Medios y Tecnología

Por Alfredo Moreno

Clarín: Jaque al proyecto de Ley Corta de las telecomunicaciones

(Por Alfredo Moreno (Especial para Motor Económico)) Cambiemos apurará el último debate en comisión y propondrá varios cambios al proyecto conocido como ley telefónica. El debate desarrollado en torno al proyecto de Ley Corta de Telecomunicaciones en el ámbito de la Comisión de Comunicaciones de la cámara de Senadores, no fue tan efectivo como las exigencias de Clarín al gobierno nacional.

El Gobierno de Cambiemos sostiene los artículos que habilitan a Telefónica S.A. y América Móvil (Claro) a brindar televisión satelital, pero limita el uso de infraestructura pasiva de servicios públicos, postes, torres y ductos; una recomendación del grupo Magnetto ya que Telecom-Clarín que tiene la mayor red del país y pretende usar esa ventaja competitiva.

Desde lo más alto del grupo Clarín, le comunicaron al presidente de los argentinos que no están conformes con la manera en que quedó plasmada la posibilidad que las empresas de telecomunicaciones usen las redes de los servicios públicos. El argumento es que Cablevisión invirtió durante años miles de millones de dólares en su red de fibra óptica y sus competidores ahora podrían usar redes ya montadas. La sugerencia es mantener el derecho a utilizarlos, pero sólo mediante "condiciones transparentes, equitativas y no discriminatorias, sin que pueda acordarse exclusividad o preferencia alguna de hecho o de derecho". La nueva letra, habilita al ENACOM a resolver los eventuales conflictos.

Un hecho destacable es que hace semanas el organismo que regula el mercado de las telecomunicaciones argentinas es presidido por Silvana Guidice destacada en el debate sobre la ley de medios audiovisuales en defensa del grupo Clarín. Además, fue diputada nacional representando a la Unión Cívica Radical, luego legisladora porteña por el PRO hasta legar al ENACOM en marzo de 2016 como Directora Nacional.

Macri prometió de manera directa al primer ministro español, Mariano Rajoy, que habilitaría la televisión satelital a Telefónica, para que pueda dar cuádruple play sin invertir en costosas fibras ópticas. En ese mismo sentido el proyecto de Ley “corta” establecía la obligatoriedad de compartir la infraestructura física pasiva pública. El presidente debió incorporar las modificaciones sugeridas por Telecom-Clarín, que tiene en la red de Cablevisión-Fibertel una de sus principales ventajas competitivas.

Telefónica y Claro son las beneficiarias directas de esta norma, pero para Clarín-Telecom su sanción también tiene un atractivo que le permite blanquear la mayor concentración del mercado de telecomunicaciones local y regional. La tensión central es que la Comisión Nacional de la Competencia (CNDC) no avalaría la fusión antes que se sancione la norma. Tensión qué en el contexto político actual, el gobierno de Cambiemos no está en condiciones de sostener frente a Magnetto.

Ahora, para usar infraestructura pasiva de otros servicios TICs las telefónicas, cuya precaria inversión en el interior fue cuestionada durante el debate, deberían esperar un reglamento del Ministerio de Modernización. Y sólo sería posible en la medida en que ello sea técnicamente factible y no afecte la normal prestación del servicio que brindan a sus clientes, conforme lo disponga el reglamento que se dicte.

El gobernador de La Pampa Carlos Verna exigió que el uso de infraestructura de servicios públicos sea optativo y esa discusión seguirá hasta el recinto.

Los pedidos de cableros y cooperativas dieron frutos a medias. El gobierno modifica el límite para que las telefónicas brinden televisión satelital en comunidades de menos de 80 mil habitantes. Deberán esperar un año como mínimo y hasta dos o tres. "Necesitamos el tiempo necesario para poder competir con los grandes operadores. Pedimos cinco años de plazo en lugar del tiempo original previsto para el primero de enero de 2019", expresó Ariel Fernández Alvarado, de la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones (CATEL). También requieren considerar como servicio de radiodifusión a los servicios de streaming y por lo tanto de las regulaciones vigentes, un reclamo de las empresas de cables para aminorar por la carga impositiva.

Las frecuencias de Arsat, según este proyecto de Ley, serán asignadas por el Enacom sin preferencias preestablecidas. Algunos senadores proponían que fueran a pequeñas empresas. El representante de Supercanal, Martín Armentano rechazó el proyecto y exigió una convergencia sin concentración. "Hay 700 cable operadores, 80 señales nacionales y 1000 productoras independientes que generan 25 mil puestos de trabajo". "La televisión por cable es menos concentrada que la de telefonía y tiene más empleados por nivel de facturación". Exigió una regulación a mayor a las OTT (servicios Over-The-Top que se proveen a clientes a través de Internet y no directamente por operadores de telecomunicaciones) o servicios de streaming, como el popular Netflix, que recién este mes comenzarían a pagar impuestos.

Netflix tiene 140 millones de suscriptores, 1 millón en Argentina según datos extraoficiales. Hace televisión por suscripción. Pero sin un sólo empleado en el país.

El sindicato Argentino de Televisión, Telecomunicaciones, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos (SATSAID) leyó un comunicado para advertir sobre un riesgo de 25 mil puestos de trabajo. "La convergencia no debería realizarse en un plazo menor a 5 años ya que el daño irreparable que se enfrenta es el derecho a la comunicación de los argentinos", sostuvo Berlinger. Alejandro Borensztein, representante de la Cámara Argentina de Productoras Independientes de Televisión (CAPIT), también protestó por Netflix. Pidió una cuota de producción local de 40% para los canales nacionales, 30% para los regionales o chicos y que las OTT deban cumplir esas porciones.

Matías Detry, de la Asociación de Teleradiodifusoras Argentinas, exigió "mantener el acervo cultural de la Nación. Esta ley priva a la audiencia del interior del país del derecho a informarse por medio de canales nacionales y, cuando lo hacen a través por ejemplo de Direct TV, nos encontramos con enormes regiones sin conectividad. Esto es muy serio en casos de emergencia". La urgencia de MM, que amenazó con un DNU es caso de demorarse la Ley Corta está fundada en que sin esta ley que norma la de convergencia digital, las telcos (Telefónica y Claro) no desembolsarán las inversiones millonarias que prometieron, no cumplirá los deseos del Rajoy y lo que parece más grave el grupo Clarín pasará al plan B para el 2019.

  • Computador Científico. Delegado FOETRA ARSAT. Profesor TICs UNM

···