La cruda realidad

El ministro que amaba las offshore

Los nuevos documentos obtenidos por el equipo de Paradise Papers revelan que Caputo era dueño indirecto de Noctua, por lo que debió haberla incluido en su declaración jurada. El ministro había dicho que sólo trabajó como asesor.

De acuerdo a nuevos documentos de la Securities and Exchange Commission (SEC), la bolsa de valores de Estados Unidos, el ministro de Finanzas, Luis Caputo, fue uno de los dueños de la empresa Noctua Partners hasta noviembre de 2015, algo que el funcionario había negado. Noctua tiene sedes en Miami y Delaware y administra fondos de inversión con sedes en paraísos fiscales. Caputo aseguró días atrás que no debía colocar la empresa en su declaración jurada porque sólo había trabajado allí en calidad de asesor, pero los nuevos papeles lo desmienten.

“Nuestro principal dueño es Noctua Partners II LP, una sociedad registrada en las islas Caimán, e, indirectamente, Martín Guyot y Luis Caputo. La principal dueña de nuestra afiliada Noctua Assets Management LLC es Noctua Partners I LP, una sociedad de Caimán e, indirectamente, Guyot y Caputo”, reza la declaración que confirma el vínculo del ministro de Finanzas con la firma. Lo de “indirecto” tiene que ver con que son sociedades que a su vez pertenecen a otras sociedades, una habitual maniobra para esconder a los verdaderos dueños de las offshore.

Luis Caputo había quedado expuesto luego de que la megafiltración conocida como los Paradise Papers diera a conocer que había manejado los fondos Alto Global, inscriptos en las Islas Caimán, y Noctua, datos que omitió mencionar en sus declaraciones juradas, tanto en la AFIP como ante la Oficina Anticorrupción (OA). “Nunca fui propietario ni accionista de Noctua ni de Princess sino asesor, administrador, fiduciario y/o mánager, por lo tanto que no debía declararlas”, sostuvo en su descargo el ministro. Pero la investigación continuó y los nuevos documentos obtenidos por el equipo argentino de Paradise Papers –publicados ayer por Perfil y La Nación– aseguran lo contrario.

Caputo, en verdad, tuvo control sobre la compañía hasta el 25 de noviembre de 2015, es decir, hasta diez días antes de asumir en la función pública como segundo de Alfonso Prat-Gay. Como su primera declaración jurada correspondió al ejercicio 2015, debió incluir su rol como “fundador”, “dueño indirecto” y “accionista indirecto” que la propia Noctua sostiene en su declaración a la SEC. De acuerdo a los documentos, el ministro tuvo más del 75 por ciento de las acciones de Princess. Esta empresa era dueña de otra sociedad que a su vez era propietaria de Noctua.

Caputo, primo de Nicolás Caputo, amigo, contratista y miembro directo de la “mesa chica” del presidente Mauricio Macri, no sólo le ocultó en su momento esa información al Estado, sino también, posteriormente, negó todo ante la consulta del equipo argentino de periodistas que investiga los Paradise Papers, en noviembre de 2017, y ante el diario alemán Süddeutsche Zeitung. En ese entonces declaró que era “solo un administrador” que asesoraba al fondo en las inversiones de posibles clientes. “No tuve ninguna injerencia accionaria hasta donde yo sé. Tampoco es importante porque es una sociedad que no vale nada en sí, es un fondo, y vale en la medida de la cartera que maneja”, aseguró.

“Lo recontra banco. No tengo dudas de su integridad y de su capacidad. Jugaba la Champions League, no jugaba en la B. Y dejó todo para venir a jugársela por su país”, lo había defendido sin titubear Marcos Peña cuando salieron a la luz los vínculos del ministro con las offshore. El apoyo del Jefe de Gabinete se dio en el contexto del escándalo y la renuncia, en febrero de este año, del subsecretario general de la presidencia Valentín Díaz Gilligan, quien ocultó más de un millón de dólares en una cuenta en Andorra. Hoy Caputo está denunciado, entre otras cosas, por negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas, tráfico de influencias, uso de información privilegiada y lavado de activos.

(*) Fuente: Página 12

···