Aldea Global

Un mundo más irracional

La incertidumbre del futuro

" (Por Jorge Muracciole(*)Especial Motor) A pesar de los innumerables dispositivos que el sistema capitalista a parido a través de décadas. Lo que no puede ocultar es la profunda desigualdad que habita el mundo contemporáneo. Es también cierto , que los mas media a escala global, refuerzan el espejismo del consumo y el confort de la tercera parte de la población mundial, que en distinta magnitud disfruta del crecimiento geométrico de la productividad de la mano de obra , que junto a los avances tecnológicos dispara el crecimiento exponencial de la plusvalia relativa de cada trabajo, material e inmaterial que contribuye al producto del trabajo social a escala planetaria.

En este sistema mundo, lo que se torna cada vez mas irracional es que un tercio de la población mundial, conviva con la la pobreza, la desocupación estructural y un sin fin de privaciones. Según los informes de organizaciones como OXFAM en lo que va del siglo, la brecha entre las élites que poseen la mitad de la riqueza acumulada en el planeta se amplia en forma acelerada. De cada crisis recurrente , la acumulación de los que mas tienen se incrementa y los que caen en la pobreza son cada vez mas numerosos y mas miserrimamente pobres.

En su gran obra investigativa el hungaro Karl Polanyi, explicó hace décadas, como a través de los siglos la riqueza de los países centrales fue distanciándose a través de la instalación como sistema productivo la generalización de la explotación de la llamada mano de obra. De tan solo un 30% de diferencias existentes entre los pases centrales y los paiíses pobres, en 1786 , la brecha se a quintuplicado en solo un siglo después 1886 y la diferencia se fue ampliando al multiplicarse a once veces a lo largo del siglo veinte.

Estas reflexiones si se las contextualizan con el actual escenario de globalización capitalista, donde la desigualdad extrema reina. Nos permite sin falsos optimismos de coaching ontológicos, proyectar la sociedad por venir, con un futuro en extremo incierto para una parte cada vez mas significativa de la humanidad.

Atravesada por el incesante avance tecnológico, que  en clave de competitividad sin límite, bajo el comando de las grandes corporaciones cuyo único norte es de la realización de sus ganancias en desmedro de lo que sea, en ese falsa paradigma del dualismo donde el mundo de lo humano y la naturaleza van por caminos paralelos. 

La lógica de la acumulación sin limites  instala a la  humanidad  en una encrucijada.  O alteramos , esta suerte de  rapiña  de destrucción ecológica en el  que nos ha llevado el interés interesado de las corporaciones. Instituyendo un sistema de vida donde  el ser humano no sea  material descartable y se convierta el centro de las soluciones a .instaurar .Repensar el actual estado de cosas,  es ponderar lo  humano sobre el afán de lucro. 

Detener la lógica del neo-liberalismo salvaje, que no es mas que el seudónimo del capitalismo globalizado en su estadío financiarizado . Donde la humanidad sobrante   por  la puesta en marcha del proyecto robótico-financiero  , este incluida en un proyecto societal para todos y no sea a perpetuidad la variable de ajuste.De cara al futuro el género humano vive una gran paradoja. Durante décadas nos han inculcado el culto al trabajo y nos han afirmado que aquel que no produce es un inútil social. Y contradiciendo ese mandato, el empleo asalariado se reduce de forma inversa al crecimiento demográfico.

El escenario actual y en proyección el futuro mas aún, es una distopía siniestra donde el empleo se desvanece tras la implementación de la robótica. Millones de seres humanos dotados y potencialmente productivos serán instalados en el devenir de la desocupación estructural. Hoy como hace mas de un siglo la pregunta no es meramente económica sino esencialmente política, ¿que hacer? , con el futuro de todos sin excepciones.

(*) Sociólogo, Periodista, Docente UBA, Especialista en sociología del trabajo

···