Economía nacional

Para los mentores del neoliberalismo, la pobreza puede subir "unos cuantos puntos más", y habrá que esperar 30 años de crecimiento sucesivo para bajarla.

Pobreza por treinta años más

( Por Raúl Dellatorre) Ricardo Arriazu, un veterano consultor de la city, joven asesor en el Banco Central durante la última dictadura /1976/83) y uno de los mentores de la "tablita cambiaria", expresó este miércoles sin excitarse: "no se extrañen que la pobreza vuelva a subir unos cuantos puntos (...). Por los acontecimientos conocidos, se puede esperar un salto fuerte en la pobreza: ha pasado en otros años con fenómenos parecidos". Casi naturalizando el hecho de que en Argentina esté superando el 35 por ciento y hasta acercarse al 40, Arriazu proyectó que para bajar la pobreza al 10 por ciento "el país debería crecer en forma sostenida el 2,8 por ciento anual durante treinta años".

Sin demasiado apuro para resolver la pobreza, Arriazu prefiere que sea por derrame en vez de las tan detestables políticas públicas específicas. El comentario no alteró a la exquisita concurrencia que participó del encuentro de la Asociación Empresaria Argentina, AEA, en el Sheraton de Retiro. AEA, en su concepción, no es muy diferente al Consejo Empresario Argentino, CEA, que en 1975 presidía José Alfredo Martínez de Hoz y lo catapultó al Ministerio de Economía de la dictadura cívico militar inaugurada en 1976. La parte "cívica" de ese golpe la aportó, justamente, el CEA, esa usina de defensa de los intereses del capital más concentrado. En 1975, una usina golpista. En 2019 su heredera, AEA, es un fuerte aparato de presión para condicionar a los gobiernos democráticos que no le responden directamente.

Arriazu, con una larga trayectoria que va del CEA a la AEA, sostiene hoy que "sin restaurar la macroeconomía la Argentina no podrá crecer; hay que eliminar los déficit gemelos, estabilizar el tipo de cambio nominal y erradicar la inflación: las tres cosas hay que hacerlas al mismo tiempo". En 1979 lo intentó mediante una "tablita cambiara" (anunciada el 20 de diciembre de 1978) que explicitaba el calendario de devaluaciones, una suerte de "seguro de cambio gratuito" que posibilitó fabulosas ganancias especulativas con las altas tasas de interés en pesos y posterior fuga de divisas. Con otros instrumentos, los mismos resultados que la política actual: crisis externa, e inflación y recesión internas.

Arriazu dijo que en el largo plazo la inflación es un fenómeno monetario, pero en el corto y mediano es mucho más complejo, por lo que hay que atacarlo desde múltiples frentes. Sostuvo también que la crisis actual forma parte de "un ciclo, y los ciclos pasan", pero el problema argentino es estructural. "Lleva casi un siglo… y sigue allí. Llegamos a tener 2,6 veces el promedio del PBI Mundial y ahora estamos en el 30%, es la historia de un fracaso secular fenomenal que comenzó en la década de 1920", se quejó. Si alguien se preguntaba de dónde salía esa rara interpretación que utiliza el gobierno de que todo lo que nos sucede es culpa de los anteriores 90 años, aquí apareció el autor.

Y si alguien piensa que, después de la actual experiencia, a nadie se le ocurriría volver a aplicar la misma fórmula, se equivoca: si les dan la oportunidad, como a fines de los 70, a fines de los 90 y como en el último cuatrienio, lo volverían a hacer.

Si llegaste hasta acá…

Es porque te interesa la información rigurosa, porque valorás tener otra mirada más allá del bombardeo cotidiano de la gran mayoría de los medios. Página/12 tiene un compromiso de más de 30 años con ella y cuenta con vos para renovarlo cada día. Defendé la otra mirada. Defendé tu voz.

···