Economía Solidaria

Por Lorena Vincenty

En el Parque Industrial de Neuquén, 18 huerteros cultivan verduras y consumen lo que producen.

(Por Lorena Vincenty) Hacer crecer tomates, zanahorias y zapallos gigantes en la tierra árida del Parque Industrial de Neuquén parecería una tarea de magos, pero el trabajo de un grupo de huerteros lo hace posible. Cada uno de ellos, llegan al predio del Club San Cayetano (calle Conquistadores del Desierto casi Ruta 7) a cuidar sus plantas temprano y en meses se llevan sus frutos para comer sano. Esto les significa un ahorro de 3.000 pesos por cada familia.

“Las huertas del Proda amplían su segmento y hay más de 300 en la provincia. La del Parque Industrial es ejemplar. Se trabaja el tema de alimentación sana, producción en espacios reducidos. Muchos de los que viven en la ciudad y quiere producir sus alimentos, buscan capacitaciones”, contó el ministro de producción Facundo López Raggi.

Hugo Rivera, estaba ayer dentro de la matera de la huerta. En silencio colocaba pasto a las paredes de la sala de permacultura que va a servir de lugar de reunión para los que participan del programa. Decía que hace 12 años trabaja allí y que no sólo se lleva alimentos sanos, sino también compañeros. “Cuando hay de más también vendo. Soy jubilado y me dedico a la huerta. No es lo mismo que ir a la verdulería porque hay que trabajar, pero es muy bueno”, decía Hugo.

En la huerta cada familia tiene su parcela dividida por medias sombras verdes. A su vez, hay un invernadero, una matera para las reuniones y el lugar donde crecen hongos comestibles. El director del Programa Provincial de Agricultura Urbana, (Proda), Ariel Zabert explicó que “como Estado les damos herramientas para que produzcan sus alimentos. Estas son insumos y el conocimiento”.

Eugenia Gómez la técnica a cargo cuenta que hoy a las 11 harán la inauguración del lugar (ver aparte). “Son 18 huerteros. La mayoría son personas mayores y dos o tres jóvenes que se unieron hace poco. Esto era un descampado. Lo limpiamos, se arrancó con el armado de los bancales y trabajamos con mucha materia orgánica”, contó Eugenia y agregó que el manejo es totalmente orgánico.

Zabert sumó que a cada familia se le da la oportunidad de iniciar y a medida que demuestran que lo hacen con responsabilidad se les dan más insumos. “Son más de 9 mil familias dedicadas a la agricultura urbana, en huertas protegidas, con agricultura en espacios reducidos y huertas terapéuticas”, dijo. Una parcela de tierra cultivada significa para cada familia un ahorro de 3.000 pesos en la compra de vegetales, pero lo más importantes es que este tipo de agricultura produce alimentos frescos, genera empleos, cuida el medio ambiente y la salud.

“Lo que necesito es meter las manos en la tierra para estar bien. Me dio de todo la huerta y hace mucho que no compro verdura”, contó Santiago Madariaga, uno de los productores de Parque Industrial.

“Estaba desocupado y me vine con mis hijos Jorgito y Keila de 11 y 13 años a hacer la huerta. No sabía nada, acá me enseñaron”, dijo Marcelo Armonazi. Comenzó a producir junto a sus hijos adolescentes.

“No sólo es cuestión de economía, sino también del acceso a alimentos sanos y frescos, que es una demanda a nivel mundial”. Ariel Zabert, director del Programa Provincial de Agricultura Urbana.

(*) Fuente: Diario Río Negro

···