Economía nacional

Maniobras de evasión en el comercio exterior bajo estudio

Sobrefacturación de importaciones

El gobierno puso la lupa sobre operaciones sospechosas de sobrefacturación en las compras al exterior, una maniobra para fugar divisas burlando los controles cambiarios. Habrá mayores fiscalización sobre las ventas intrafirmas y los denominados precios de transferencia.

( Por Raúl Dellatorre ) Las complicaciones en el frente externo de la economía no están vinculados exclusivamente a la trepada de las distintas modalidades del dólar paralelo y sus consecuencias, sino también a maniobras de sobrefacturación de importaciones detectadas por las autoridades en las últimas semanas. Estas cuestiones fueron tratadas esta semana en una reunión reservada que mantuvieron altos representantes de la AFIP, el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Productivo para tratar de afinar los mecanismos de intervención rápida para corregir estas maniobras que, no sólo vienen generando una creciente inestabilidad financiera y cambiaria, sino que además podría tener un alto costo fiscal y consecuencias nocivas para la economía real. La AFIP dispondrá esta semana nuevas normas de control y fiscalización de operaciones internacionales. Aun se esperan las medidas que pueda disponer el Banco Central para frenar las distintas variantes con las que se están burlando las regulaciones bancarias.

Del encuentro mencionado participaron el secretario de Industria, Ariel Schale, el vicepresidente del Banco Central, Sergio Woyecheszen, y la directora nacional de Aduana, Silvia Traverso. Desde los diferentes lugares que cada uno ocupa en la estructura del Estado, analizaron en particular la centralidad que en las últimas semanas alcanzaron las operaciones del contado con liqui y el impulso alcista que ello le dio a las expectativas del precio del dólar. La intención de adoptar medidas para controlar o incluso prohibir este tipo de transferencias de activos al exterior, por ahora pareciera chocar indefectiblemente con el argumento de que "es la única ventana que le quedó a las empresas para girar fondos" por operaciones que, por otras vías, no están autorizadas.

Sin embargo, lo que prevalece es la presunción de maniobras de evasión y fuga que, o bien aprovechan la incertidumbre sobre el resultado de las negociaciones con los bonistas por la reestructuación de la deuda, o directamente juegan a debilitar la posición negociadora argentina generando inestabilidad interna. A este análisis de la situación se sumó la referencia de que se han detectado, en las últimas semanas, maniobras de sobrefacturación de importaciones que han puesto en alerta a las autoridades aduaneras. Esta operatoria constituye otra forma de salida ilegal de divisas, triangulando operaciones en la que el eslabón intermedio (el supuesto exportador a la Argentina, que en realidad es un simple revendedor de lo que importó de otro origen) se queda con el sobreprecio pagado por el importador argentino. Si se trata de una entidad vinculada al que pagó el sobreprecio en Argentina, estamos ante una maniobra de fuga de divisas compradas al precio mayorista oficial.

La AFIP ya tiene definida una nueva reglamentación para reforzar los mecanismos de control y fiscalización sobre los precios de transferencia, es decir los valores en los que se realizan las transacciones entre entidades vinculadas en el país y en el exterior. Las nuevas medidas impondrán nuevas obligaciones de información, tanto en operaciones de exportación como de importación, no sólo entre vinculadas sino también las operaciones con "jurisdicciones no cooperantes" (con las cuales no existe intercambio de información tributaria) o "de nula o baja tributación" (las denominadas guaridas fiscales, según la ley con tasas del impuesto a las ganancias por debajo del 15%).

El organismo que encabeza Mercedes Marcó del Pont busca avanzar en el fortalecimiento de mecanismos de combate a la fuga de divisas y la evasión fiscal, tarea que debería complementarse con las regulaciones del Banco Central. La AFIP resolverá esta semana la reglamentación pendiente en la materia, ampliando el univeso de sujetos obligados a cumplir con los requisitos de información en las operaciones de comercio exterior. En especial, estarán bajo estudio exportaciones e importaciones de los rubros de cereales, oleaginosas, automotores y servicios tecnológicos, algunos de los rubros de mayor peso y más frecuente intercambio con empresas vinculadas en el exterior.

···