Aldea Global

Por Silvia Laura Rodriguez (*)

AcuerdoUnión Europea / MERCOSUR: la profundización de la integración dependiente al mercado mundial.

AuerdoUnión Europea – MERCOSUR: la profundización de la integración dependiente al mercado mundial. ( Por Silvia Laura Rodriguez Especial para Motor (*) El contexto: dos décadas de negociaciones truncas, acabaron hace apenas unos días, con el anunciodel importante acuerdo entre la UE y el MERCOSUR. Diferencias irresolubles, fueron zanjadas por la confluencia de: presiones geopolíticas, como la Guerra comercial entre EEUU –China; económicas, en cuanto a la necesidad de aumentar el flujo comercial en épocas de un proteccionismo generalizado y políticas, ya que Macri culmina su mandato en medio de una grave crisis económica, buscando su reelección, mientras que la administración de Bolsonaro intenta afirmarse y del otro lado del Atlántico finaliza el mandato de Jean Claude Juncker a cargo de la Comisión Europea. Dichas condiciones, acaecen en el marco de una profunda transformación en la forma de integración latinoamericana, la cual había nacido en el 2005 con el “NO A EL ALCA y se vincula directamente, con el retorno de gobiernos neoliberales a partir del año 2015

Toda la negociación transcurrió bajo un gran hermetismo, la poca información a la cual se ha podido acceder, proviene de fuentes europeas. En nuestro país, soloapenas circularon los dichos de funcionarios gubernamentales, en tono triunfalista y cuasi sentencioso, tal es el caso del Canciller Jorge Faurie quien intervino en el proceso de negociación y dijo:

“El acuerdo significa que los argentinos se "acostumbren" a "ser competitivos", a "estar vinculados al mundo" y saber que lo que se produce "está compitiendo con lo que produce un señor que está en el norte de África, o en Asia, en Europa o en Estados Unidos".

La defensa del tratado:

Asimismo loseconomistas neoliberales, tanto de Europa como de nuestro continente, esgrimieron varios argumentos en favor del acuerdo UE – MERCOSUR, basados centralmente en estos puntos:

a) Es la granoportunidad para ambas partes de acceder a un mercado de 783.000.000 millones de consumidores. En el caso de los europeos con un ingreso per cápita promedio de USD 36.500, mientras que el de los sudamericanos asciende a USD 12.000 por persona. b) Es la forma para que Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay se integren al mundo y sean competitivos. c) Es una negociaciónque ha servido paraconsolidar al MERCOSUR como actor en el escenario internacional, y ha contribuido a mejorar la coordinaciónintrabloque. d) Es un acuerdo de libre comercio profundo, que abarca casi la totalidad del comercio e incluye compromisosimportantes en las regulaciones nacionales e) Es un tratado, que permitirá atraer un volumen importante deinversiones destinadas a las exportaciones. Esas inversiones permitirán bajar la pobreza, ladesocupación y mejorar el ingreso real. f) En un acuerdo de librecomercio, se benefician tanto losconsumidores como las empresas y lostrabajadores. Los beneficios para las empresasderivan de la eficiencia que aporta laeliminación de gravámenes y otras barrerasmuy heterogéneas (requisitos específicos,dobles certificaciones, licencias de importacióny normas de origen de los productos, entre otros).Los beneficios para los consumidores son los producidos por la reducción de costos quesuponen los acuerdos y que les permiten adquirir una muy amplia variedad de productos yservicios a precios másconvenientes. En tanto los trabajadores, son beneficiados porque la apertura comercialimplica la creación de empleo, no sólo en los mercados de origen sino también en los dedestino. g) En particular los economistas defensores del librecambio en Argentina, plantearon que durante mucho tiempo, los países del Mercosur se cerraron al resto del mundo, con la ilusión de incrementar su integración productiva, mejorar su competitividad y perfil tecnológico. A pesar de los esfuerzos, el comercio intra-regional no logró dar un salto, y los niveles de inversión no lograron despegar. “Es hora de intentar nuevos caminos y potenciar la internacionalización de nuestras economías, Argentina cuenta con los recursos naturales y el talento necesario para dar un salto que le permita mejorar la calidad de vida de sus habitantes”.

Hasta aquí las opiniones planteadas, muestran el tan mentado acuerdo como un parteaguas en la historia comercial de nuestros países, así como una suerte de plataforma de despegue, que solo debemos “saber aprovechar”, a cualquier costo.

