Economía nacional

Propuesta de la CTA, la Corriente Federal, organizaciones pymes y cooperativas

"Un estado planificador y el mercado interno como motor"

Esta semana saldrá a jugar una "alianza del trabajo y la producción nacional" wue reclama participar del Consejo Económico. "Dejamos la etapa defensiva y pasamos a otra propositiva", avisan. Fuerte diferenciación de las posturas neoliberales y corporativas.

( Por Raúl Dellatorre ) Un nutrido grupo de entidades empresarias pymes, organizaciones sindicales agrupadas en torno a la CTA y a la Corriente Federal (CGT), cooperativas de trabajadores, entidades agrarias y otros movimientos sociales lanzarán en los próximos días una declaración con definiciones de política económica que esperan poder desplegar en una mesa de discusión con el gobierno y otras organizaciones políticas, económicas y sociales. "Nos proponemos ser protagonistas en el Consejo Económico y Social anunciado por el presidente Alberto Fernández", dice explícitamente el documento que se dará a conocer en estos días con la firma de, hasta ahora, 23 organizaciones. CTA de los Trabajadores y CFT de la CGT por el lado sindical, 12 entidades que participan del Movimiento Nacional de Unidad Pyme (MNUP) y Cgera en el frente empresario, 4 entidades del sector cooperativo y otras 4 ligadas al movimiento agrario impulsan un pronunciamiento que va mucho más allá de simples reclamos sectoriales.

"Buscamos lograr una unidad lo más amplia posible, para dejar de estar a la defensiva y pasar a una etapa propositiva", dice la carta de presentación de un borrador que ya circula como documento final de las "Coincidencias básicas" entre las organizaciones mencionadas.

"Hemos iniciado un diálogo constructivo en la búsqueda de acuerdos de principios y formas de implementar acciones que permitan construir una Alianza Estratégica entre el Trabajo y la Producción Nacional, en vista a la pospandemia y la necesidad de recomponer el aparato productivo nacional", sostiene el escrito. No expresa planteos en contra de nadie, pero está claro en el desarrollo de los 16 puntos que sintetizan la propuesta, que se diferencian de las políticas neoliberales y de otros proyectos que hacen eje en la exportación agroindustrial como motor principal de salida de la crisis.

El protagonismo del Estado en la orientación, regulación y planificación de la economía; la recomposición de salarios, de jubilaciones y del mercado interno como motor de la recuperación económica; el rechazo a cualquier forma de condicionamiento del FMI y el apoyo a la sanción del impuesto a la riqueza, son algunas de las definiciones de este sector que lo colocan en un andarivel diferente al de las propuestas hasta ahora conocidas, como por ejemplo las del Consejo Agroindustrial Argentino o la Unión Industrial Argentina.

Las propuestas, planteadas en el documento como "una síntesis de las coincidencias surgidas de nuestros debates, que sirven como punto de partida de este proceso de unidad que se está construyendo", son las siguientes:

Rol del Estado y sus recursos: Concebimos un Estado activo, presente en la orientación, regulación y planificación de la actividad económica y la atención de las necesidades sociales, con una clara orientación en busca de revertir la injusta distribución de recursos e ingresos de nuestra población.

Mercado Interno: Es necesaria su rápida recomposición como motor de desarrollo de la economía nacional.

Salarios y jubilaciones: Recomposición de su poder de compra y la determinación de un salario mínimo vital y móvil de acuerdo a la canasta familiar.

Aporte extraordinario y solidario: apoyo a su sanción ante la emergencia por el COVID-19. A su vez se hace necesaria una Reforma Impositiva, con impuestos progresivos, buscando que las cargas tributarias sean mayores para sectores y personas con mayor capacidad contributiva.

Inflación: sus causas son estructurales y múltiples; no pueden ser simplificadas con explicaciones monetaristas o de ajuste fiscal en el grave marco recesivo actual.

Sistema financiero: modificaciones de fondo que reviertan el proceso especulativo creciente creado desde la dictadura militar que se ahondó en últimos años. Entendemos necesaria una Reforma Financiera, que ponga al Sistema Financiero al servicio de la Producción.

Comercio Exterior: necesidad de dar impulso a exportaciones con mayor valor agregado y apoyar la sustitución de importaciones. Planteamos el ingreso obligatorio de divisas de las ventas al exterior, el control estricto de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones, movimientos especulativos y fugas de capitales.

Política cambiaria: Solo con devaluaciones cambiarias no se evitará la escasez de divisas y se ahondará la crisis estructural social y económica del país. Promover el ahorro en moneda nacional en busca de la inhibición paulatina del sistema bimonetario que tanto daño genera.

Federalizar la producción: favorecer la industrialización de la materia prima en el territorio en que se produce.

Energía: Desdolarización de las tarifas y la provisión necesaria de gas, luz, agua y combustibles, considerados servicios públicos esenciales.

Producción sustentable con el medio ambiente: uso eficiente y racional de los recursos naturales y la energía. Cuidar que los procesos industriales no dañen el entorno y que permitan generar empleos con justas remuneraciones y buenas condiciones laborales.

Producción con rostro humano: el modelo de desarrollo agropecuario tieneque ver con el uso y tenencia de la tierra. Necesitamos una política agraria que grave impositivamente al latifundio y acabe con la integración vertical de las empresas monopólicas agroalimentarias, que promueva la agroecológica y la chacra mixta.

Arraigo rural con movilidad social ascendente: desarrollar federalmente cada localidad del país, no solo desde el punto de vista productivista sino desde la integridad social organizada.

Producción Agroalimentaria: reconstruir el modelo de producción federal e inclusvo, en el cual se revierta el desarrollo desigual que la “Patria Cerealera” generó.

Alimentación y divisas: Es posible asegurar la comida para cada argentina y argentino y generar las divisas necesarias para el desarrollo de una Argentina de Pie, promoviendo la producción agroalimentaria extra-pampeana y logrando un saldo exportable en las zonas de mayor producción

El extendido entramado de organizaciones empresarias firmantes, además de las ya mencionadas, incluye a Apyme, ENAC, CEEN, Consejo Productivo, Frente Productivo, MEJ, RIEL, Fundacion Pro Tejer, IPA, Comercios Activos, Agrupacion Gelbard y Pymes Sur. Por el movimiento cooperativo, Conarcoop, Fecootra, CNCT y Facta. Mientras que desde el sector agrario adhirieron Grito de Alcorta, Centro de Estudios Agrarios, CANPO y AMRAF.

···