Economía nacional

Opina/ Agrupación José Ber Gelbard

La Pandemia en el Actual Contexto de la Argentina

Han pasado casi tres meses desde el comienzo de las medidas de Aislamiento dispuestas por el Gobierno Nacional y es importante hacer un análisis de cómo se administró esta pandemia, de sus consecuencias y sobretodo del contexto en que se da esta situación extraordinaria e inédita.

El Gobierno desde el primer día estableció como objetivo principal el cuidado de los ciudadanos. En un Mundo donde en la mayoría de los países las leyes del mercado han determinado las políticas a seguir, nuestro país decidió que era el Estado quien iba a administrar esta pandemia.

A partir de ese momento el Gobierno fue tomando medidas que priorizaron el cuidado de la salud de la población, no sólo por la convicción de saber que cuidar la vida debe ser lo más importante, sino entendiendo que la manera más inteligente de evitar que se destruya toda la economía era justamente evitando que la sociedad se enferme masivamente. Hoy, los números le dan la razón, los países que más flexibilizaron sus medidas de aislamiento son los que sufrieron una mayor caída de la actividad económica y donde más creció el desempleo.

Claramente, esas medidas iban a afectar la economía, ya que el 80% de los sectores productivos y comerciales no podían trabajar lo cual generó una caída impactante de la actividad y consecuentemente de la recaudación.

Para las casi 600 mil pymes que generan la mayor cantidad de empleos era imposible hacer frente a los salarios, obligaciones impositivas, tarifas, inclusive cubrir los cheques que habían entregado a sus proveedores proyectando un mejor año y es a partir de esa expectativa que tenían los empresarios el contexto en que hay que analizar esta situación.

Debemos decir que esta situación inédita provocada por el coronavirus no sucede en Marzo del 2016 donde la realidad de las pymes era absolutamente distinta ya que se venía de una etapa, que con aciertos y errores, no había dejado un problema de producción y empleo. Ocurre en Marzo del 2020 después de 4 años de políticas antiproductivas, de apertura indiscriminada de importaciones, de inserción inteligente en el mundo exportando básicamente commodities, de un 2000% de suba de tarifas, de tasas que hacían que las pymes sobrevivan cambiando cheques al 80%. De cierre de casi 30 mil pymes y pérdida de más de 200 mil empleos.

El Macrismo hizo un industricidio sin Pandemia y entonces no es contra fáctico decir que esta situación en manos del anterior Gobierno hubiera sido una catástrofe.

Desde el comienzo de las medidas de aislamiento la decisión política del Gobierno fue cuidar las empresas y los puestos de trabajo. El fortalecimiento del FOGAR para que las empresas puedan tomar créditos al 24% para abonar los salarios fue el primer paso de un paquete de medidas que incluyó el congelamiento de tarifas y combustibles, la extensión de la moratoria de AFIP, la suspensión de embargos y juicios, el nacimiento del ATP que por un lado se hizo cargo del pago de una parte importante de los sueldos y por otro permitió rebajas de hasta un 95% de las contribuciones patronales o el diferimiento del vencimiento de las mismas. El Gobierno de la Provincia de Bs.As., donde se encuentran el 60% de las pymes, a través de ARBA, lanzó también una amplia moratoria y desde el Banco Provincia ejecutó una batería de medidas en apoyo a la producción.

Por supuesto que hubo errores ya que todavía el 50% de las empresas no pudo acceder al ATP, situación que se va modificando lentamente. Con los créditos al 24% sucedió algo similar, sólo un 30% de las empresas que lo solicitaron pudieron acceder al mismo, porque los Bancos solicitaban requisitos que muchos empresarios no podían cumplir, entre otras cosas, por venir de casi tres años de recesión, aún cuando el cobro de esos créditos estaban garantizados por el Estado a través del FOGAR.

Está claro que todos los Bancos privados, no así los públicos que fueron los primeros en responder,decidieron darle una batalla frontal al Gobierno negando el acceso al financiamiento pyme.

Entendemos que hay situaciones que la gestión debe modificar, el acceso al ATP y a los créditos debe llegar a todas las pymes que hacen un esfuerzo enorme por mantener sus fábricas y empleos. Estamos convencidos que va en esa dirección. Sabemos que no se pueden dar todas las peleas al mismo tiempo y también que las Pymes deben estar en la mesa de decisión para acompañar esas disputas.

Hoy muchas empresas comenzaron a producir nuevamente, sobre todo en el interior del país. Con protocolos y con la responsabilidad de saber que es el cuidado de su gente lo que va a permitir que las industrias sigan funcionando. La situación no es fácil en el Conurbano donde el Gobierno Provincial y los Intendentes están jugando un rol fundamental en administrar la habilitación de actividades en momentos donde el contagio está creciendo.

Tenemos un Estado presente defendiendo a la producción y el trabajo. La construcción del “día después” debe tener a los empresarios pymes y a los trabajadores como protagonistas.

···