Medios y Tecnología

Por Luis Eduardo Swim

La Misión SAOCOM en Datos ¿Cómo opera el satélite?

(Por Luis Eduardo Swim (Especial para Motor Económico)) El satélite, proyectado en la CONAE y construido en INVAP, servirá para observación de la Tierra.

Una vez en el espacio, la antena radar del satélite emite hacia la Tierra pulsos en microondas que interactúan con los elementos en la superficie. Esos pulsos vuelven a la antena y brindan información de los elementos que puedan encontrar en la Tierra (hielo, vegetación, suelo, agua, edificios, barcos, etc.). El satélite recibe esos pulsos y genera paquetes de datos que envía al Centro de Control de la Misión, ubicado en Córdoba, Argentina.

El SAOCOM 1A, de 3 toneladas de peso, está específicamente diseñado para que pueda servir a la agricultura y a la hidrología, pero también permitirá la generación de modelos digitales de elevación del suelo, modelos hidrológicos, que permiten generar pronósticos de inundaciones o sequías, entre otros muchas aplicaciones.

Se trata de un proyecto de la CONAE desarrollado en colaboración con la Agencia Espacial Italiana (ASI) e integra -de manera operativa- junto con los satélites italianos COSMO-SkyMed, el SIASGE (Sistema Italo-Argentino de Satélites para Gestión de Emergencias). Los objetivos principales son la medición de humedad desde el espacio y ayudar en emergencias.

El SAOCOM tiene 3 paneles solares y una plataforma de servicio de 4,7 m de altura por 1,2 m de lado. Observará el planeta de día y de noche, con lluvia o nubes y podrá trasmitir gracias a su antena radar de siete paneles.

La gran diferencia con las misiones convencionales de observación basadas en cámaras ópticas, es que no necesita de la luz visible, la imagen podrá atravesar una tormenta e, incluso, penetrar el terreno en centímetros o metros, dependiendo de las características. A diferencia de los instrumentos ópticos, el radar puede captar datos en cualquier condición meteorológica. Enmarcado en el Plan Espacial Nacional definido por la CONAE durante la década pasada, el SAOCOM 1A (Satélite Argentino de Observación con Microondas) fue desarrollado y construido por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) junto con empresas y organismos como INVAP, VENG y la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), incluyendo la participación de unas 80 empresas de tecnología e instituciones del sistema científico-tecnológico del país y la colaboración de la Agencia Espacial Italiana (ASI).

La misión SAOCOM lleva al espacio una compleja tecnología de observación de la Tierra. Se trata de un instrumento activo que consiste en un Radar de Apertura Sintética (SAR, por sus siglas en inglés), que trabaja en el rango de las microondas del espectro electromagnético, particularmente la banda L.

En las siguientes infografías se describen brevemente las características del satélite y su modo de operación. (El peso al que se hace referencia corresponde a la carga útil del satélite y no a su peso total).

Saacom 1 A.jpg

Saacom 2.jpg

Saacom 3.jpg

Objetivos

A continuación se describen los principales objetivos de la misión:

• Generar mapas de humedad de suelo, con resolución espacial y área de cobertura disponibles por primera vez en Argentina y en el mundo, para identificar zonas en riesgo de inundación y dar las correspondientes alertas tempranas;

• Detectar suelos muy secos con riesgo de incendios;

• Producir mapas de riesgo de enfermedades de cultivos;

• Evaluar escenarios para la toma de decisiones de siembra y fertilización;

• Conocer la cantidad de agua disponible en nieve húmeda para riego;

• Obtener mapas de desplazamiento de glaciares;

• Elaborar mapas de desplazamiento del terreno y mapas de pendientes y alturas;

• Detección de cambios en infraestructura;

• Seguimiento de barcos; entre otras.

