Medios y Tecnología

Daniel Guitérrez

“Bolsa, Finanzas, Inmuebles. Esto va muy rápido. Su asesor inmediato ¡ya! será un robot…”

(Por Daniel Guitérrez) No es ciencia ficción y si alguna vez lo fue, ya ha dejado de serlo. Los robots se instalan de manera progresiva en la sociedad actual. Lo mismo barren una casa, que hacen y sirven la comidas. También empiezan algunos japoneses a usarlos como chicos y chicas de compañía. Las máquinas hace tiempo que controlan los movimientos de la Bolsa y su pñoder es cada día mayor. "La Bolsa de siempre, la Bolsa de la financiación de las empresas y la Bolsa de la inversión a largo plazo ha muerto víctima de su propia ambición y ahorcada en la soga de su estrella: el ordenador. Es uno de los asuntos más comentados entre los profesionales del mercado y los grandes ahorradores en los últimos tiempos. Las máquinas, los potentes ordenadores, las fórmulas matemáticas, que siguen exigiendo máquinas de última generación, más rápidas y potentes, han expulsado al inversor de siempre de la Bolsa. También, han quebrado gestoras y gestores de renombre por seguir mal el protocolo, por interpretar las cosas, los métodos a su manera, según les dicta su cerebro y corazón, que nada tienen que ver con las tripas a de los ordenadores. La Bolsa ha dejado de ser, así, espejo del alma económico para convertirse en un simulacro de juegos de guerra, que nada tienen que ver con la realidad de la economía, de las gentes y de las cosas que suceden cada día de puertas afuera de estos mercados de ahora. JASON ZWEIG escribió hace tiempo en The Wall Street Journal que con corredores computarizados que "guardan" acciones por sólo unos segundos y mercados que pueden oscilar marcadamente en cuestión de instantes, la inversión a largo plazo parece estar al borde de la extinción", me dice el consejero delegado de una importante gestora de fondos, que añade este enlace:

La mayor gestora por patrimonio del mundo sigue ampliando su apuesta por el desarrollo de tecnologías aplicadas al asesoramiento. Tal y como declaró Larry Fink, su consejero delegado, en la última carta dirigida a los accionistas de BlackRock, el objetivo del gigante es “ser el usuario de datos y tecnología más sofisticado de la industria de servicios financieros”. En línea con este propósito, la firma acaba de anunciar la adquisición de una participación en el capital del roboasesor europeo Scalable Capital.

Con sedes en Múnich y Londres, Scalable Capital es una de las gestoras digitales de inversiones que está registrando un mayor crecimiento en Europa: desde su lanzamiento hace tan sólo 16 meses, ya ha captado más de 250 millones de euros en activos de más de 6.000 clientes particulares. La plataforma que ha desarrollado ofrece flexibilidad para operar en distintos idiomas y divisas a través de distintos regímenes fiscales y regulatorios en Europa, lo que ha atraído una sólida demanda por parte de instituciones financieras y empresas.

La operación se ha producido a raíz de anunciar hoy Scalable Capital una ronda de financiación de 30 millones de euros – una de las más cuantiosas realizadas en Europa para una firma de estas características-, que ha servido para elevar la financiación total del grupo a los 41 millones de euros. Fuentes de BlackRock han justificado la entrada en el capital de la firma “para ayudarles a expandir su negocio con instituciones financieras y empresas”. Además de la gestora, también han entrado como nuevos accionistas los inversores HV Holtzbrinck Ventures y Tengelmann Ventures.

Demanda al alza

Como consecuencia del movimiento, Patrick Olson – director de inversiones en EMEA de BlackRock- entrará a formar parte del Comité de Supervisión de Scalable Capital. Éste ha declarado que “el entorno de distribución minorista está evolucionando a un ritmo rápido, a medida que los consumidores se comprometen cada vez más con sus inversiones financieras a través del uso de la tecnología”.

Olson observa asimismo que esta clase de movimientos corporativos se están convirtiendo en una pauta a seguir: “Esta tendencia está impulsando por parte de instituciones financieras europeas – incluyendo a bancos, aseguradoras, bancas privadas y firmas de asesoramiento- una fuerte demanda de soluciones de inversión que integren tecnologías de alta calidad”. Así, en esta línea, la participación de BlackRock en el accionariado de Scalable Capital permitirá “cumplir con las necesidades en continua evolución de nuestros clientes y ayudará a dar forma a sus modelos de negocio en el futuro”.

Por su parte, Scalable Capital espera que “el cambiante contexto normativo de Europa fomente que las instituciones financieras aumenten la protección de los inversores, la asequibilidad y la transparencia”. En el comunicado oficial sobre la operación se ha aclarado que el roboasesor seguirá siendo independiente en su selección de productos y en sus decisiones en material de asignación de activos.

No es la primera vez que BlackRock invierte en una empresa de servicios de asesoramiento automatizados; ya había hecho lo mismo en EE.UU., con la adquisición de FutureAdvisor el año pasado. Además, la última compra se complementa con la plataforma de soluciones tecnológicas Aladdin Risk for Wealth Management y las aplicaciones iRetire y iCapital. BlackRock se está tomando tan en serio la automatización de algunos de sus servicios que hace unos meses anunció que sustituiría a algunos de sus gestores por sistemas de inteligencia artificial.

(*) Fuente. La Carta de la Bolsa

···