Economía nacional

Por Pedro Peretti especial / Motor Económico

PRODUCTOR O FINANCISTA

( Por Pedro Peretti especial / Motor Económico ) Tal es el dilema que plantea el articulista del Diario La Nación, Pablo Andreani “…el productor siembra soja y cosecha dólares, este es el principal concepto y cambio de paradigma de lo que significa para la Argentina el negocio agrícola…”. (La Nación, 1/9/2018). Esemodelo es el mismo que fue a defender ayer la Mesa de Enlace, con la ayuda de Felipe Sola, en la reunión que tuvo con el presidente de la Republica.Quieren cosechar dólares, no producir comida. Por lo tanto, nada de impuestos, ni obligaciones con el mercado interno. Nosotros solo tenemos que producir más y el estado no pisar los mercados, ni aumentar la presión tributaria. dijo el inefable Carlos Iannizzotto. que hace unos meses negó que en la Argentina exista el Latifundio. Ese es el modelo de la derecha:seguir exportando forrajes para animales, no comida para humanos.

Andreani partió en su análisis de una premisa vieja y la presenta como si fuera nueva, el cambio de modelo ya se produjo, el debate ya está añejo. Ese es el famoso paradigma que nosotros desde el Manifiesto Argentino denominamos como de: sojizaciòn inducida con concentración de tierras y rentas. Lo trajo aupa lanefasta década del 90, y ya está plenamente consolidado.Lo que sufrimos hoyson sus consecuencias, no sus dolores de parto. La sojizaciòn con concentraciónes lo que nos “regaló” este desastre actual, cuyos resultados negativos-por más que los quieran ocultar- son más que visibles. Lo podemos verificar en : menos productores, más concentración, más abandono rural, más rentistas, la población -rural y urbana- con más cáncer e inundaciones, menos bosques, más accidentes viales (el 90% del cereal se transporta con camión), más migraciones rurales descontroladas, menos ARRAIGO…y fundamentalmente la COMIDA CARISIMA. Estas son algunas de las consecuencias del paradigma que reivindicaAndreani y defiende la Mesa de Enlace, cuyos efectos negativos nadie computa ni menciona a la hora de hacer el balance del modelo agrario argentino. Solo ven la cuenta de las retenciones y nunca cuantifican el daño.

Sigue Andreani “En la medida que el productor entienda que su negocio es financiero-la producción es el camino para consolidar el flujo de dólares -mejores decisiones tomará como empresario.” (Pablo Andreani, La Nación 1/9/2018). Mas claridad imposible. No tengo dudas que los pocos más de 2.000 mega-productores-ultra-concentrados- que explican el 50% de la producción de soja del país actúan según el razonamiento de Andreani. No producen ni les importa el mercado interno, ni los alimentos para la mesa de los argentinos. Allí radica el principal problema agrícola que deberíamos al menos mirar. No son productores, son financistas los que hacen la mayor parte de la agricultura pampeana. Debemos volver a tener un país con productoresde rostro humano, no auxiliares productivos de las grandes transnacionales que solo siembran soja o maíz para exportar sin industrializar. Una cosa es ser chacarero y otra muy distinta ser un mero sojero-financista, son dos formas de hacer la agricultura distinta, dicotómicos, que representan dos mundos agrarios y modelos políticos totalmente opuestos. Los productores financistas no reinvierten un peso en el agregado de valor, ni en nada más que no sea volver a sembrar,(incluyo máquinas y camionetas) para obtener dólares y volverlos a fugar, un verdadero círculo vicioso. Todo presentado con un relato ficcional cubierto con un cendal de “virtuosismo” del que, sin duda, carece el modelo. Dime que alardeas y te diré lo que te falta.

Debemos preguntarnos: ¿puede ser la agricultura solo un negocio para tan-tan pocos, cuyo único y excluyente objetivo es sembrar soja o maíz para fabricar dólares para la especulación financiera?..Chau soberanía y seguridad alimentaria, chau industrialización, chau mercado interno, chau educación pública, chau salud…en definitiva chau país, para todos; bienvenida colonia.

Para cerrar, una duda: ¿porque el campo nacional y popular nunca discute la política agraria,ni interviene activamentepara impugnar estas ideas neoliberales en la agricultura que tanto daño le hacen al país? No me explico porque las dejamos correr sin obstáculo, con lo cual terminan integrando el sentido común productivo de la sociedad argentina, como si fueran--algo benigno. No es neutro que a la comida la “fabrique” la agricultura de rostro humano o los financistas. resolver correctamente esta contradicción es: la madre de todas las batallas. Estamos hablando de la comida de los argentinos, no sé si “todo el mundo” logra dimensionar lo que significa: “la comida”.

El abastecimiento se puede hacer con mega empresas productoras integradas verticalmente y sin productores genuinos como es el modelo que prohíja el macrismo o con millares de campesinos y chacareros como necesita el pueblo.Que lo haga uno u otros es unadecisión política de la sociedad. LA COMIDA es la primera prioridad con eso no sé jode y después si… la exportación. Primero llenar el estómago y después “los verdes,”, esto es parte de la genética política del campo popular. Y no es un juego de palabras vanas, como se resuelve esta ecuación es toda una definición política, que nos pone de un lado o del otro de la grieta.

Es tan-tan misérrima la actitud de despreocuparse de la mesa de los compatriotas, tan sin sentido común social, que no debería merecer la más mínima consideración electoral.¿Qué sociedad puede aspirar a mejorar incitando a sus productores de alimentos a transformarse en timberos de las finanzas? Y… sin embargo, con esas ideas ganaron dos elecciones. Alguna autocritica debemos hacernos… Salud y cosechas Pedro Peretti Máximo Paz-verano del 2021

···