Economía nacional

Declaraciones en “Siempre es hoy" por Somos Radio (AM 530)

Fernanda Vallejos pidió un plazo de veinte años y reducción de las tasas de interés para el pago al FMI

Se quebrantaron todas las normas legales y administrativas de Argentina

En medio del debate por la deuda, la legisladora del Frente de Todos Fernanda Vallejos le reclamó flexibilidad al Fondo Monetario Internacional para la renegociación. Argumentó que el acuerdo firmado en 2018 violó las leyes argentinas que regulan la contratación de la deuda pública y el estatuto del propio organismo. Y remarcó que las nuevas condiciones deben ser acordes con las posibilidades objetivas de Argentina para poder hacer frente a su deuda externa y, sobre todo, a su deuda social.

La diputada Fernanda Vallejos aseguró que Argentina necesita un plazo de por lo menos veinte años para poder devolver el crédito que tomó el gobierno de Mauricio Macri del FMI, y una reducción de las tasas con respecto a las que originalmente se habían pautado. Sostuvo que el organismo tiene la capacidad política, legal e institucional para flexibilizar las condiciones del nuevo acuerdo, considerando que el crédito firmado en 2018 violó el propio convenio constitutivo del Fondo y las leyes argentinas en materia administrativa y financiera que regulan la contratación de la deuda pública.

Las declaraciones fueron realizadas en el programa “Siempre es hoy" por Somos Radio (AM 530), con la intervención de Daniel Tognetti y Raúl Dellatorre , director de Motor Económico.

“El Fondo Monetario tiene capacidades legales, en base a lo que sus propias normas internas establecen, para otorgar distintas líneas de crédito, no solamente las que convencionalmente conocemos, de hecho todo el tiempo crea líneas nuevas, por ejemplo la del Covid, que no existía”, argumentó la presidenta de la comisión de Finanzas de Diputados.

“Esta inflexibilidad que plantea el Fondo Monetario uno podría pensar que es parte de la negociación -prosiguió Vallejos-. Pero pensar que el Fondo Monetario no tiene capacidad legal, institucional y por supuesto política para avanzar en un acuerdo de características particulares es una falacia. Seguramente el ministro [Martín Guzmán] plantea esto como una alternativa y sin dudas que sería posible”, resaltó.

El crédito que tomó el gobierno de la alianza Cambiemos por U$S 57.100 millones (de los cuales se desembolsaron alrededor de U$S44.800 millones) fue el mayor de la historia otorgado por el organismo financiero, se concretó en el marco de la crisis financiera que tuvo lugar durante la gestión de Mauricio Macri y el desembolso se hizo efectivo durante la campaña presidencial del año 2019.

En ese marco, Vallejos recordó que el propio representante de Estados Unidos en el FMI cuando se firmó el acuerdo, Mauricio Claver-Carone -hoy presidente del BID- reconoció que aquel crédito fue para favorecer al expresidente Mauricio Macri* en su campaña por la reelección. “Fue un crédito otorgado con intencionalidad política. Entonces acá tiene que haber también una solución que tenga un componente de decisión política”, sentenció la legisladora.

Las condiciones del nuevo acuerdo deben ser acordes con las posibilidades objetivas de Argentina para poder hacer frente a su deuda externa y, sobre todo, a su deuda social, destacó Vallejos, después del periodo macrista y la llegada de la pandemia que afectaron los indicadores de desempleo, pobreza y desigualdad.

“No tengo ninguna duda de que el FMI tiene capacidad para generar unas condiciones que sean aceptables para la Argentina. No porque sea un capricho de Argentina, sino porque esté dentro de las posibilidades objetivas, matemáticas para que las cuentas externas cierren en armonía al igual que la principal deuda que Argentina tiene hoy, que es la social, hacia el interior con nuestro pueblo”, advirtió la economista. “Porque esto también es parte de la deuda que dejó Macri, y que lamentablemente es una cuenta que se amplió con la pandemia”, agregó en diálogo con el programa Siempre es Hoy (AM 530).

En este sentido, Vallejos subrayó que el próximo acuerdo no debe implicar un ajuste del gasto como tampoco reformas estructurales de tipo laboral o previsional, como suele hacer el organismo con sus países deudores.

“Argentina no puede aceptar ninguna política de ajuste que implique recorte del gasto, lo que usualmente y por distintas vías exige y ha exigido el Fondo Monetario”, afirmó. “Tampoco aceptar reformas estructurales, de las que el Fondo Monetario suele también exigir a los países deudores, al estilo de entregar el sistema previsional o el mercado de trabajo. Son las condicionalidades que por experiencia propia todos conocemos”, alertó.

El gobierno ha reiterado que el préstamo que tomó Macri es “impagable”. Así lo afirmaron el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner. El mandatario afirmó el domingo al programa Sobredosis de TV que el acuerdo debe ser “sostenible para poder aplicar un plan de crecimiento de la economía”. Mientras que la expresidenta, en su discurso del 24 de marzo, convocó a un acuerdo político que incluya a la oposición. “Si desde los partidos políticos no somos capaces de articular un acuerdo mínimo frente a cuestiones estructurales como es el endeudamiento externo y la economía bimonetaria, va a ser muy difícil gobernar la Argentina, sino imposible tal vez”.

Los detalles de las irregularidades del préstamo

Vallejos precisó en qué consistieron las anomalías del crédito stand by y su ampliación, que alcanzó u$s 57.000 millones. Esta cifra representa el 1.277% de la cuota argentina del Fondo, cuando lo establecido para este tipo de acuerdos en base a lo que las propias normas del organismo indican, es el 435% de la cuota. Finalmente se desembolsaron u$s 44.800 millones, es decir que el dinero que el FMI le dio a Macri terminó siendo el doble de lo que Argentina podría haber recibido en términos convencionales de acuerdo a lo que las propias normas del FMI indican para este tipo de programa.

“Si se pudieron quebrantar todas las normas para otorgar este disparate desde el momento cero, que todos sabían que era un disparate, por qué no puede haber flexibilidad a la hora de encontrar una solución a algo que indudablemente estuvo mal dado”, concluyó Vallejos.

En este link se puede acceder al audio completo de la nota

···