Relevancia

• EL SAOCOM 1A se convertirá en el satélite radar de apertura sintética en banda L con mayor performance que exista en el planeta al momento y es por esta razón que ha despertado mucho interés en la comunidad científica internacional por hacer uso de los datos que se generen. Por su complejidad, se trata del satélite más importante de la historia argentina.

• El SAOCOM 1A tendrá gran impacto en el sector productivo del país y será clave para prevenir y mitigar catástrofes ambientales. Proveerá información precisa para agricultura, forestación, hidrología, oceanografía, gestión de los desastres naturales y de los inducidos por el hombre, medio ambiente, cartografía, geología, minería, petróleo y salud. En este sentido la misión provee un contacto y un servicio directo “a la gente”.

• Desde la concepción original del proyecto pasaron casi 20 años, de ellos los últimos 10 de desarrollo específico de la misión. Centenares de científicos, técnicos e ingenieros trabajaron en los SAOCOM de manera directa ó indirecta desde por más de una década. Fruto del trabajo de 3.5 millones de horas-persona, fue llevado adelante durante esos años por cientos de profesionales argentinos de la CONAE, de INVAP, de la CNEA, de tantas otras instituciones del sistema nacional de C y T y de las universidades.

• La serie SAOCOM es el último ejemplo de casi 2 décadas de desarrollo satelital argentino: el 5to satélite argentino de observación científica, el 7mo en total lanzado al espacio en los últimos años…

• Proyectos que fueron todos fuertemente sostenidos por el Estado Nacional a través del apoyo a CONAE durante la década del 2000, incluyendo los años de mayores dificultades económicas a principio de la misma y – también luego- durante las dificultades económicas en 2008 y 2014. Hubieran sido imposible de concretarse sin este apoyo sostenido y políticas proactivas de desarrollo de la industria satelital, hoy en crisis.

¿Pasado y…Futuro?:

Como parte de las 5 misiones satelitales argentinas de observación científica impulsadas por CONAE (además de los 2 enormes satélites de comunicaciones puestos en órbita por ARSAT en 2014-2015), el SAC-C (lanzado en Diciembre de 2000) estuvo 13 años mirando el suelo argentino con 3 cámaras ópticas desarrolladas completamente en la Argentina.

El SAC-D/Aquarius (lanzado en Junio de 2011) sumó a las mediciones terrestres, las de los mares, gracias a una asociación virtuosa con la NA.SA. (EEUU), quien confió a la industria satelital argentina la construcción de un satélite para poner en órbita un experimento de valor cercano a los 100 millones de dólares.

El satélite SAOCOM 1A se puso exitosamente en órbita desde Vanderbergh (EEUU) el día 7 de Octubre de 2018.

En Septiembre del año 2019 se lanzará al espacio el satélite SAOCOM 1B que completará la Misión del sistema de detección de emergencias y riesgos ambientales llevada adelante entre la CONAE y la ASI (Agencia Espacial Italiana).

Las satélites SAOCOM completarán su misión hacia el año 2023.

Hoy no aparecen proyectadas en el futuro de la administración del actual gobierno misiones similares.

De hecho, el actual proyecto de Presupuesto Nacional 2019 presentado por el Gobierno prevé que la CONAE reciba 1.951 millones de pesos, frente a los 2.208 millones de pesos presupuestados para 2018, a fecha de hoy.

Aunque desde el actual gobierno se declama que se sumarán 1.300 millones de pesos adicionales de financiamiento exterior (que no figuran en los fondos específicos de la CONAE), y a pesar que - en el papel - están en carpeta los satélites SARE, artefactos más pequeños que operan interconectados; y el lanzador Tronador II, un cohete diseñado para colocar en órbita a estos mini-satélites, las empresas vinculadas a la industria satelital argentina indican que no hay señales concretas sobre la consolidación de estos proyectos y del SABIAMAR (una posible misión satelital a llevar adelante en conjunto con Brasil). 

  • Especialista en energía nuclear, autonomía y soberanía tecnológica.

···