Hechos y resultados reales: la otra historia

Hasta el momento y sin haberse celebrado el acuerdo, el comercio entre la UE y los integrantes del MERCOSUR, son muy intensas. Las exportaciones de este último bloque a Europa alcanzaron los 42.600 millones de euros en 2018, mientras que en sentido contrario llegaron a 45.000 millones de euros. Prácticamente la mitad del comercio desde Mercosur corresponde a agricultura y ganadería, mientras que en el caso de la UE esos productos apenas suponen el 5% de las ventas. Lo cual muestra una clara diferencia en el intercambio, que a su vez implica la especializacióny continuidad histórica de nuestros países en exportaciones de artículos primarios o de bajo valor agregado, condición que nosubicó desde el siglo XIX en la periferia del sistema mundial, por productos industriales o con alto valor agregado desde los países europeos, situados en el centro del orden global con economías altamente desarrolladas.

¿Y entonces que cambiaría con este nuevo tratado?

a) Los aranceles que imponíael MERCOSUR a los productos europeos, se eliminarían en un 91%, en contraparte la UE suprimiríael 92% de las tasas que aplica a los bienes sudamericanos.Para el caso particular de la industria, los aranceles de Mercosur se irán eliminando progresivamente para los vehículos (35%), las piezas de repuesto (14 a 18%), los equipos industriales (14 a 20%), los productos químicos (hasta 18%), la ropa (hasta 35%) o los productos farmacéuticos (hasta 14%). En este punto es importante observar, que la industria argentina se encuentra en peligro con la apertura anunciada en este pacto. Sobre todo el sector automotriz y sus autopartes, los productores de bienes de capital y metálicos. Por más que se hable de un cronograma gradual de reducción de aranceles, durante dos años, el sector industrial (incluyendo las PYMES), que vienen sufriendo un profundo proceso dedesindustrialización, desdefines de los setenta, reforzado en los noventa y nuevamente durante el período macrista. No se encuentran en condiciones actualmente de encarar una transformación que les de competitividad, frente a industriastanto automatizadascomo robotizadas, con lo cual tenderá a desaparecer, debido a la asimetría tecnológica. . El mismo peligro se cierne sobre el sector químico y los medicamentos. Solo las transnacionales, organizadas en cadenas globales de valor, podrán aprovechar y recolocar sus segmentos productivos según la conveniencia de las centrales, ubicadas mayormente en países europeos. El peligro de una desindustrialización masiva, conlleva el aumento del desempleo, por lo cual el gobierno argentino quiere impone desde la ley la flexibilización laboral, buscando quebrar la fuerza de los sindicatos. Ante este peligroso horizonte, el Ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, reconoció que “hay nichos en los que hay firmas que podrán ingresar a vender sus productos y otras no". Dejando un panorama de incertidumbre y reconociendo que habrá ganadores y perdedores.

b) En los productos agrícolas, se eliminarán las tasas de Mercosur sobre el vino (27%), el chocolate (20%), los licores (del 20 al 35%), la pesca en conserva (55%), las bebidas con gas (20 a 35%) o las aceitunas.En cuanto a los quesos y los productos lácteos de la UE, se beneficiarán, según el comisario europeo para la Agricultura, Phil Hogan, de "amplias cuotas" sin tasas.En cambio, la UE abre su mercado a los productos agrícolas sudamericanos -su concesión más fuerte- a través de las cuotas: 99.000 toneladas de ternera al año con un tipo preferencial (7,5%), una cuota suplementaria de 180.000 toneladas para el azúcar y otra de 100.000 toneladas para la carne de ave.

En este punto es importante observar, que para Argentina solo los sectores agroindustrial y pesquero se encuentran en condiciones de competir en el mercado internacional, pudiendo beneficiarse con un porcentaje mayor de ventas que las actuales. Probablemente también tengan un nicho de inserción, los productos regionales como: frutas, miel y algunas variedades de vinos. Contrariamente para los agricultores europeos, la potencial competencia con los productos sudamericanos, sobre todo la ternera y el azúcar, es la causa de las protestas que se dan enFrancia, Irlanda, Bélgica yPolonia advirtiendo sobre los riesgos que el acuerdo podía entrañarpara la agricultura en el viejo continente, sobre todo en un momento de traspaso generacional, tal como lo señala lapatronal agraria Copa Cogeca.

c) Por primera vez, los países de Mercosur abrirán sus mercados públicos a las empresas europeas, un avance decisivo para la UE. En concreto, las empresas europeas podrán presentar su candidatura para los concursos de licitación, en condiciones de igualdad con las empresas de Mercosur.

