agenda para la ciencia del país. Conectar la tecnología con la economía, con políticas innovadoras para lograr nuevos resultados”. Y expresó “la política científica no puede ser la política del Conicet, necesitamos una política superada que incluya a las universidades.”

Ana Franchi también planteó sus tres prioridades “rejerarquizar el área y volver a contar con un Ministerio”. Federalizar, “muchas provincias que no llegan a 100 investigadores cada 100 mil habitantes, hay provincias ganadoras y perdedoras, y eso hay que solucionarlo·. El tercer punto es “articular, tanto el sistema de ciencia como con el sistema productivo y la población en general. Tenemos que aprender a hablar el mismo lenguaje para la elaboración de las políticas públicas necesarias”.

“Argentina, a pesar de los vaivenes, ha logrado establecer un subsistema de ciencia pero no tenemos subsistema tecnológico, un esquema integrado de capacidades y resultados. Así como formamos doctores, tenemos que acordar una estrategia para formar profesionales e investigadores en tecnología y establecer criterios transversales para evaluar las iniciativas tecnológicas”. Para los desafíos que tenemos que enfrentar en cuanto a desarrollo, seguramente no alcanza con tener un INVAP, tenemos que pensar en que áreas y con qué recursos replicamos la experiencia. Quizás necesitamos impulsar 10 INVAPs para transformar nuestra estructura productiva. Frente a la complejidad del escenario actual y de la trama de relaciones del sistema de ciencia y tecnología, el desafío dijo es construir “políticas más sofisticadas” a partir de la bases que tenemos,” dijo Peirano.

···