La cruda realidad

Por Clara Razu

¡Qué lindo es dar buenas noticias! Ánimo, ¿mañana puede ser peor?

(Por Clara Razu) Ramos Mejía, 5 de diciembre de 2017. A casi dos años de la asunción de un gobierno que prometió, frenar la inflación, no quitar ningún derecho adquirido, eliminar el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores, darle el 82 por ciento móvil para los jubilados, construir 3000 jardines de infantes o respetar al que piensa distinto, nos encontramos con, inflación galopante, a pesar de llevar adelante políticas contractivas que dieron lugar a la caída de la actividad económica y aumento del desempleo. Pero también, eliminación de pensiones a la discapacidad y de los planes “Procrear”, “Conectar Igualdad”, “Libros para todos”, generalización del Impuesto a las Ganancias para más trabajadores y endeudamiento vía emisión de LEBAC. A esto se suman los despidos ya anunciados en YPF, INTA y Aerolíneas Argentinas, 165 cesanteados en el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), 3.000 trabajadores de prensa se quedaron sin trabajo, cierre de 600 medios o 3.000 transportistas de discapacitados a punto de quedarse sin trabajo. Las familias de los discapacitados, sin pensión y sin transporte hacia las escuelas, en el Patronato del Liberado de la Provincia de Buenos Aires, 300 empleados, casi en su totalidad Trabajadores Sociales “renunciaron “bajo la amenaza de sumarios y carpetazos”.

Mientras tanto aumentan las tarifas y las naftas, impulsando el índice de inflación hacia arriba, se espera que en diciembre sea del 2 por ciento, llegando al 24 por ciento anual, lejos de la “meta” del 17 por ciento.

La tasa de interés no bajará hasta abril, dado el temor del Banco Central de la República Argentina a que una disminución impulse a la “dolarización” de las carteras, con la consiguiente depreciación y aumento de precios.

Eso sí, los jubilados, pensionados y perceptores de asignaciones universales y familiares cobrarán menos si se aprueba la reforma previsional.

Si todo esto no fuera un resumen de noticias económicas podría tratarse de la enumeración de desgracias de una película de los Hermanos Marx donde una mala noticia es cubierta por otra peor, o por frases provocativas por parte de funcionarios que solo muestran empatía con los poderosos.

Se puede sumar a esta enumeración la decisión de no devolverle el IVA a los jubilados (5 por ciento del IVA por compras pagadas con tarjetas de debito para jubilaciones mínimas y beneficiarios de Asignación Universal por Hijo). El programa que contempla la retribución de parte del impuesto por compras con tarjeta de débito resultó un fracaso. Pese a que tiene un presupuesto de 17.138 millones de pesos para 2017, en los primeros siete meses del año se devolvieron sólo 1000 millones de pesos, menos del 6 por ciento del total, según los últimos datos que brindó la Jefatura de Gabinete al Congreso.

Ninguna de las medidas adoptadas logra el objetivo declarado de hacer un país eficiente y atractivo para las inversiones, salvo las especulativas. Ninguna medida apunta a mejorar la calidad de vida de un pueblo que votó a este gobierno creyendo en las promesas de campaña, y que aún con evidencias de incumplimiento les renovó la confianza en las últimas elecciones legislativas. De acuerdo a un trabajo de la consultora Analogías realizado sobre el AMBA, más de la mitad de los vecinos del área metropolitana (51,1 por ciento) se muestran “muy” o “bastante” informados respecto a las reformas propuestas por el Gobierno tras las elecciones, contra apenas un 14 por ciento que afirma no estar “nada informado” sobre el tema.

A su vez, el 46,4 por ciento afirma que los proyectos de reforma propuestos en materia previsional, fiscal y laboral empeoran la imagen del gobierno de Macri, contra sólo un 18,1 por ciento que afirman que la mejora. El efecto es especialmente negativo en los menores de 45 años.

Si bien quienes afirman tener imagen “buena o muy buena” de Macri no se muestran afectados por estos proyectos, el 45,8 por ciento de quienes tienen imagen “regular positiva” del presidente afirman que las reformas empeoran su percepción del gobierno. La cifra trepa por encima del 80 por ciento entre quienes ya se definen como opositores “duros”. Sería bueno entender cómo es que una gran parte de votantes de Cambiemos no percibe que esas reformas afectaran a su vida, directa o indirectamente tal como les sucede a los comerciantes de San Justo, La Matanza, que lanzaron una línea de ofertas para impulsar las ventas, frente a una alicaída demanda. Una gran parte de los mismos que hoy ven sus negocios vacíos apostaron por un cambio, que los perjudicó. Mientras esto sucede, en González Catán, Laferrere, Rafael Castillo y otras localidades matanceras crece el Trueque “solo por mercadería”, donde se puede cambiar una campera por milanesas de carne o galletitas “pitusas” ¿Es esto creatividad emprendedora o solo estrategias para combatir la pobreza de los hogares? Llegan las fiestas navideñas, y muchos espíritus sensibles pedirán paz y prosperidad, ¿serán capaces esos espíritus de enfrentar los ojos sin brillo de los desempleados frente a una mesa vacía?

Mientras las góndolas se llenan de productos navideños con remarcaciones que llegan a un 40 por ciento respecto al año pasado, las billeteras flacas intentan repartir el escaso poder adquisitivo de sus ingresos en la satisfacción de necesidades, seguramente, cuando encienda la televisión algún comunicador, operador o periodista de algún medio concentrado le enseñe como hacer caldo de hueso y curarse con yuyos al ritmo de “No me arrepiento de este amor”, mientras reza como en una oración laica...”Si se puede…”

  • Lic. en Economía. Docente. Colaboradora de Motor Económico

···