Medios y Tecnología

Luis Eduardo Swim

Apuntes para la construcción de una Soberanía Tecnológica (VI)

(Por Luis Eduardo Swim) Completando nuestras notas previas,en esta oportunidadrevisaremos algunos conceptos que – como trabajadores del sistema de C y T - deberían orientarnos en la búsqueda y el reconocimiento de políticas que tiendan a la defensa de nuestras propias fuentes de trabajo y así evitar la destrucción del patrimonio propio, construido con tanto esfuerzo profesional a lo largo de años/décadas.

Resumimos aquí entonces algunas ideas/guía – que toman como referencia experiencias exitosas de nuestro propio sistema de C y T- y que nos parecen relevantes en cualquier iniciativa de defensa y construcción de soberanía tecnológica:

 Reconocer la Identidad tecnológica y lo que ello representa: cuál es el origen de nuestra formación? cuales son nuestros interesas y los de la comunidad científica y tecnológica en nuestro país?

 Aceptar los desafíos tecnológicos y tener confianza en las capacidades técnicas propias para encararlos y resolverlos.

 Ser capaces de reconocer y valorar nuestros logros tecnológicos y la historia de esta Nación en el ámbito de la ciencia y la tecnología.

 No sólo fomentar la actualización “mediática” de la tecnología. Promover en serio el trabajo y el rol de los desarrolladores tecnológicos.

 Conocer cómo interactuar y complementarse con el sistema nacional de C y T: optimizar los mecanismos de Vinculación Tecnológica.

 Fomentar la interacción del sistema de C y T con las PYMES.

 El “emprendedurismo de garaje” – con ausencia del Estado- que hoy ponderan algunos CEO´srespecto de las nuevas tecnologías no alcanza…Es correcto estimular y respaldar el rol de los emprendedores talentosos, pero con la concepción de una fuerte defensa del trabajo multidisciplinario y en equipo. Que nos permita construir junto al de lado apoyándonos en las capacidades mutuas, y manteniendo y defendiendo el rol del Estado.

Para terminar, hay 2 aspectos frecuentemente ignorados, y que nos parece esencial rescataren cuanto a la integración y la dinámica de los equipos de trabajo. Ambos han sido ingredientes importantes de las experiencias exitosas de construcción de Soberanía Tecnológica en la última década comentados en nuestras entregas anteriores:

La sinergia de la diversidad:

En el sistema universitario argentino históricamente existieron divisiones entre grupos disciplinarios y “colegios profesionales” (químicos versus físicos, físicos versus ingenieros, ingenieros versus técnicos, todos ellos juntos versus profesionales de la medicina, estos versus los biólogos, bioquímicos, etc., etc.). Justo es mencionar que estos desencuentros en muchas ocasiones nunca pasaron de cuestiones informales y no fueron más allá – en muchos casos…- de profusión de bromas e historias inventadas al respecto.

Pero, en el fondo, estas historias reflejaban aspectos sectoriales e incluso corporativos que muchas veces dificultaron la integración profesional en equipos de trabajo multidisciplinarios. Frecuentemente estas “divisiones profesionales” pueden apreciarse incluso hoy dentro de instituciones importantes del sistema académico como lo es – por ejemplo – el CONICETó algunos departamentos en las universidades públicas nacionales.

Por fortuna, existen también contraejemplos hoy vigentes en los cuales esa integración ha funcionado a la perfección y ha constituido una de las razones del éxito (caso INVAP, YTEC, por sólo citar algunos casos más conocidos). Es de suma relevancia el optimizar la suma y la armonización de las capacidades disciplinarias disponibles en las áreas de trabajo para lograr equipos de trabajo muy potentes y versátiles. El efecto positivo que esto genera ha podido verse muy claramente en la puesta en marcha de las misiones satelitales o en el desarrollo y concreción de los proyectos nucleares en el extranjero y resultó una clave para el éxito de los mismos.

La sinergia de los procesos:

A su vez, en los desarrollos tecnológicos complejos se llevan adelante actividades y se optimizan técnicas cuya aplicabilidad excede a la disciplina de trabajo original. Lo cual permite capitalizar esos desarrollos para ser aplicados en otras iniciativas tecnológicas en desarrollos muy diferentes.

Hay múltiples ejemplos de la sinergia entre procesos de desarrollo tecnológico. Sólo por citar algunos:

 La utilización reciente de dispositivos livianosde blindaje frente a la radiación(basados en coberturas superficiales de componentes utilizando polvos de tungsteno), diseñados para proteger de la radiación cósmica la electrónica en misiones satelitales, promete ser también utilizable y muy útil en su aplicación endiseños innovativosde sensores de radiación terrestres utilizados en la industria nuclear para dispositivos portátiles de última generación.

 Sensores de flujo neutrónico de amplio rango - y su correspondiente electrónica- habitualmente aplicados al control de plantas nucleares de potencia, pueden utilizarse (bajo ciertas adaptaciones y calificaciones al diseño) en misiones espaciales para controlar pequeños reactores nucleares destinados a generar energía durante la misión en el espacio, ó bien como generadores de energía en superficie (en una estación lunar por ejemplo).

 Conceptos de diseño del software y hardware en dispositivos de control de orientación de los satélites en vuelo, se han aplicadotambién en el desarrollo de sistemas de orientación subterráneospara los cabezales de perforación en profundidad en maniobras de prospección petrolera.

En desarrollos tan complejos como todos estos, la formación intensiva de recursos humanos es precisamente lo que provee una sinergia tecnológica esencial y muy especial, que permite alcanzar progresivamente capacidades múltiples y muy versátiles, que luego podrán aplicarse en áreas de desarrollo muy diversas y a la vez muy diferentes a las del desarrollo original.

Todos conceptos muy sencillos - pero a la vez necesarios- para que los científicos y tecnólogos que se van formando puedan preservar la memoria tecnológica de este país.

Para que sepan identificar, promover y defender las iniciativas y las políticas de fomento de la actividad tecnológica, aún a pesar del relato mediático…

···