Ante esta apertura cabe preguntarse, hasta donde el enfrentamiento de economías asimétricas, no producirá un desplazamiento de la participación en la obra pública de las empresas argentinas, por las europeas.

d) En el sector de servicios, actualmente la UE exporta un24% hacia elMercosur. A partir de lo firmado, los profesionales europeos: ingenieros, arquitectos, especialistas del área financiera, de infraestructura, telecomunicaciones, energéticas o medioambientales, podrán ingresar temporalmente en el mercado laboral sudamericano. Para mejorar los negocios y atraer inversiones, a través de cadenas globales de producción.

Estas medidas, traerán importantes consecuencias en el mercado laboral argentino, ya que nuestra mano de obra, no está en su mayoría formada en las nuevas tecnologías. Con lo cual producirá graves consecuencias, entre ellas el desempleo de profesionales.

e) El Mercosur se compromete a proteger 357 "indicaciones geográficas" europeas como el jamón de Parma, el champán, el Oporto o el whisky irlandés, por otro lado UE también protegerá algunas denominaciones de América del Sur como la cachaça brasileña o elvino argentino de Mendoza.

Sobre este tema, es claramente muy alta la protección impuesta para los productos europeos y mínimo el amparo parala denominaciónde los artículos sudamericanos.

Finalmente, el acuerdo deja planteado que ante el surgimiento de situaciones inesperadas que generen perjuicio a alguna industria en particular, se podránimponer medidas temporales para reglamentar las importaciones. Asimismo, la UE aclara enfáticamente, que el acuerdo no modifica en nada la aplicación sus normas de seguridad alimentarias, tanto para productos europeos o importados, en cuyo caso aplica el "principio de precaución", para garantizar que las autoridades públicas puedan proteger la salud humana, animal, vegetal, o del medio ambiente, frente a cualquier riesgo detectado, incluso aunque el análisis científico no sea concluyente.

En ambos casos: “situaciones inesperadas” y “principio de precaución”, se deja abierta la posibilidad de restringir el flujo comercial, perjudicando a algunas de las partes. Que en condiciones de desigualdad política y económica, coloca a los integrantes del MERCOSUR, en situación de inferioridad al momento de negociar.

UE – MERCOSUR: que nos queda

En los hechos los tratados de libre comercio, van másallá de lo técnico-comercial y terminan siendo una cesión sobre la soberanía política, económica y jurídica de los países periféricos hacia los centrales. Debido a que se establecen relaciones asimétricas de poder entre: gobiernos, transnacionales y organismos internacionales. Aunque anuncien una integración económica y el aumento de los flujos comerciales, no habrá complementación, ni beneficio mutuo. Solo las economías más poderosas, podrán acceder a la ampliación del mercado de consumidores, colocando sus productos y haciendo valer las cláusulas que más le convienen en posición de superioridad.

Si tenemos en cuenta, que en el orden global actual, ser periférico, en principio es poder retener para sí solo la menor parte del excedente económico mundial, debido a la posición que ocupan dentro de las cadenas globales de valor, ya que son los países que tienen el diseño tecnológico o centrales, quienes se apropian de la mayor parte del mismo. Al imaginar el escenario posible, tras la aplicación del acuerdo UE –MERCOSUR, queda muy claro que se sella definitivamente la dependencia argentina con respecto al mercado mundial, desindustrializando los segmentos aun existentes, en pos de una inserción fundamentalmente primario-exportadora de productos agrícolas y minerales, en un marco de flexibilización laboral. Por ello es importante que los congresos no ratifiquen este acuerdo y avancemos en una real integración regional.

(*) Historiadora, especialista en el tema de la estructura económica y dependiente de América Latina . Inventigadora sobre nanomateriales , en particular el grafeno. Integra el grupo de trabajo de CLACSO “Geopolítica, Sistema Mundial e Integracion Latinoamericana”. Actualmente se encuentra desarrollando la Especializacion en China Contemporanea en la UNLA. Profesora de enseñanza Media y Superior. por la Univeridad de Buenos Aires. Docente del Programa FORMARNOS – INSTITUTO PATRIA. . En 2014 fue organizadora de las actividades de prensa para UNASUR en Argentina.

···