Economía Solidaria

La Minga, tradición antigua de trabajo comunitario

La minga es una manifestación de origen absolutamente andino y que se practica en el seno de los pueblos y las nacionalidades indígenas de Ecuador, con lo que se revela el trabajo, contrariamente a la individualidad del pensamiento occidental.

Esta práctica de trabajo comunitario viene desde la época precolombina y se basa en la ayuda desinteresada entre vecinos, y a cambio solo se espera solidaridad y reciprocidad. En los tiempos modernos, donde estas cualidades están casi perdidas y cada quien vela por sí mismo, es muy gratificante comprobar que en muchas comunidades latinoamericanas la cooperación, la solidaridad y la reciprocidad están presentes.

Niños, jóvenes y ancianos unen sus fuerzas con muchas ganas en actividades que son de beneficio común.

El trabajo comunitario es una de las características que el pueblo Tomabela, en Tungurahua (entre otros pueblos indígenas de Ecuador) no deja morir.

Mientras el ‘Taita’ Inti se presenta entre el fuerte viento del páramo, los animales y la producción agrícola, los moradores de la comunidad de Angahuana buscan sus herramientas, pues es día de minga y nadie puede faltar.

Carmen Iza, moradora de este sitio, desde tempranas horas de la mañana con mucha prisa da de comer a sus animales y arregla su casa, puesto que la convocatoria es masiva a través de los parlantes, por los cuales se llama para la actividad que se va a realizar.

Con mucho cuidado envuelve su ‘tonga’ en una chalina y presurosa sale de su vivienda rumbo al punto de concentración.

Cientos de comuneros llegan al sitio todos con sus atuendos típicos y listos para el trabajo, mientras que los directivos organizan la jornada.

De acuerdo con Carmen, en la comunidad todos acuden al llamado sin distinción de edad o sexo para participar en el trabajo comunitario.

“Dejamos el trabajo cotidiano para dar valor a nuestras costumbres y ayudarnos entre vecinos, sobre todo cuando se trata de un beneficio que es para todos”, asegura.

Ahorro y colaboración

Mientras indica a la gente qué es lo que se tiene que hacer en la minga, Julio Bravo asegura que entre el pueblo Tomabela se mantiene el trabajo en minga para construir y conseguir obras que los beneficien y que, además, les permiten ahorrar tiempo y dinero.

“En esta ocasión estamos limpiando la vía principal para que los buses que dan servicio a la comunidad puedan acceder a la misma, puesto que la vía quedó destruida luego de las labores de alcantarillado, manifiesta.

Según el dirigente, gracias al trabajo de toda la comunidad, con la minga se han podido conseguir grandes obras. “El mismo sistema de alcantarillado fue hecho a través de esta modalidad, ya que la gente puso la mano de obra y la comida, mientras que las instituciones apoyaron con la maquinaria, los materiales, los estudios y más. Eso es labor en minga”, afirma.

El trabajo estuvo planificado para todo el día; sin embargo, la energía y el esfuerzo entregado por cada comunero hizo que al medio día se tenga avanzado el 70%.

Entre risas, bromas y ‘vaciles’, la minga es una oportunidad para encontrarse con los vecinos, los amigos y los familiares.

Con un azadón pequeño acorde a su edad, María, de 7 años, pone su mano también.

“Tenemos que ayudarnos entre nosotros para poder salir adelante”, manifiesta María Bravo, madre de la niña, quien dijo que desde pequeños se les enseña a colaborar en los trabajos comunitarios. (FCT)

Integración, lengua y gastronomía

La minga es una filosofía de vida de las comunidades que ha permitido dar continuidad a las diferentes formas de expresión cultural, expresa Ariruma Kowii, director del área de Letras de la universidad Andina Simón Bolívar.

En una minga, dice, se dinamiza mucho la lengua, la gastronomía y las relaciones interpersonales. Durante el trabajo físico se conversa y se conoce a las personas durante la repartición de la chicha, una bebida elaborada con productos ligados a símbolos y herencias culturales.

Se intercambia ideas y se hace amistades a la hora de servir la ‘pambamesa’, un banquete de habas, mellocos, maíz, papas cocidas, carnes… que se extiende sobre grandes telas blancas para que todos los mingueros se alimenten.

Es decir, esta actividad fomenta mucho la comunicación, fortalece las relaciones interpersonales y consolida los niveles de relación que existen dentro de la comunidad, añade.

(*) Con información de La Hora y Eco Sur

···