Cultura, Arte y Eventos

Por Ariel Prat

"Ritual. Un viaje al corazón de la murga"

(Por Ariel Prat (Especial para Motor Económico) La murga porteña o mejor dicho metropolitana, como me atrevo siempre a pronunciar, poco a poco va caminando y ganando terreno por nuestra historia cultural sin la custodia vigilante del otro lado de la grieta que existe y aporrea desde las ignorancias bien aprendidas de nuestro acervo imaginario, definido por la negación y el ocultamiento del tesoro que lo afro plantó en nuestra tierra.

En lugar de un “blanqueamiento” se está produciendo un “ennegrecimiento”…bienvenida su luz. Parte de este alumbramiento, tiene protagonistas y animadores. Una de ellas es Luciana Vainer, la directora de “Ritual”, gran investigadora de nuestra murga desde adentro, porque además es murguera original de la primera horneada de los talleres del Rojas, experta y profunda en su mirada, y es quien junto a “La carnavalera” nos ofrece una espectáculo pleno de colores como si esas bombitas de corso alucinadas en la escena se apoderaran de la mirada y los cuerpos de los espectadores bajo el embrujo del bombo con platillo, único en su especie y que los muchachos percusionistas despliegan en un viaje sonoro impecable.

Dividida en tramos que van desde el África, Europa, Milonga, Bombo, Peronismo hasta lo contemporáneo, el baile maravilloso expresado por los cinco bailarines murgueros, es el eje que nos lleva al disfrute sin pretensiones antropológicas distantes, y el hallazgo como acierto, es que el ritmo se sostiene sin forzar. También aparecen sutilmente expresadas las prohibiciones que arrancan no solo con la dictadura cívico militar del 76, sino mucho antes y a propósito citaré a lo que Lea Geler* expone sobre el tema pero que ya data de fines del siglo IXX, cuando los propios afrodescendientes soportaban las mismas intromisiones que las leyes del poder asumían sobre sus costumbres en tono lineal a lo que años después la comunidad murguera y carnavalera en un hilo conductor significativo, debió sufrir estigmatizada aun hoy día, por supuestos ruidos molestos, cortes de calles y llamados al decoro pacato y reluciente de tilinguería de una sociedad con pretensiones de blancuras…Esa convicción de que se trataba y trata de “Negros de mierda” si les suena…

“Ritual”, es en síntesis teatral, un gran motivo para acercarse a nuestra historia negada, con ritmo y contenido, pero sobre todo es una forma de conocer y querer a un género descuidado de nuestra cultura nacional y popular, por los ajenos, pero también por los propios que a caballo de zonceras criollas muchas veces buscan curiosos y rampantes a un “Molina que no pisa más el bar” en otras ciudades, y que a cada “Molina” vecino que tienen en cualquier bar cercano, lo ignoran como se enmudece sin suerte a ese bombo maravilloso, gran y único sobreviviente de todo parche en una Buenos Aires que es más negra que lo que la vieja levita de un amo perdido y penitente, no puede cubrir con vergüenza en un puerto de rufianes ambiciosos que aun operan desde sus barcos fantasmas.

Notas:

(“Ritual” va los miércoles a las 20 30 en “Hasta Trilce”-Maza 177- Más información www.lacarnavalera.com)

*“…los “ruidos” y comportamientos “poco civilizados”, execrados por “la gente decente”, también habían llevado a algunos vecinos de Monserrat a elevar un pedido ante la municipalidad…solicitando la prohibición de los bailes que allí tienen lugar los domingos, porque les incomoda el ruido del tambor a los señores peticionantes…Como vimos en el capítulo I, el Estado, había prohibido en 1880 una manifestación de los afrodescendientes por las calles céntricas de la ciudad, obligándolos a desplazarse a un pueblo alejado…”(Fragmento de página 211 del libro “Andares negros, caminos blancos”-Afro porteños, Estado y Nación Argentina a fines del siglo IXX. Prohistoria ediciones).

  • Murguista. Compositor. Colaborador de Motor Económico

···