Aldea Global

Por Gonzalo Magliano

Bolivia investiga los crímenes de sus dictaduras: "La idea fundamental es que no haya impunidad"

Así lo expresó Nila Heredia ex detenida durante la dictadura de Hugo Banzer y designada por Evo Morales para encabezar la Comisión de la Verdad que elaborará el primer informe sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1964 y 1982.

(Por Gonzalo Magliano) En Bolivia se están investigando los crímenes de sus dictaduras. Hace dos años el presidente Evo Morales creó la Comisión de la Verdad que tiene como misión hacer el primer informe oficial sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos entre 1964 y 1982. En estos días se encuentra en Argentina la presidenta del organismo, Nila Heredia, para conocer en mayor profundidad la experiencia argentina y difundir el trabajo que vienen realizando.

Heredia fue una víctima directa de la dictadura de Hugo Banzer (1971-1978). En esos años militó en el Partido Revolucionario de los Trabajadores de Bolivia (PRT-B) y en el Ejército de Liberación Nacional (ELN). El 2 de abril de 1976 fue secuestrada de su casa y torturada en la entonces Prefectura de Cochabamba. Su marido, Luis Stamponi, fue secuestrado ese mismo año y trasladado a Argentina en el marco del Operativo Cóndor. Se sabe que en nuestro país estuvo en cautiverio en el centro clandestino "Orletti". Hoy permanece desaparecido.

Heredia se muestra serena. Sus palabras son medidas. Sabe de la menuda tarea que lleva adelante. Se calcula que durante las dictaduras que asolaron la tierra boliviana entre 1964 y 1982 hubo al menos 1392 personas asesinadas, 486 desaparecidos y 2868 exiliados. Han pasado 36 años y la posibilidad de encontrar pruebas no es la mejor. Lo mismo sucede con los testimonios de las víctimas y los victimarios. "No tenemos tiempo porque la gente se nos va muriendo y nos estamos muriendo", advierte Heredia.

Sin embargo, cuenta con el apoyo de Evo Morales, quien la elogió por su trayectoria en política y en los derechos humanos. Heredia nació en 1943 en Potosí, Bolivia. Entre otros cargos, entre 2006 y 2010 fue ministra de Salud de su país y fue la presidenta de la Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional de Bolivia (Asofamd). "Hermanas y hermanos en este día tan negro para la historia (de Bolivia) desde aquellos tiempos, pero ahora este día debe ser de fortaleza y esperanza y sobre todo para una profunda reflexión", dijo Morales en el acto donde juramentó a los integrantes de la Comisión.

También integran la Comisión de la Verdad el sindicalista Edgar Fidel Ramírez Santiesteban; el abogado y exasesor de Morales, Eusebio Gironda Cabrera; el exdirigente campesino, Teodoro Barrientos Céspedes; y la activista de derechos humanos, María Isabel Viscarra Quezada.

La Comisión tiene un plazo de dos años para realizar el informe. Si bien el objetivo central será la investigación sobre de las violaciones a los derechos humanos, también indagarán en el impacto negativo contra el Estado desde el punto de vista económico, político, social. Esto representa una novedad en lo que han sido las comisiones de la Verdad de América Latina.

Una vez finalizado el trabajo, entregarán el informe a los tres poderes del Estado boliviano (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y al Defensor del Pueblo, que deberán resolver como juzgar los crímenes denunciados. Para Heredia, entregar el informe a estos actores es una garantía para que la tarea no quede en la nada. "Definitivamente repartir entre los tres poderes y el Defensor del Pueblo genera un ámbito de no impunidad. Esta es la idea fundamental. Que no haya impunidad".

En estos días se encuentra en Argentina para conocer en detalle el proceso de Memoria, Verdad y Justicia que, después de avances y retrocesos, logró, sobre todo a partir del 2003, avanzar en la condena de miles de represores militares y civiles. En este marco, participó este miércoles en la Facultad de Sociales (UBA) del panel organizado por la Maestría de Estudios Sociales Latinoamericanos "Crímenes de Estado y DDHH en América Latina" junto a Daniel Feierstein, director del Observatorio de Crímenes de Estado (OCE) de Sociales, y a Rodrigo Gómez Tortosa de la Coalición Internacional contra las Desapariciones Forzadas.

Entre otras cuestiones, debatieron sobre el rol clave que tuvo en Argentina la sociedad civil, en especial los organismos de derechos humanos. Si bien en Bolivia estos temas no han tenido la misma importancia en la agenda pública, están generando expectativas para una sociedad que ha sufrido tantos años. "Es un tema que llama la atención", cuenta. Heredia tiene confianza en lo que sucederá. "Siempre hemos sanado las heridas entre nosotros. Hay mucha cosa que está guardada en la memoria colectiva", afirma.

Hasta ahora no hubo muchas reacciones negativas sobre el trabajo de la Comisión. Distintos sectores, como la oposición y las Fuerzas Armadas, "están expectantes", sostiene Heredia. Sin embargo, remarca la importancia que tiene en la política actual de Bolivia. "Políticamente incide porque la gente de la oposición es la gente que va a ser juzgada". Sin señalar nombres específicos, Heredia desliza que esos mismos sectores políticos, los cuales históricamente tuvieron el poder en Bolivia, estuvieron implicados. Es por este motivo que no hablan mucho sobre la Comisión. "Ellos saben los resultados (de la investigación) que va a haber", sostiene.

Para Heredia no es una tarea más. "Es una lucha de muchos años". Al principio no quería ser presidenta de la Comisión, para "no mezclar ni generar conflictos". Pero luego aceptó. Luego de tantos años de pelea por la verdad y la justicia no podía negarse. Seguramente cuando asumió la presidencia del organismo se acordó de su esposo desaparecido y de tantos compañeros y compañeras que ya no están. "Yo creo que todos nosotros, los que hemos sido militantes seguimos teniendo obligaciones con la población y tenemos que hacerlo. Sería una barbaridad decir no. ¿Qué loco, no? Estamos peleando y seguimos peleando".

(*) Fuente: Infonews

···